David Serrano, dueño de la finca, y José y Vicky, los padres de Julen

David Serrano, dueño de la finca, y José y Vicky, los padres de Julen

Reportajes

Los padres de Julen tienen miedo: “El dueño del pozo nos insulta en el cementerio”

José y Vicky reciben amenazas en la calle y aseguran que el dueño de la finca sube el volumen de la música y da acelerones cuando pasa por su casa.

Noticias relacionadas

Llegada a su fin la fase de investigación sobre la muerte del pequeño Julen, la tensión entre los implicados va en aumento. Después de que la instructora del caso estimase que David Serrano, el dueño de la finca e investigado por el suceso, podría haber cometido un homicidio con imprudencia grave al dejar el pozo abierto, las acusaciones entre los familiares se han disparado.

Según declaró Vicky, la madre de Julen, a El Programa del Verano, es insultada por David cuando va a visitar la tumba de su hijo al cementerio. Y asegura sentir miedo. "Cuando voy al cementerio tengo miedo, porque cada vez que me ve me insulta".

Este martes, José, su pareja y padre del difunto Julen, ha corroborado esta acusación en el programa Espejo Público.  "He visto cientos de veces venir a mi mujer llorando porque se ha encontrado a algún familiar que le ha insultado. No puedo decir que sea mentira".

De esta manera, la familia malagueña de Totalán ha certificado la mala relación -inexistente, según ellos- que se da a día de hoy con David Serrano.

"La gente sabe que es mentira"

El dueño de la finca, por su parte, ha desmentido estas acusaciones, refugiándose en que quien le conoce, sabe que son mentira. "Yo lamento mucho lo que están pasando. Sé que es una situación difícil, sobre todo para ellos. Pero de ahí a que yo insulte a nadie... la gente que me conoce sabe que es mentira. Nadie tiene que tener miedo de mí".

Además de insultos, la familia del difunto también ha asegurado que Serrano da acelerones con el coche y sube el volumen de la música cuando pasa a la altura de su casa.

Además, han considerado que ahora son el centro del argumentario de la defensa de David, después de que fracasase tanto su intento por desacreditar al pocero (a quien culpó en un primer momento) como el de arrojar la culpa a la mala praxis de los bomberos en el pozo (la autopsia certificó que la muerte se produjo por la caída y no por la piqueta). Ahora basa su defensa en que él avisó del posible peligro que escondía la finca al haber pozos abiertos.

Recurre el auto

David Serrano ha recurrido en las últimas horas el auto de la instructora del caso, del que dice que se asemeja más "a un escrito de acusación de parte que a una valoración aséptica".

En él, la instructora del caso considera que David (el investigado) pudo cometer un delito de homicidio con imprudencia grave y dispone que las actuaciones sigan por el trámite de procedimiento abreviado.

Además de recurrir el auto, David Serrano ha solicitado un careo entre él y José Roselló para esclarecer si, tal y como afirma su defensa, le advirtió de la existencia de prospecciones abiertas. También pide otro careo con el pocero, para averiguar quién dejó tapado el pozo.