Ignacio, harto de ser el negro catalán de Vox: Soy español. Eso es racismo

Ignacio, "harto" de ser el negro catalán de Vox: "Soy español. Eso es racismo"

Reportajes Entrevista

Ignacio, "harto" de ser el negro catalán de Vox: "Soy español. Eso es racismo"

ENTREVISTA A IGNACIO GARRIGA: "Me llaman 'El Negro de Vox"  desde la extrema izquierda y el independentismo; les cortocircuita el cerebro cuando ven a alguien como yo en este partido" // "El feminismo actual es una mentira; es el caballo de Troya de la ideología de género y está movido por un lobby" // "Con el tema LGTBI se dan situaciones surrealistas; el otro día descubrí un nuevo subgénero que no sé ni cómo lo llaman"

Mulato, catalán, de derechas y del RCD Espanyol en casa de culés. Ignacio Garriga Vaz de Concicao (Barcelona 1987) está acostumbrado a moverse con comodidad entre colectivos minoritarios y corrientes impopulares. A nadar contracorriente. Animal político desde la cuna, cuentan sus padres que desde los 6 años hasta los 18 fue delegado de clase, formó parte de los consejos de estudiantes o se implicó de algún modo desde la primera línea en la actividad política. De padre catalán (con ascendencia belga) y madre ecuatoguineana, militó en el Partido Popular de Sant Cugat desde 2005. Dos factores le hicieron abandonar el barco: por una parte, su hartazgo con la línea del partido, “cada vez más alejado de lo que decía defender”. Por la otra, las purgas internas que llegaron de la mano de Alicia Sánchez Camacho en el PPC.

Tras un periodo de travesía por el desierto en su militancia política, le sedujo el mensaje de VOX. Un partido que enarbolaba la bandera de aquellas causas que, a juicio de Garriga, habían sido abandonadas por el PP: la unidad de España, la libertad de educación o el valor de la familia tradicional. Tiene 31 años y 4 hijos (3 niñas y un niño). Es odontólogo y está haciendo política desde hace casi 15 años…

… pero ahora eres ‘el Negro de VOX’.

Estoy bastante harto de que me llamen así, si te soy sincero. ¿Eso no te parece racista? Juzgar o etiquetar a una persona por el color de su piel antes que por otras cuestiones. Caen en tópicos y no se dignan ni a nombrarme. Y ya no es sólo eso. He leído de todo. El Negro de VOX, el ecuatoguineano…y eso es mentira. Yo soy español porque soy nacido en Barcelona. Soy tan español como los que me critican. Más todavía, porque creo que trabajo por la unidad y el futuro de mi país.

Pero entenderás que mucha gente considere un contrasentido que milites en VOX

¿Por?

Es el partido más radical y extremo respecto a la inmigración y los extranjeros. Tu madre es nacida en Guinea Ecuatorial; el partido probablemente hubiera estado en contra de que viniese a España.

A ver, que aquí hay varias cosas. Para empezar, mi madre es española. Siempre ha tenido su DNI español. Nació en Guinea Ecuatorial cuando aquel país era una colonia española. Mi madre, por tanto, llegó aquí legalmente. En VOX no tenemos nada en contra de la inmigración legal. No somos un partido xenófobo; ese es el discurso interesado que se ha elaborado por los partidos y lobbys a los que les molestamos y ponemos nerviosos. Lo del “Negro de VOX’ viene sobre todo de dos lugares muy concretos: la extrema izquierda y el independentismo. Les cortocircuita la cabeza cuando ven que alguien como yo tiene cabida en este partido.

Entonces, ¿VOX no es racista?

VOX es un partido humanista cristiano y por tanto no hacemos distinciones entre personas. Nosotros defendemos al ser humano desde su concepción. Desde que está en el útero materno hasta su muerte natural. Por eso nos oponemos al aborto o la eutanasia. Imagínate si somos humanistas.

Y racistas no...

Mi madre es guineana, pero es que mi abuelo era Garriga Kuypers, de origen belga. Si VOX fuera racista o tuviera algo contra los extranjeros, yo no podría estar aquí. A mí me da igual que una persona se negra, marrón, verde o amarilla. De lo que está en contra VOX es de la inmigración ilegal. Del discurso demagógico de algunos de que aquí cabe todo el mundo; ellos son los que provocan que las mafias se lucren cruzando a gente en patera. Evidentemente no queremos que las personas se mueran en el Estrecho. Ya te digo que para nosotros lo más importante es la humanidad. Lo que queremos es que vivan bien en sus países para que no se tengan que ir de allí. Porque de eso no se habla. ¿Que están haciendo en sus países de origen para mejorar la vida de las personas? Nada. Y aquí se habla de Venezuela y la izquierda se pone de perfil. No ataca a las dictaduras africanas que están provocando estos éxodos. ¿Qué pasa con el dinero de la cooperación? ¿Llega para que mejoren las condiciones de vida de esos países? Por supuesto que no.

El otro día fueron felicitados por sus resultados electorales por uno de los creadores del Ku Klux Klan.

A mí me provoca cierta repulsa. Yo no sé los motivos que le han llevado a felicitarnos. Quiero creer que por su afinidad con Trump o porque también está en contra del establishment. Pero tú lo has dicho: nos ha felicitado él a nosotros, no al revés. No podemos controlar quien nos felicita o quién dice tal o cual cosa de nosotros.

Ignacio Garriga es catalán, de madre ecuatoguineana y antepasados belgas

Ignacio Garriga es catalán, de madre ecuatoguineana y antepasados belgas DLF

Los inmigrantes que ya están aquí… ¿fuera?

Fuera… sin son ilegales. Estamos en contra de la inmigración ilegal, de la que no podamos asumir. Los recursos no son ilimitados y esas personas llegan y tienen que buscarse la vida. El que no trabaja pues se la buscará delinquiendo y así se generan esos problemas de convivencia, de seguridad ciudadana y de formación de guetos.

¿Entonces eres de los que cree que la solución son lo muros?

Los muros, sí, pero también defender a tu país haciendo política. Eso significa señalar abiertamente a los gobiernos corruptos de otros países, a dictaduras que hacen que la gente se largue. No es lo mismo reunirte con el rey de Marruecos para hacerte una foto que para encontrar soluciones para que no se siga marchando gente de su país. Es cavar su propia tumba en el Mediterráneo porque se mueren por el camino. 

Pero hay gente que llega.

¿Y cómo llegan? En condiciones infrahumanas. No van a poder desarrollar todo su potencial así, ¿verdad? Sólo hay que darse una vuelta por el paseo marítimo y ver a 80 inmigrantes ilegales con las mantas, que no dejan ni pasar. Ahora ve tú a decirle al comerciante local, al que está ahogado con los impuestos, que él tiene que pagarlos pero los de las mantas no. No lo veo justo. Al final, cada uno tiene que proteger su casa. Pablo Iglesias tiene a agentes de la policía y cámaras vigilando. Nosotros también queremos proteger nuestra casa.

Igual que los califican de racistas, también lo hacen de homófobos.

Te digo lo mismo: nosotros somos humanistas y creemos en la libertad personal. Tenemos votantes gays, pero a ellos no les representa lo que se ve en la carroza del orgullo. No seremos nosotros los que nos metamos en la cama de nadie. Lo que haga cada uno es su asunto y nosotros lo respetamos. Una cosa es ser homosexual y otra cosa es el lobby LGTBI, que son unos organismos que existen para exigir dinero y privilegios. Contra eso estamos en contra. Nos oponemos frontalmente. Venden ideología que cuestiona que el hombre es hombre y la mujer es mujer, y eso da lugar a situaciones surrealistas: yo descubrí el otro día una especie de subgénero nuevo, rarísimo, que no recuerdo ni el nombre.

Pero también están en contra del matrimonio homosexual…

Es que el matrimonio es otra cosa. El matrimonio tiene su esencia en la capacidad de entrega, que sexualmente se materializa en la capacidad reproductiva. Eso no lo tendrán otro tipo de uniones. Por tanto, es único y exclusivo para hombre y mujer. No nos oponemos a que haya enlaces de personas del mismo sexo, pero habrá que buscar otra manera de nombrar a este tipo de uniones civiles para designar al mal llamado matrimonio homosexual.

Al feminismo también le han atizado. El número 2 de su partido, Javier Ortega Smith, emplea abiertamente el término feminazi, por citar un ejemplo y plantean ustedes derogar las leyes existentes en este ámbito.

Es que el feminismo actual no es el feminismo real. Es una ideología de género movida por un lobby. El feminismo actual es el caballo de Troya de la ideología de género. Son ellos los que creen que la mujer es inferior. Es un negocio movido sólo por el dinero. Bajo la mentira del feminismo nos cuelan la ideología y todo va encaminado a una ingeniería social que va dirigida a dinamitar el pilar fundamental que es la familia. Así imponen su relativismo moral. Nosotros respetamos a la mujer; todos somos hijos, maridos, hermanos de mujeres. La mujer ocupa un papel fundamental en la sociedad que nosotros defendemos. Y asegura la supervivencia de la especie. A ver… yo tengo 3 hijas. Siempre digo que, cuando crezcan… ay de aquel que venga a hacerle daño. Pero de mi hijo varón digo lo mismo: ay de aquella que venga a hacerle daño.

Este año ya van casi 50 mujeres asesinadas por la violencia machista, aunque desde VOX lo que se está anunciando es que va a pedir el número de hombres asesinados por mujeres, entre otras cosas.

Claro que lo pediremos, porque necesitamos tener esa información. Es importante y el feminismo la oculta. Pero tambien somos conscientes de que la mayor parte de las víctimas de la violencia doméstica son mujeres, no tenemos ninguna duda. Y sobre esto somos los que nos hemos manifestado de forma más contundente en contra: nosotros proponemos la cadena perpetua para aquel hombre que mate a su mujer. ¿Hay algún otro partido que lo haya propuesto? Lo que no queremos es que se señale a un hombre como culpable por el mero hecho de serlo. No criminalizar a nadie por su sexo. Pero tenemos claro que queremos atajar la violencia contra las mujeres. Que no nos digan que no estamos comprometidos en ese aspecto.

¿Qué ha pasado en Andalucía?

Ha pasado que los andaluces han votado libertad. Y que España no paga traidores. Los andaluces se han sentido traicionados por la izquierda y sus redes clientelares. Se han cansado de Ciudadanos y su cobardía. Se han dado cuenta de que nosotros queremos combatir los problemas reales de la gente. Que haya seguridad, que los autónomos no acaben ahogados a impuestos y aun y así falte dinero. Se han cansado de separatistas que quieren convertir España en su reino de taifas. Es la democracia que quieren en España: quieren seguir con el complejo de no poder enarbolar una bandera de España en nuestro propio país. No sabes la envida que me da Estados Unidos, donde todo el mundo adora su bandera.

¿Y qué va a pasar en Cataluña?

Pues esperamos que lo mismo o mejor. Lo de Cataluña en la actualidad es el verdadero totalitarismo. El Procés es la gran lacra que ha fagocitado todos los problemas de los catalanes. Los culpables son el PP y el PSC, que han permitido que crezca la bestia. Y este totalitarismo llama a la violencia. No puede ser que un partido como nosotros que se presenta a las elecciones democráticas tenga que aguantar agresiones, insultos, amenazas o cordones policiales por el sólo hecho de hablar con la gente. Mira, hace dos semanas que montamos en Barceona un “De cañas por España”, que básicamente es un acto en el que nos reunimos un bar con gente y hablar de los problemas reales. Acabaron allí 6 furgones de los Mossos d’Esquadra, nos montaron allí una manifestación. La gente ya se ha cansado de la extrema izquierda y sus difamaciones. 

Por último… ¿Va usted armado como su jefe?

(Ríe) No. Yo no llevo pistola. Mis única armas son las palabras.   

[Más información: El mesías Abascal y sus 12 discípulos en Vox: del odontólogo negro a la madre de siete hijos]