Uno de los altares improvisados en Las Ramblas.

Uno de los altares improvisados en Las Ramblas. Reuters

Reportajes ATENTADOS EN BARCELONA

De la casa de Alcanar a Cambrils pasando por Las Ramblas: los cinco escenarios de la masacre

Barcelona, Alcanar y Santa Perpètua de la Mogoda se encuentran entre Ripoll y Cambrils. 300 kilómetros de distancia de punta a punta que marcan los lugares clave en los atentados del pasado jueves.

Noticias relacionadas

Les Rambles. Tal vez el lugar preferido para pasear por la gente que está en Barcelona. Los puestos de flores, las estatuas humanas, los músicos callejeros y las terrazas atestadas. El sitio donde la gente va a ser feliz se convirtió en el escenario del peor atentado terrorista que ha padecido la ciudad en lo que llevamos de siglo. Les Rambles fueron el epicentro del ataque, la imagen que dio la vuelta al mundo. Pero este atentado terrorista ha tenido varios escenarios donde se ha gestado, preparado y cometido la barbarie. Con el paso de las horas se van conociendo nuevos detalles y nuevos marcos de la historia más cruenta de España en los últimos años.

RIPOLL: La cantera de terroristas

En este pequeño pueblo de interior de la provincia de Girona se conocen todos los vecinos. “Aquí nunca pasa nada”, resumía uno de sus 11.000 habitantes. Un típico y tranquilo municipio del norte de Cataluña, próximo a los Pirineos, a Andorra y a la frontera con Francia, con su casco urbano de calles estrechas, sus edificios de piedra y sus casas bajas.

En este pueblo se criaron los terroristas que ejecutaron el ataque. Incluso alguno de ellos fue alumbrado allí. Todos ellos jóvenes menores de 30 años, con un menor de edad en el equipo. A las afueras de esta pequeña población vivían los hermanos Oukabir (Driss y Moussa) los hermanos Abouyaaqoub (Younes y Houssaine) los hermanos Allah (Said, Youssef y Mohamed), los hermanos Hichamy (Omar y Mohamed), Mohamed Houli Chemlal y Salah El Karib, que es el único detenido que pasa la treintena. Todos ellos han fallecido, están detenidos o en busca y captura por su relación con el atentado.

Control de los Mossos en la localidad de Ripoll.

Control de los Mossos en la localidad de Ripoll. Efe

Todos ellos vivían en un radio de poco menos de un kilómetro, a las afueras del pueblo. Se reunían en las casas particulares, en la pista de fútbol sala o en el locutorio de Salah El Karib. También acudían de forma esporádica a alguna de las dos mezquitas del pueblo, ubicadas muy cerca de sus domicilios, aunque la comunidad musulmana de Ripoll ha asegurado que no eran habituales en las ceremonias religiosas.

Abdelbaki Es Sati era el imán de una de esas mezquitas. Lo fue durante dos años y su llegada coincidió con los primeros mensajes de odio en redes sociales de Moussa Oukabir. De este imán marroquí de 45 años se sospecha que fue el instigador del atentado, el responsable de la radicalización de los jóvenes citados y uno de los cerebros de la célula. Los Mossos creen que murió en la explosión del 16 de agosto en Alcanar (Tarragona).

ALCANAR: La base logística

Alcanar es un pueblo de 9.500 habitantes de la comarca de El Montsià (Tarragona), al sur de Cataluña. Curiosamente ha sido escenario histórico de numerosas batallas y asedios. Su proximidad al mar convirtió a esta villa en un enclave estratégico de guerras e invasiones piratas. El ataque de los sarracenos en el siglo XIV, el de las tropas del rey de Castilla en el siglo XV, las invasiones turcas en el siglo XVI, su ocupación en la Guerra dels Segadors en el siglo XVIII, el saqueo de la villa durante la Primera Guerra Carlista en el siglo XIX o los monumentos destruidos en la Guerra Civil española en el siglo XX son algunos de los episodios luctuosos de la historia de Alcanar.

Casa de Alcanar que la célula usaba como piso franco.

Casa de Alcanar que la célula usaba como piso franco. EFE

Alcanar está muy lejos de Ripoll; a 300 kilómetros. Hay que cruzar Cataluña de norte a sur para llegar. Allí, en una finca a las afueras del pueblo, se encontraba la base de operaciones de los terroristas. Al menos la base logística. Un chalet con piscina ocupado por marroquíes, según cuentan los vecinos. En una fosa séptica de este terreno almacenaban todo el arsenal, consistente en más de un centenar de bombonas de butano y propano, así como explosivos caseros. El plan de los terroristas pasaba por cargar todo ese material en tres furgonetas y hacerlas explotar en los lugares más concurridos y emblemáticos de Barcelona.

Estos tres atentados estaban previstos para el 17 de agosto. Pero el día 16 explotaron las bombas de forma fortuita, lo que evitó que las dimensiones de la masacre creciesen de forma exponencial. La policía catalana aún investiga la identidad de los fallecidos. Varios terroristas murieron mientras manipulaban los explosivos, con lo que la célula quedó seriamente tocada. Se quedaron sin los explosivos con los que pretendían cargar unas furgonetas alquiladas en Santa Perpètua de Mogoda.

SANTA PERPÈTUA DE MOGODA: El origen de las furgonetas

En esta ciudad de 25.000 habitantes se alquilaron los vehículos necesarios para cometer el atentado. Santa Perpètua de Mogoda está en la provincia de Barcelona. Concretamente en la comarca del Vallès Occidental, que es uno de los motores económicos de Cataluña. El municipio alberga el CIM, la gran plataforma logística del área metropolitana de Barcelona. Una zona por la que transitan innumerables vehículos industriales a diario; un lugar donde alquilar furgonetas sin despertar sospechas.

En Santa Perpètua se alquiló la Fiat Talento que atropelló a más de cien personas en Les Rambles de Barcelona. Los terroristas también alquilaron otra furgoneta que apareció aparcada en Vic. Se investiga si también se hicieron con otra de menores proporciones, de marca Renault Kangoo, con la que se sospecha que podría haber huido uno de los terroristas. Los datos concernientes a las furgonetas aún están en investigación. El precio del arrendamiento de un vehículo de estas características no excede los 60 euros. Un atentado low cost. ¿Por qué alquilaron en este municipio? Tal vez por su proximidad con el gran objetivo: Santa Perpètua de Mogoda está sólo a 18 kilómetros de Barcelona.

BARCELONA: El gran objetivo

La capital de Cataluña fue el escenario elegido por los yihadistas para sembrar el pánico. El corazón de los catalanes es una ciudad con más de un millón y medio de habitantes y siglos de historia. También es uno de los lugares con mayor afluencia de turistas Europa. Las aglomeraciones son habituales en la gran urbe, especialmente en los lugares emblemáticos, como Les Rambles o la Sagrada Familia. Los terroristas eligieron estos lugares porque el objetivo del atentado era provocar el mayor daño posible.

La furgoneta que ha atropellado a los viandantes en Las Ramblas.

La furgoneta que ha atropellado a los viandantes en Las Ramblas. E.E.

La explosión de Alcanar el día 16 frustró los planes de los terroristas. Ya no tenían munición para hacer estallar las furgonetas. Ante el imprevisto y el fallecimiento de parte de los integrantes de la célula, los terroristas supervivientes de Ripoll decidieron seguir con su plan de atentar el día 17 en Barcelona. Improvisaron un ataque de otras características, atropellando a gente con la Fiat Talento.

El autor material del atentado, cuya identidad todavía no ha sido confirmada, entró a Les Rambles por la parte de arriba. En esa zona confluye la plaza de Catalunya, otro de los sitios más frecuentados de Barcelona, y la calle Pelayo, uno de los principales ejes comerciales de la ciudad. A las cinco de la tarde en pleno mes de agosto, la zona estaba atestada de gente.

Les Rambles consisten en un gran paseo central entre dos calzadas. La furgoneta entró por el centro, por la parte peatonal, y avanzó a toda velocidad durante poco más de 500 metros, haciendo eses para atropellar al mayor número posible de personas. Se estrelló contra un kiosco a la altura del Teatre Liceu, justo sobre un mosaico de Miró que es otro de los emblemas de la ciudad. Dejó una estela de 13 muertos y más de un centenar de heridos.

Aún se investiga quién conducía y cuántos ocupantes llevaba el vehículo. Lo único confirmado es que no hubo ningún detenido por este atentado, y que la actividad criminal de los terroristas continuó horas más tarde en la ciudad costera de Cambrils (Tarragona).

CAMBRILS: Ataque en el Paseo Marítimo

Cambrils es uno de los principales destinos turísticos de playa de Cataluña. Es la típica ciudad de costa, con numerosos bares, chiringuitos y discotecas. Tiene algo más de 33.000 habitantes, pero llega a doblar su población en verano, cuando entra en ebullición. En época estival se llena de turistas llegados principalmente de otras partes de España, Francia y Alemania. Cuando se cometió el atestado, las calles y las terrazas estaban llenas.

Cambrils está a medio camino entre Alcanar, que queda a unos 90 kilómetros al sur, y Barcelona, que está a unos 120 kilómetros al norte. Se desconoce por qué eligieron los terroristas esta ciudad para seguir matando. También se ignora si alguno de los asesinos participó horas antes en el atropello de Barcelona.

Las fuerzas de seguridad en Cambrils tras abatir a los cinco terroristas

Las fuerzas de seguridad en Cambrils tras abatir a los cinco terroristas Jaume Sellart EFE

Lo que sí que se sabe es que cinco terroristas llegaron a Cambrils a medianoche, a bordo de un Audi A3 de segunda mano. A la altura del Paseo Marítimo vieron un control de Mossos d'Esquadra. Antes de llegar a la altura de los agentes, entraron en una zona peatonal y empezaron a atropellar a gente. A su paso dejaron al menos a ocho personas heridas, tres de ellos Mossos d'Esquadra. Los atacantes salieron del coche armados con cuchillos, un hacha y cinturones de explosivos falsos. Apuñalaron a una mujer que falleció a la mañana siguiente en el hospital.

Uno de los Mossos d'Esquadra logró abatir a cuatro de los terroristas. Entre la gente que había paseando aquella noche por las terrazas del Paseo Marítimo se encontraba un policía local de Cambrils. No estaba de guardia pero que colaboró con el operativo. Él fue quien abatió al quinto terrorista.

Ese fue el final, según han confirmado los Mossos d'Esquadra, de esta célula yihadista con cantera en Ripoll (Girona) y base en Alcanar (Tarragona) que provocó el atentado yihadista más sanguinario de la historia de Barcelona. Lleida ha sido la única provincia catalana en la que no se ha registrado ninguna conexión con esta célula yihadista. Pero toda Cataluña llora, con el mundo entero, los fatídicos atentados que aún están rodeados de incógnitas.