El Español
Deporte
|
Deportivo

El Deportivo ya ha conseguido más de 10.000 socios en solo seis días

Ya se están produciendo colas para recoger los abonos en la Deportienda. El club se ha marcado 30.000 socios como objetivo.
RCDeportivo

¿Puede el Dépor tener más socios en Segunda B que muchos clubes en Primera? Todo parece indicar que sí. El Real Club Deportivo de La Coruña ha informado en sus redes sociales que ya lleva 10.223 socios para la Temporada 20/21 cuando se cumplen apenas 6 días desde que comenzase la campaña de renovación de abonos. En las primeras doce horas desde la tarde del 9 de septiembre se consiguieron 3.000 socios, que aumentaron a 5.000 en tan solo un día, algunos de ellos nuevos abonados.

El objetivo que se ha propuesto el club es conseguir 30.000 socios este año tan complicado que se le presenta en Segunda B, con la obligación de lograr un buen resultado muy rápido para no quedarse sin opciones de regresar a Segunda.

Hoy mismo se ha conocido el calendario completo de la primera fase, en la que el Deportivo disputará 18 partidos contra sus compañeros de grupo, entre ellos equipos gallegos como el Coruxo, el Celta B, el Pontevedra, el Compostela o el Racing de Ferrol. Un viaje de ida y vuelta por toda la AP-9 con viejas rivalidades como la del Racing de Ferrol y partidos del morbo, como el que enfrentará al equipo contra el filial de su némesis, el Celta de Vigo.

Un deportivismo conjurado: colas para retirar el abono

En una encuesta realizada entre casi 5.000 deportivistas, la opinión mayoritaria es que el club conseguirá al menos 30.000 abonados para esta temporada cuyo primer partido se disputará el 18 de octubre, precisamente en Riazor, con pocas posibilidades de que haya público. Reservar el abono cuesta 50 euros y puede realizarse de diferentes formas, todas ellas explicadas en la web oficial del Dépor.

Esta misma tarde el periodista de Radio Galega Kiko Novoa informaba de las colas que se estaban produciendo en la Deportienda de la calle Real de A Coruña para recoger el abono del Deportivo cuando solamente han pasado seis días desde que se inició la campaña.

El deportivismo parece totalmente conjurado con su equipo después del desafortunado descenso a Segunda B y la percepción de que el Dépor ha sido víctima de una injusticia por no disputarse su último partido al mismo tiempo que los demás. Si a eso se le suma el daño a la salud pública que produjo la presencia en A Coruña de un equipo infestado de coronavirus, la campaña en la prensa deportiva de Madrid contra la imagen del Deportivo, el borrado de publicaciones en redes sociales de LaLiga y la publicación oportunista de otras, la percepción por los aficionados -no solamente los de A Coruña- de que el presidente de LaLiga, Javier Tebas, está por encima de la Ley y el resto de clubes y ciertas autoridades políticas lo permiten, y la sensación de impotencia y rabia que todo eso ha producido, el resultado es una ciudad entregada incondicionalmente a su equipo y con la sensación de que tendrá que acompañarlo una vez más en una remontada, como aquella contra el París Saint-Germain en unos minutos, o esa otra del Milán en todo un partido de vuelta, pero esta vez durante una temporada entera.

Deporte