‘El Trilero’ y 'Ken' patrullando las noches de Estepona: de la juerga a la cárcel acusados de violación

‘El Trilero’ y 'Ken' patrullando las noches de Estepona: de la juerga a la cárcel acusados de violación E. E.

Reportajes

‘El Trilero’ y 'Ken', patrullando las noches de Estepona: de la juerga a la cárcel acusados de violación

Noticias relacionadas

Cuando el policía V. P. G., al que en su pueblo apodan el Trilero y el delincuente, consiguió que le autorizasen a realizar una comisión de servicio en Estepona (Málaga), el agente se sintió liberado. Se iba quitar de en medio durante un tiempo y evitaba volver a encontrarse cada día con sus compañeros del cuerpo, los mismos con los que había tenido continuos roces. Y más desde que su hermano, antiguo subinspector, había dado el salto a la política en las últimas elecciones al acceder al cargo de teniente de alcalde en un gobierno que les negaba un aumento salarial.

De la autorización para mudarse a Estepona hace más o menos medio año. El Trilero, hijo de guardia civil y nacido en Galdácano (Vizcaya), dejó la vida anodina de Puertollano y se instaló en la sugerente Costa del Sol. Allí, pronto se hizo amigo de otro policía poco querido entre sus compañeros, J.C.G. Como él, también tenía mote. Ken. Y, como él, era conflictivo. Pronto surgió la amistad entre ambos. Cuentan desde el entorno de ambos que en los últimos meses Ken le tenía alquilada su casa a el trilero ya que él se había instalado a las afueras de Estepona.

El sábado pasado, a ambos les tocó realizar juntos un servicio especial por las calles de Estepona. 24 horas patrullando la ciudad codo con codo. Al día siguiente, a las seis de la mañana y terminada la larga jornada laboral, fueron a la casa de tres chicos madrileños que estaban en la población costasoleña disfrutando de unos días de descanso tras acabar los exámenes de Selectividad. Eran dos chicas y un chico -novio de una de ellas-.

El agente de Policía Local J.C.G., apodado 'Ken', está acusado de la presunta violación de una joven madrileña de 18 años junto a un compañero del cuerpo.

El agente de Policía Local J.C.G., apodado 'Ken', está acusado de la presunta violación de una joven madrileña de 18 años junto a un compañero del cuerpo. E. E.

Poco antes, sobre las 05.20 horas, a la salida de una discoteca los pararon cuando iban en coche, les preguntaron si habían bebido y les recomendaron volver a casa en taxi. Al varón, el único con carnet, no le practicaron la prueba de alcoholemia ni le multaron. Los agentes se comprometieron a mandarles la ubicación del vehículo a su móvil para que lo recogieran horas después.

Pero la complicidad surgida entre el trilero y Ken les habría llevado a ir a la casa de los jóvenes sobre las 06.30 horas, quitarles las llaves y, presuntamente, violar dentro a la joven que estaba soltera, de 18 años. Según denunció la chica, también habrían consumido cocaína sobre su cuerpo. Mientras lo hacían, su amiga sufrió un ataque de ansiedad y salió de la vivienda de la víctima, cuyo padre es el dueño del inmueble.

Detienen a dos policías locales de Estepona por la agresión sexual a una joven

El novio de la chica, siempre según el relato de los tres jóvenes, fue inmovilizado y llevado en coche por el Trilero hasta su casa en busca de hachís. En la otra vivienda, en ese momento, se habrían quedado solos la joven de 18 años y J.C.G.

Cuando volvieron, el trilero y el chico vieron que la novia del chaval estaba siendo atendida por una ambulancia en mitad de la calle. Al poco, llegó la Policía Nacional. En ese momento, los dos agentes implicados ya se habían marchado. Se les detuvo el lunes, ya entrada la tarde.

A última hora de la noche del jueves, la magistrada del Juzgado de Instrucción número 4 de Estepona los envió a prisión. Primero escuchó el relato de la víctima y de sus dos amigos, que son pareja. Luego, el de los agentes implicados. Sobre las doce de la noche decretó su ingreso en la cárcel.

V.P.G, alias 'el trilero', es hijo de guardia civil y del teniente de alcalde de Puertollano (Ciudad Real). Estaba en Estepona en comisión de servicio cuando fue detenido.

V.P.G, alias 'el trilero', es hijo de guardia civil y del teniente de alcalde de Puertollano (Ciudad Real). Estaba en Estepona en comisión de servicio cuando fue detenido. E. E.

Repudiados en el cuerpo

Como ya contó EL ESPAÑOL este viernes en un reportaje, J.C.G. lleva una vida desordenada en la que aparecen figuras turbias. Desde su entorno lo califican como un “chulo y vanidoso”. Amigo de narcos, amante de la noche y las discotecas, a Ken se le llegó a acusar de estar extorsionando a un vecino de Estepona retirándole el coche y multándolo con demasiada frecuencia. Al final, no se pudo demostrar animadversión del policía y el caso se archivó.

En Puertollano, V.P.G. es tan poco querido como J.C.G. en Estepona. A el Trilero se le apoda así por sus constantes mentiras, como explican desde su entorno. También le dicen el delincuente porque muchos vecinos piensan que andaba en asuntos ilegales, aunque nunca ha sido investigado.

Uno de los roces que tuvo con un policía acabó en el juzgado. Un compañero le amenazó a través de mensajes de Whatsapp. El Ayuntamiento de Puertollano, donde su hermano es miembro del gobierno por las siglas del PSOE, expedientó a ese agente con la suspensión de empleo y sueldo durante seis meses.

El policía llevó el asunto ante la Justicia. Y ganó. El pasado 7 de junio, el Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Ciudad Real dictó una sentencia a la demanda presentada por el agente. En ella quedaba nulo el acuerdo de gobierno que le expedientó y le imponía al Ayuntamiento de Puertollano la devolución del salario de medio año al policía. Además, señaló que no cabía recurso alguno a su decisión, y le obligaba al pago de las costas procesales.

Quienes le conocen en Puertollano describen a el trilero como un hombre que se pensaba por encima de la ley. Hijo de guardia civil y hermano de político con mando, V.P.G. creyó que nadie se atrevería a tocarlo. Por eso era capaz de dejar aparcado su coche en un paso de cebra durante días.

El policía local de Puertollano en más de una ocasión aparcó su coche durante días en paso de cebra de la población ciudadrealeña.

El policía local de Puertollano en más de una ocasión aparcó su coche durante días en paso de cebra de la población ciudadrealeña. E. E.

Divorciado y con un hijo, ahora ha unido su futuro al del amigo que encontró en Estepona. Esa unión con Ken puede llevar a ambos al banquillo de los acusados por, presuntamente, haber violado a una joven de 18 años.