Casa situada en la calle Salvador Alonso, donde fue encontrado el cadáver de la anciana.

Casa situada en la calle Salvador Alonso, donde fue encontrado el cadáver de la anciana.

Reportajes

Un hombre mantenía en Carabanchel el cadáver de su madre muerta hace un año para cobrar la pensión

El hijo, de 62 años, había construido un ataúd con piezas de un cajón de mercancías y velaba el cuerpo en una habitación en la que había flores y velas. 

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a un hombre que convivió durante casi un año con el cadáver de su madre para poder seguir cobrando la pensión que le correspondía, han informado a Efe fuentes de la Jefatura de Policía de Madrid.

Las mismas fuentes han indicado que la Policía llegó este miércoles al domicilio, situado en la calle Salvador Alonso, en el distrito de Carabanchel, por el aviso de un vecino sobre el hedor que procedía de la vivienda.

Los agentes encontraron el cadáver de la mujer en una habitación y a un hombre, su hijo, cuyas facultades mentales parecen seriamente afectadas, que vivía en esas circunstancias y actuaba "con normalidad".

Fue detenido por estafa y ahora está en dependencias policiales a la espera de su paso a disposición judicial.

La fallecida nació en 1926, hace 92 años, y su hijo tiene 62, según las mismas fuentes.

Había fabricado un ataúd

El hombre, que convivía con el cadáver de su madre, había fabricado un ataúd para ella que velaba en una habitación en la que había flores y velas.

Fuentes de la investigación han indicado a Efe que el cuerpo de la anciana que, según las primeras hipótesis falleció hace un año aproximadamente por causas naturales aunque se está a la espera de los resultados de la autopsia, estaba dentro de un cajón cerrado con tapa y sellado con algunos tornillos.

Una especie de ataúd, añaden las fuentes consultadas, que su hijo había construido con piezas de algún cajón de mercancías y que estaba ubicado en una habitación, donde había flores y velas.

Aunque en un primer momento se mostró reacio a abrir la puerta a los policías que acudieron este miércoles alertados por un vecino a su casa, situada en la calle Salvador Alonso, en el distrito de Carabanchel, posteriormente se comportó con los agentes con "total normalidad", según las mismas fuentes.