A mi hijo no lo mató la Legión, sino un mierda que no merece ese uniforme: la lucha de su padre Juanjo

"A mi hijo no lo mató la Legión, sino un mierda que no merece ese uniforme": la lucha de su padre Juanjo

Reportajes Misteriosa muerte

"A mi hijo no lo mató la Legión, sino un mierda que no merece ese uniforme": la lucha de su padre Juanjo

El legionario Alejandro Jiménez falleció en marzo por una bala supuestamente rebotada. El levantamiento del secreto de sumario desmiente la versión oficial. 

“El pasado 27 de marzo cumplí 51 años. Ese mismo día fue el funeral de mi hijo”. Lo cuenta con un nudo en la garganta Juanjo Jiménez. Es el padre de Alejandro, el legionario mallorquín de 22 años fallecido en Agost (Alicante) durante unas maniobras con fuego real. Un trágico suceso cuya versión inicial dada por los testimonios dista mucho de los resultados de la investigación posterior. A Juanjo le contaron que todo había sido un desgraciado accidente. Supuestamente, durante el ejercicio, una bala había rebotado en una piedra y le había perforado una axila, provocándole heridas fatales en el pulmón. Hasta la ministra de Defensa le dio esa explicación al padre del joven. Ahora, tras el levantamiento del secreto sumarial, Juanjo sabe que las cosas no sucedieron como le habían contado.

La misteriosa muerte del caballero legionario Alejandro Jiménez el pasado 23 de marzo sigue sin resolverse. De hecho, cada vez hay más datos que ponen en duda la versión oficial. La instrucción del caso ha puesto de manifiesto numerosas irregularidades y contradicciones entre testimonios, así como actitudes entre lo militares involucrados que “entorpecen en lugar de ayudar. Pero yo lo tengo claro: llego hasta el final. No pienso parar hasta que alguien se ponga frente a mí y me diga a la cara que paso tal y tal cosa. No voy a parar hasta que se sepa la verdad”, sentencia el padre del legionario muerto en una conversación con EL ESPAÑOL.

Juanjo es piloto de helicópteros desde hace más de 30 años. Pasó 12 en el ejército, pero ahora vive en Jerez y se dedica al salvamento marítimo en el estrecho de Gibraltar. El 23 de marzo le tocaba volar en el turno de noche. Estaba paseando a su perro cuando recibió la fatídica llamada: su hijo Alejandro, legionario en el cuartel de Viator (Almería), había tenido un accidente durante unas maniobras y estaba muy mal. “Cogí solamente una muda y me monte en el coche camino de Alicante. Llevaría  una hora de trayecto cuando me llamaron para decirme que mi hijo había muerto”, cuenta todavía con la voz quebrada.

Por la axila

“Cuando llegué al cuartel me contaron la versión de lo que pasó, pero yo ni me la creí ni me la dejé de creer. Estaba en shock. Lo único en lo que yo pensaba era en que mi único hijo había muerto”, rememora Juanjo. Lo que le explicaron fue que su hijo estaba haciendo un ejercicio de adiestramiento con fuego real junto a otros compañeros, y que había muerto por el impacto de una bala de un fusil HK del calibre 5,56 que había rebotado en una piedra y se le había colado por la axila, uno de los poco sitios en los que el chaleco no le protegía. “¿A quién le ha hecho tanto mal mi hijo para tener tanta mala suerte?”, pensó Alejandro.

El 27 de marzo, cumpleaños de Juanjo, se celebró el funeral de su hijo. Pero no permitieron que se incinerase el cuerpo. El juez militar de Almería que se hizo cargo de la investigación detuvo el proceso hasta que le sacasen al chico el proyectil que llevaba alojado en su interior. Hasta el viernes no pudo ser incinerado. Fue ahí cuando a Juanjo se le empezaron a encender las alarmas. “Me resultaba raro ver que un juez tardaba tanto en dejar que incinerasen a mi hijo y que decretase secreto de sumario. Un juez al que le estoy muy agradecido porque ha ido a conocer la verdad por encima de todas las cosas y de todas las presiones que habrá recibido. Igual que la Guardia Civil, que también ha visto como les entorpecían su trabajo”, resume ahora Juanjo.

Alejandro Jiménez Cruz

Alejandro Jiménez Cruz

El secreto sumarial se levantó parcialmente en junio. Un mes después, se levantó de forma total. Fue ahí cuando Alejandro se dio cuenta “de que era cierto lo que me advertía la Guardia Civil, a los que les agradezco infinito su trabajo. Me decían que, en el caso de mi hijo, alguien estaba mintiendo desde el principio”. Un cúmulo de irregularidades y pruebas que dejaban en evidencia la versión que habían dado los superiores de Alejandro sobre el suceso. La más importante de todas: al chico no le había entrado ninguna bala rebotada por la axila. “Había recibido un impacto de bala directo en un pectoral. Eso demuestra que estaban mintiendo a conciencia, porque ellos sabían perfectamente dónde estaban taponando la herida. Sabían perfectamente que era el pecho y no la axila, como luego sostuvieron”.

Las placas metálicas

La otra gran irregularidad fue “que las placas metálicas que deberían estar protegiendo el chaleco estaban guardadas en un cajón desde 2012. Si la hubiese llevado puesta, todo se habría saldado con una fractura. Pero habría salvado la vida. Luego me enteré de que no se suelen poner esas placa nunca, que sólo las utilizan cuando el mando les ordena hacer un ejercicio en el que quiere que lleven más peso. No sé si es porque se creen que como son legionarios tienen que ir a pecho descubierto”.

El proyectil que quedó alojado en el interior del cuerpo del chico permitió determinar a quién correspondía el disparo: “Era del sargento. Ahí encontré otra mentira: todos testificaron que en ese ejercicio,, ni los oficiales ni los suboficiales habían disparado un solo tiro. Pero los de balística de la Guardia Civil concluyeron que la bala que mató a mi hijo la había disparado su sargento”, cuenta Alejandro tras haber consultado el sumario. Añade además, que “ni el sargento, ni el teniente, ni el capitán colaboraron en ningún momento con la investigación. Al contrario. El sargento sigue sosteniendo que él no pegó un solo tiro, aunque encontraron al menos 7 balas suyas en el lugar en el que cayó mi hijo. El teniente no dijo ni mú”. ¿Y el capitán?

El capitán

“El capitán fue el más beligerante en todo momento. Decía que había sido una bala rebotada, que no hacía falta ser un lince, que él lo había visto eso mil veces. Como además tiene rango, trató con desprecio a los agentes de la Guardia Civil que fueron a investigar”, asegura Juanjo, que apunta que la mayor irregularidad que presuntamente cometió el capitán “fue saltarse el precinto que había puesto la Guardia Civil en el lugar donde mataron a mi hijo. Lo rompió, se metió en la zona y se puso a limpiarla de balas. Y tan chulo es, que así lo ha reconocido ante el juez, que el precinto lo rompió él y se puso a limpiar”. Hechos que ya están denunciados.

También le llama la atención a a Juanjo que “lo compañeros que estaban en aquel momento con mi hijo, dieron versiones totalmente contradictorias entre sí. Pero misteriosamente, un día se reunieron y a partir de ahí, todas concordaron. Fueron muchos los que pidieron retractarse de su declaración inicial y pedir testificar e nuevo. Ahí sí, todos dijeron lo mismo”, explica Juanjo con indignación.

Todos… menos uno. Asegura Juanjo que hay un soldado que, al parecer, decidió "saltarse la consigna recibida por sus mandos y mantuvo su testimonio". Una versión, dice, que dista mucho de la que dieron sus compañeros, pero que coincide casi en su totalidad con las conclusiones que apuntan los investigadores en el sumario. Además, grabó una de las reuniones que mantuvo con sus mandos por este tema y se las ha entregado al juez. “Pues a ese chaval lo han sometido a un acoso terrible. Le han roto la taquilla y le han metido munición, como si fuera suya, que eso es una falta grave en el ejército. Había órdenes de negarle hasta el saludo. Eso le ha provocado al chico una ansiedad que ha provocado que ahora este de baja laboral. Y cuando fue al lugar de los hechos para hacer la reconstrucción del suceso, tuvo que ir escoltado por la Guardia Civil”, asegura el padre del fallecido.

El legionario fallecido solamente llevaba 5 meses en el cuerpo

El legionario fallecido solamente llevaba 5 meses en el cuerpo

“Yo no sé si esas grabaciones tienen validez o no, pero al menos que las escuchen, que quede claro que clase de gentuza es la que ha matado a mi hijo. Porque a mi hijo no me lo ha matado la legión, que es un cuerpo histórico con 99 años de historia y unos valores innegociables. A mi hijo no lo ha matado el ejército. A mi hijo lo ha matado un mierda que no merece ese uniforme. Lo ha matado un cobarde que no es capaz de decirme a la cara la verdad”, clama con indignación.

El caso sigue bajo investigación y, en un principio, debería ser juzgado el próximo año. Entretanto, Juanjo asegura que “me han quitado la vida. Cuando te matan a un hijo es como volver a nacer cada día sin quererlo. Volver a empezar. Yo tenía la vida más o menos resuelta. Mi trabajo, mi pareja, mi vida en Jerez, mi hijo criado y haciendo lo que más le gustaba. Porque él era legionario vocacional. Era su pasión”. Alejandro era un tipo corpulento que jugaba de primera línea en un equipo de rugby de Mallorca. “Lo sacrificó todo por ir a la Legión, llevaba solamente 5 meses y estaba feliz. Estaba flipao con la Legión, hasta el punto que empezabas a hablar con él y le tenías que decir que hablase de otra cosa, porque se había convertido en su único tema de conversación. A mí me llamaba solamente para hablar de la Legión y para pedirme dinero, recuerda ahora con una amarga media sonrisa.

Sólo 5 meses

En esos 5 meses en los que Alejandro estuvo sirviendo a la Legión, su padre no tuvo “ni un solo indicio de que le estuvieran puteando o nada parecido. Yo sabía que estaba en la fase en la que les meten caña para emparejarles su estado físico con los que llevan más tiempo. Nada más. Él nunca me dijo que lo estuviese pasando mal ni nada por el estilo. Al contrario, se le notaba feliz”. Y es que Juanjo no quiere creer “que le dispararon intencionadamente. Igual fue un accidente, yo no digo que no. Pero que me digan la verdad, porque ellos saben que están mintiendo desde el momento en el que siguen manteniendo que la bala entró por la axila”.

“Es lo único que me motiva ahora. Saber la verdad. Yo lo estoy pasando mal y a mi hijo nadie me lo va a devolver. Sólo quiero que me digan de verdad qué sucedió. Sigo trabajando porque me mantiene la mente ocupada, me ayuda a superarlo. Pero tengo 51 años, no me voy a morir enseguida… o eso espero. Tengo mi sueldo con el que vivo bien. Es decir, tengo el tiempo y el dinero suficiente como para llegar hasta el final y enterarme de cómo murió mi hijo”, adelanta.

Juanjo dice que el general de la Legión es el único que le ha llamado para jurarle que si él supiese algo, se lo diría. Que él sabe lo que le dijeron los mandos que estaban allí. “Y probablemente diga la verdad, porque ese hombre no estuvo allí. Pero del capitán para abajo, todos saben lo que pasó realmente y no lo quieren decir. Son unos cobardes que no se merecen el uniforme que visten. Porque esto no es contra la Legión, contra el Ejército no contra Defensa. Que la ministra me dijo lo que me dijo porque sería la versión que le dieron. Esto es contra unos hijos de puta que no hacen gala de los valores que conlleva ser legionario. La gallardía, la honestidad, la valentía… ¿Dónde está todo eso?”.

Habla el Ejército

¿Qué dicen al respecto en las fuerzas armadas? Un oficial del Ejército de Tierra ha hablado con EL ESPAÑOL, que niega de forma taxativa que a Juanjo le hayan engañado: “El Ejército no ha intentado engañar a nadie y menos al padre del fallecido. Se transmitieron los hechos que nos trasladaron los responsables del ejercicio. Será la instrucción judicial la que determine la verdad del tema pero el Ejército es el primer interesado, después de la familia, en que se esclarezcan los hechos. Y, desde luego, si de la investigación judicial se desprenden responsabilidades disciplinarias, se adoptarán las medidas oportunas”, declararon fuentes castrenses.

Del mismo modo, desde el ejército explican que “el Ejército de Tierra no puede abrir ningún expediente disciplinario sobre los mandos del legionario Alejandro Jiménez mientras haya una causa judicial abierta. Una vez se dicte sentencia y si hay condena, el cuerpo castrense podrá determinar si establece algún tipo de medida en relación con el suceso”.

Así, todo está en manos de la justicia. Un juez que, según Juanjo “ha sido, junto a la Guardia Civil, el auténtico artífice de que se hayan descubierto estas mentiras. Quiere llegar a la verdad. Yo me he intentado apartar de las tareas judiciales y no quise ir a la reconstrucción. Pero al final, pedí poder entrar al lugar en el que mataron a mi hijo. Fue el propio juez el que me acompañó hasta el sitio en el que cayó Alejandro y me permitió que yo tocase con mis manos la tierra donde cayó muerto”, recuerda casi entre lágrima. Dice que lo ha perdido todo, que lo único que le motiva es saber la verdad. Y a ello va a dedicar, si es necesario, el resto de su vida.