Leticia,

Leticia,

Reportajes

La familia de Leticia insiste: Diego "intentó violarla" y ella se resistió

En el informe preliminar de la autopsia no se encontraron evidencias que apuntaran que Diego, el hijo del pastor, violara a Leticia, sino que cometió el crimen impulsado por un violento ataque de ira. 

La familia de Leticia Rosino Andrés no se cree la versión oficial aportada por la autopsia. Defienden, a través de su abogado, que tras su asesinato en Castrogonzalo (Zamora) hubo “un claro intento de agresión sexual”. El abogado de la acusación particular, Miguel Ángel Martín Anero, afirma que Diego, el asesino confeso de 16 años y que permanece ingresado cautelarmente en un centro de menores de Valladolid, estaba pastoreando las ovejas y al ver pasar a la víctima, habría cruzado la carretera y supuestamente la agredió por detrás “para llevarla detrás de una pista de tenis con un claro intento de realizar una agresión sexual”.

De momento, la Fiscalía de Menores de Zamora continúa trabajando en la instrucción del caso. Pero para el abogado de la familia, el hecho de que el cadáver de Leticia apareciera sin los leggins que llevaba ni tampoco ropa interior reforzaría esta hipótesis de intento de violación. Según esta versión, Diego “no lo consigue porque la chica se ha resistido”, en declaraciones del letrado recogidas por El Norte de Castilla.

En el informe de las autoridades se detalla que Diego, el hijo del pastor, atacó a la mujer impulsado por un violento ataque de ira, pero no la agredió sexualmente. En la autopsia, a expensas del resultado de las pruebas de toxicología que resultarán definitivas, no  se detectaron indicios externos de intento de violación.

Diego pastoreaba las ovejas de su padre en los alrededores de donde se le perdió la pista a Leticia. Misma hora, mismo lugar. Primero dijo no saber nada, participó en las labores de búsqueda e incluso le negó al novio de la víctima haberla visto, según contaron testigos presenciales a EL ESPAÑOL. Incriminó a su propio padre. Al final, después de que la Guardia Civil le desmontara su coartada y encontrara ropa suya manchada con sangre de la víctima, acabó confesando.