La joven golfista Celia Barquín y su presunto asesino, Collin Daniel Richards.

La joven golfista Celia Barquín y su presunto asesino, Collin Daniel Richards.

Reportajes

El detenido por el asesinato de Celia se declara inocente: a la Policía le faltan pruebas

José Gallego Espina Brais Cedeira

Collin Daniel Richards, el acusado de asesinar este lunes a la joven golfista española Celia Barquín mientras practicaba este deporte en Ames (Iowa), se declarará no culpable de este crimen durante el juicio. La fiscalía pedirá para él cadena perpetua sin posibilidad de acceder a la libertad condicional por un cargo de asesinato en primer grado. De momento el sospechoso sigue bajo arresto y ha invocado la quinta enmienda de la Constitución de EEUU, es decir, acogerse a su derecho a no declarar.

El abogado que se encarga de su defensa es Paul W. Rounds, un letrado público de la división criminal del condado de Story. EL ESPAÑOL ha conseguido ponerse en contacto con él y en esa conversación el letrado asegura que su cliente "se declarará no culpable" del asesinato de Celia.

Rounds no quiso valorar los hechos que hasta ahora se conocen del suceso. Sí que pidió que no se hagan juicio paralelos hasta que el caso llegue ante la corte. Así, preguntado por los pormenores que de momento se conocen gracias al informe y las declaraciones de la Policía, se limitó a señalar que "el informe policial inicial a menudo no cuenta la historia completa de lo ocurrido".

Los padres de Celia Barquín, desolados: “Qué mala suerte ha tenido mi pobre”

Sobre esta afirmación no quiso entrar en detalles. Se limitó a señalar que "por mi experiencia" esos informes iniciales "no contienen todo". Tampoco quiso emitir juicio alguno acerca de una de las principales pruebas que ya han salido a la luz: la revelación de un testigo que aseguró que Daniels le dijo que ese día sentía "el impulso de matar y violar" a una mujer. Su abogado no dijo nada al respecto de si esto era o no cierto. Tampoco ha querido valorar el hecho de que, como ha explicado la policía, las ropas de Daniels Richards apareciesen cubiertas de sangre, igual que su mochila y el cuchillo que había dentro.

Cabe recordar que el detenido, de 22 años, arrastra una docena de antecedentes criminales, entre ellos uno por agredir a una mujer. 

El letrado Rounds pidió que no se dé por culpable a Richards antes de que haya una sentencia. "Me gustaría decir a la gente que mantenga la menta abierta hasta el juicio", aseguró a EL ESPAÑOL. En cuanto a la fecha prevista para que el crimen sea juzgado, aseguró que la desconoce porque todavía no está programada.    

Collin Daniel Richards pasó ayer martes por el juzgado durante escasos minutos, sin querer declarar ante el juez. Además, acogiéndose a la sexta enmienda, que garantiza la asistencia legal si no se puede pagar un abogado, no quiere tender ninguna comunicación con la policía sin que Rounds esté presente.

Por su parte, la Universidad Estatal de Iowa ha anunciado que concederá el título de Ingeniería Civil a Celia Barquín de manera póstuma como homenaje a la estudiante. Asimismo, sus compañeros preparan un homenaje este sábado durante el partido de fútbol. Los organizadores han pedido a los asistentes que acudan vestidos de amarillo, el color favorito de la víctima, según informa la prensa local.

Luto en Puente San Miguel

Celia Barquín, la gran promesa del golf español con un trágico final.

Celia Barquín, la gran promesa del golf español con un trágico final.

Mientras tanto, a 7.000 kilómetros de distancia, en el otro extremo del globo terráqueo, donde se completaba la historia de Celia Barquín, el mundo se sigue desgarrando. La semana que viene empezarán las fiestas de San Miguel Arcángel en Puente San Miguel con las banderas a media asta y un enorme crespón negro a modo de luto colgado en el ayuntamiento. Ya van apareciendo las primeras barracas. Algo que todavía no se va -resulta inevitable, pues las noticias más tristes están todavía frescas- es la circunspección, el llanto y la perplejidad en sus 8.000 habitantes. Celia no podrá estar con ellos en unas fiestas que disfrutó muchas veces de pequeña. 

A su hermano Andrés le va a costar asumir todo lo ocurrido. Es el único miembro de la familia que accede a hablar con este periódico. Los padres de la joven han solicitado, en los últimos días, que los medios de comunicación se mantengan a una distancia prudencial. "Agradecemos el ánimo en un momento tan duro", agradece Barquín. 

Como muchos otros en el pueblo a lo largo de la jornada, a su hermano le gustaría recordarla como una luchadora. "Es lo que siempre demostró. Y por eso agradezco los mensajes de apoyo que nos están llegando de todas partes. Era muy querida y es normal que lo fuera". 

En Puente San Miguel los ánimos andan cabizbajos este miércoles. El alcalde, Pablo Diestro, pasa la mañana atendiendo a las televisiones, a las y a los medios de prensa escrita. Apenas tiene tiempo para firmar un puñado de documentos que le facilita una funcionaria de alcaldía durante un breve descanso entre conexión y conexión.

Celia en una foto antigua junto a Sergio García.

Celia en una foto antigua junto a Sergio García.

Todo sea por el recuerdo de una alumna, Celia, la suya, a la que quería y de la que se sentía orgulloso. "Yo estudié Ingeniería de Caminos y era mi pasión. Luego a ella le di clase de matemáticas. Cuando supe que ella se iba a Estados Unidos a estudiar también Ingeniería (Ingeniería Civil, concretamente) me llenó de un gran orgullo. Era la única de su generación que había optado por esa carrera", explica a EL ESPAÑOL.

Ahora, el cuerpo de la joven ha de repatriarse. Por el momento, según ha podido saber EL ESPAÑOL a través de fuentes municipales, el delegado del Gobierno en Cantabria asegura que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se ha puesto hoy en contacto con la familia de la joven. Les ha manifestado que tienen todas las herramientas de los servicios diplomáticos a su disposición para traer de vuelta al hogar el cuerpo de Celia. 

No hay, por el momento, una fecha exacta para que los restos de la joven regresen en busca de descanso y en busca de paz. La vuelta de Celia a su Cantabria natal, donde su familia quiere enterrarla, tendrá todavía que esperar.