Burberry

Burberry EFE

Reportajes

Burberry dejará de quemar la ropa de lujo que le sobra valorada en millones de euros

Burberry dejará de quemar las existencias no vendidas con efecto inmediato. Así lo ha anunciado la casa de moda británica que ya no enviará ropa no vendible, ni accesorios ni maquillaje a la incineradora.

El anuncio se produce meses después de que el periódico británico The Times revelara que Burberry destruyó productos no deseados por valor de más de 28 millones de libras, es decir 31 millones de euros en cuestión de un año.

Los analistas aseguraron entonces que el problema es que la marca se volvió demasiado cara en los mercados asiáticos, especialmente en China donde su mochila más barata supera los 1.000 euros.  

"El lujo moderno significa ser responsable”

Ante el escándalo que supuso la revelación de los datos y el escarnio público al que fueron sometidos, Marco Gobbetti, director ejecutivo Burberry, decidió apostar por un cambio en el procesamiento de los productos: "El lujo moderno significa ser social y ambientalmente responsable. Esta creencia es fundamental para nosotros en Burberry y es clave para nuestro éxito a largo plazo".

Concretamente Burberry refleja en su memoria anual cinco ambiciosas iniciativas enmarcadas dentro del programa Creando el mañana. Patrimonio, que pretenden reducir el impacto contaminante en el medio ambiente para el año 2022. Entre las iniciativas, la firma pretende involucrar a las comunidades manufactureras artesanales o reducir la cantidad de energía y agua que gastan para producir sus lujosas prendas.

El anuncio de la compañía británica pretende, además, ser un aliciente para el resto de marcas de lujo, especialmente para aquellas que destruyen productos no deseados para proteger su propiedad intelectual y los valores de marca. Los conocedores de la industria aseguran que estas compañías no quieren que sus productos sean usados por las “personas equivocadas” ni que se vendan en “mercados secundarios a precios desorbitados”.