El Español
Vivir
|
Escapadas

#Escapadas Cinco castillos de Galicia reconvertidos en preciosos hoteles

Fueron grandes fortalezas en su época, ubicadas en enclaves privilegiados para la defensa de sus ciudades. Hoy en día, estos cinco castillos medievales de Galicia encuentran una segunda vida convertidos en singulares hoteles y paradores de lujo
06:00 · 21/11/2019
Parador de Baiona
Ofrecido por:

Que en Galicia tenemos un patrimonio histórico-artístico envidiable es una obviedad. Y que algunos de nuestros monumentos se encuentran en estado de semi-abandono, también. Para que no caigan en el olvido, para cumplir con la conservación del patrimonio, para que tengan una segunda oportunidad potenciando su faceta más turística, muchos castillos gallegos han sido rehabilitados y convertidos, total o parcialmente, en hoteles o paradores para clientes exigentes que buscan alojamientos especiales con un toque diferenciador.

Echa un ojo a esta selección, en la que te presentamos algunos de los castillos más bonitos de Galicia que además, cumplen a la perfección la función de alojamientos de lujo. 

1. Castillo de Monforte de Lemos.

El castillo de Monforte pertenecía a una de las familias nobiliarias más poderosas de Galicia, los Señores de Lemos, dueños además del antiguo Castillo de Ponferrada y que ostentaron el título de Condes a partir del siglo XV. Monforte y sus alrededores es una zona relativamente llana para lo que es habitual en Galicia pero el castillo se edificó en el lugar más elevado de la comarca, a 367 metros de altura, por lo que sus murallas dominaban todos los alrededores.

Castillo de Monforte

El imponente castillo sufrió los destrozos de la ira irmandiña mientras el conde Pedro Álvarez Osorio se encontraba en Castilla. Parece que unos cinco o seis mil hombres tomaron la fortaleza con la intención de destruirla, pero la mitad del complejo resistió y quedó en pie, siendo reconstruido por el conde a su regreso. 

Hoy en día lo que queda del castillo forma parte del Conjunto Monumental de San Vicente del Pino, formado por la Torre del Homenaje, el Palacio Condal y el Monasterio Benedictino. Estos dos últimos edificios conforman el Parador de Turismo de Monforte, que abre de Marzo a Octubre, mientras que la Torre del Homenaje es accesible al público en general durante todo el año. 

2. Castillo de Vilalba o Torre de los Andrade. 

En Vilalba, capital de la Terra Chá, encontramos uno de los monumentos más emblemáticos de Galicia: la Fortaleza de Vilalba. Aunque fue construido en el siglo XI por los Castro, es conocida como "Torre de los Andrade", familia a la que el rey Enrique II otorgó el señorío y que se convirtió en una de las más poderosas de la zona. 

Del antiguo castillo sólo queda en pie la torre del homenaje, de planta octogonal, encajada entre las callejuelas de Vilalba, donde la ruta peregrina del Camino del Norte se cruza con el antiguo Camino Real de Betanzos y A Coruña. Para acceder a ella hay que atravesar un puente levadizo, lo que nos traslada de inmediato al Medievo. 

Torre de los Andrade

Tras unos años de abandono, la fortaleza se rehabilitó en la década de los 60 para convertirse en el actual Parador de Turismo Condes de Vilalba. Tan sólo dispone de seis exclusivas habitaciones, que comparten espacio con el Salón de los Andrade, con sus pinturas murales y escudos de armas. 

Junto a la torre han construido un nuevo edificio que alberga 42 habitaciones más, así como el restaurante y resto de las instalaciones del complejo. 

3. Castillo de Maceda

En la Parroquia de San Pedro de Maceda, Ourense, nos espera un peculiar castillo medieval, en un estado de conservación excelente tras ser rehabilitado por la Xunta de Galicia para convertirse en el Hotel Monumento Castillo de Maceda

Castillo de Maceda (Galiciaenteira)

El Castillo de Maceda data del siglo XI y esta considerado un palacio residencial más que una fortaleza defensiva en sí. Se trata de uno de los edificios civiles más importantes de la Edad Media gallega y la fortaleza con los muros interiores más gruesos de Europa. Como dato curioso, destacar que en este castillo vivió Alfonso X "El Sabio", autor de las Cantigas de Santa María, hasta los once años. 

El hotel-monumento, al estar situado a los pies de la Ribeira Sacra, permite visitar esta comarca en profundidad (cañones del Sil, iglesias y monasterios románicos...), la Sierra de San Mamede o los Baños de Molgas. Además ofrece otras actividades como quads, piragüismo, paintball y muchos otros deportes de aventura. 

4. Fortaleza de Monterreal

Situado en Baiona frente a las Islas Cíes y elevado sobre la Península de Monterreal, de esta fortaleza medieval sólo quedan en pie tres kilómetros de sus antiguas murallas y caminos de ronda. El primitivo recinto amurallado data del siglo II a.C. aunque Alfonso IX de León realizó importantes obras entre los siglos XII y XIII, al igual que Felipe IV, promotor de reformas en las murallas. 

Parador de Baiona (Paradores)

El edificio está compuesto por varios cuerpos comprendidos entre las tres antiguas torres almenadas que servían para la defensa de la ría frente a los ataques corsarios y del pirata Drake. Posteriormente sirvió como residencia de los diferentes gobernadores militares de la época, entre ellos el Conde de Gondomar, hasta que en 1966 el arquitecto Jesús Valverde lo convirtió en el magnífico Parador de Turismo Conde de Gondomar, conocido popularmente como Parador de Baiona, una combinación de arquitectura señorial gallega con la palaciega en un entorno medieval amurallado. 

El Parador de Baiona es uno de los mejores y más prestigiosos de Galicia, con sus salones señoriales, sus habitaciones espaciosas con vistas al mar, y todo tipo de comodidades en un enclave de lujo. 

5. Castillo de Soutomaior

Sin duda uno de los castillos más reseñables de Galicia, el Castillo de Soutomaior es otra de esas fortalezas que "se pasa de bonita". Está situado en un lugar verdaderamente privilegiado por el amplio paisaje que desde allí se divisa, a unos 120 metros sobre el nivel del mar, dominando el territorio enmarcado por el valle del río Verdugo, desde su confluencia con el Oitavén hasta su desembocadura en la ensenada de San Simón, en Arcade.

Castillo de Soutomaior

Aunque puede resultar llamativa, su posición a poca altura permitía controlar las comunicaciones de sur a norte de la provincia y a la vez permanecer escondido ante las invasiones realizadas por mar (normandos, turcos, piratas...), así como disponer de abundancia de agua para mantener sus propios cultivos y pastizales para la ganadería.

Hay dudas sobre las fechas de la construcción original, pero se fecha en el siglo XII, aunque no es hasta el siglo XV cuando el castillo alcanza su época de máximo esplendor con Pedro Álvarez de Sotomayor, conocido como Pedro Madruga, llegando a ser el epicentro de la actividad política del sur de Galicia durante esos años. 

Hoy alberga un hotel de lujo donde además se celebran todo tipo de eventos, aunque el castillo se puede visitar igualmente como monumento de interés turístico en el que destacan sus famosos jardines con la camelia como protagonista. 

https://www.instagram.com/1_mundoinfinito/

https://unmundoinfinito.com/

Vivir