El Pabellón de Alba de Tormes, donde se celebra el funeral de los jóvenes.

El Pabellón de Alba de Tormes, donde se celebra el funeral de los jóvenes. La Gaceta de Salamanca

Reportajes

Masiva asistencia al funeral por los cuatro amigos muertos en el accidente de Salamanca

Roberto, Raquel, Víctor y Ocho perdieron la vida el pasado domingo, cuando volvían de una fiesta. El conductor y copiloto se encuentran en estado grave.

Noticias relacionadas

El pueblo de Alba de Tormes (Salamanca) está de luto. Roberto, Raquel, Víctor y Ocho, cuatro jóvenes, naturales de este municipio salmantino, perdieron la vida este domingo en un accidente de tráfico. Volvían, a primera hora de la mañana, de las fiestas de una localidad cercana y el coche en el que viajaban se salió de la vía y chocó frontalmente contra un árbol. Solo el piloto y el copiloto sobrevivieron. 

Durante la mañana del 22 de julio, miles de personas se han echado a la calle en Alba de Tormes para despedirse de los cuatro chicos, de entre 17 y 20 años. Los vecinos se han reunido en el Pabellón de la localidad para darles el último adiós. Al lugar han llegado también personalidades como Fernando Pablos, secretario provincial del PSOE, Bienvenido Mena, delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, Javier Iglesias, presidente de la Diputación, Inmaculada Matías, coordinadora regional de la DGT o la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín.

Las familias de los jóvenes están destrozadas y recibiendo ayuda y apoyo de psicológos. Finalmente, tras las dudas por la falta de la autopsia del cuarto fallecido, el joven de 19 años que murió en el hospital tras los incansables intentos del personal sanitario por salvarle, se podrá realizar un funeral conjunto con los cuatro féretros. 

Alejandro, el conductor, acababa de recuperar el carné

Alejandro J. (29 años) acababa de recuperar el carné de conducir. Justo hacía un año que la Guardia Civil se lo había retirado por consumo de alcohol y estupefacientes, según ha podido saber EL ESPAÑOL. Durante este tiempo, este electricista salamantino, más conocido como Pecho, había cumplido. Pero bastó que pasaran seis días para que protagonizase uno de los accidentes más brutales que hasta ahora recuerda Alba de Tormes (Salamanca), su pueblo natal y el de Roberto V., Raquel E., Victor L. y Roberto G. (alías Ocho), los cuatro jóvenes de 17 a 20 años que fallecieron este domingo y que viajaban en el Fiat Stylo amarillo que conducía Alejandro. Se estrelló contra un árbol tras salirse de la carretera cuando volvían de las fiestas de Santa Inés, una localidad cercana, a las 07.30 horas.

Permanecen ingresados en estado grave los últimos dos ocupantes del coche: un joven de 25 y otro de 29 años, que era el que lo conducía, según han confirmado a EFE fuentes del Centro de Gestión de Tráfico y del Centro de Emergencias 112. 

Los seis volvían a Alba de Tormes, desde donde se habían desplazado a la localidad de Santa Ana para disfrutar de las fiestas de la localidad. Momentos antes del accidente, el vehículo había adelantado a un taxista, primo de los padres de la chica fallecida que es quien alertó a los servicios de emergencias, sin saber en esos momentos que su familiar era una de las ocupantes del coche siniestrado. 

La Guardia Civil investiga las circunstancias en que se ha producido el accidente y si los ocupantes había hecho un uso correcto los elementos de seguridad, ya que al menos uno de los ocupantes no tenía puesto el cinturón de seguridad.

La Guardia Civil investigará a Alejandro por homicidio imprudente

La Guardia Civil investigará por tres homicidios imprudentes y por dos delitos de lesiones al conductor del vehículo accidentado este domingo en el municipio salmantino de Galisancho.

Lo ha explicado a los periodistas el teniente del Subsector de Tráfico de Salamanca Juan Ramón Marcos, quien ha calificado de "dantesco" el escenario que se han encontrado los agentes a su llegada al lugar del accidente que ha ocurrido poco antes de las siete y media de la mañana en la DSA-130, la carretera que une Alba de Tormes, de donde eran los jóvenes fallecidos, con Armenteros.

Marcos ha explicado que el conductor de 27 años, se encuentra ingresado en estado grave en el Hospital Virgen de la Vega, al igual que otros dos jóvenes, ya que en el vehículo viajaban seis, uno de ellos al menos sin el cinturón de seguridad puesto, ya que se trataba de un turismo de cinco plazas, ha añadido el teniente.

Dentro de la investigación abierta para estos casos, la Guardia Civil realizará pruebas de detección de alcohol y drogas en sangre, entre otras medidas. El agente ha resaltado la relevancia de extremar la precaución en los desplazamientos cortos como el ocurrido. "Se trata de evitar este tipo de situaciones. No sabemos cuál ha sido la causa, pero hay que evitar este tipo de situaciones que lleven a resultados tan horribles como el ocurrido", ha apostillado el mando de la Guardia Civil.