El Español
Cultura
|
Audiovisual

Un cortometraje recuerda a Alonso Cortada, "o home de pedra" de Casas Reais, en Santiago

La Gentalha do Pichel acoge este viernes la proyección de "O home de pedra", un cortometraje de Nuk López que recuerda a Alonso Cortada, un hombre que pasaba los días en la Rúa das Casas Reais junto a su inseparable Rubia y perdió la vida en marzo de 2020
Alonso Cortada y Rubia en la Rúa das Casas Reais, en Santiago.
Nuk López
Alonso Cortada y Rubia en la Rúa das Casas Reais, en Santiago.
Ofrecido por:

La Gentalha do Pichel acoge este viernes la proyección de 'O home de pedra', un cortometraje documental de Nuk López sobre Alonso Cortada, un hombre que durante años pasó las horas en la Rúa de Casas Reais junto a su inseparable compañera Rubia y que perdió la vida en marzo de 2020.

"A Rúa das Casas Reais era onde Alonso Cortada e Rubia acostumaban pasar as horas do día: sentados nunha das ventás da abandonada biblioteca compartían coa cidade o seu fermoso vínculo", explica la directora del cortometraje, la fotógrafa y artista multidisciplinar Nuk López.

La proyección comenzará a las 21:30 horas en el local ubicado en el número 21 de la Rúa de Santa Clara y continuará con un debate sobre la exclusión social en Santiago de Compostela.

Cartel de la proyección de 'O home de pedra' (A Gentalha do Pichel).

"Alonso atopárase á cadela nunha das súas peregrinacións do Camiño de Santiago: ela estaba soa e el tamén, así que nese instante de vida os seus camiños cruzáronse e naceu unha relación única que marabillaba a todos aqueles que tiveron a sorte de coñecelos", prosigue López.

Alonso solía comer en la cercana cocina económica y compartía con otros compañeros un piso que costeaba con su pequeña pensión que no era suficiente para comprar el tratamiento para sus graves problemas hepáticos, que requerían de un trasplante de hígado que nunca llegó.

"Era un apaixonado dos sudokus e era difícil despegalo do seu periódico e desfrutaba cando podía dunha taza de café con leite, sempre con dous azucarillos; cando o frío xa apretaba e o seu estado de saúde era máis delicado, a entrañable parella marchaba para casa, sempre xuntos", relata la directora del cortometraje.

El final

Y es que Alonso y Rubia eran verdaderamente inseparables: él se negaba a entrar en ningún lugar donde ella no fuese bienvenida. Eso tan solo cambió en marzo de 2020, cuando fue ingresado en el Hospital Clínico de Santiago y compartieron su último momento juntos.

Alonso estuvo varias semanas ingresado y las complicaciones médicas, finalmente, obligaron a sedarlo. "Era o primeiro día de abril e as almas xemelgas xa non se xuntarían nunca máis", recuerda López.

Una amiga de Alonso y madrina oficial de Rubia, Vera, la acogió en su hogar, donde "pouco a pouco adáptarse a unha vida onde o seu compañeiro xa non está, pero na que non lle falta cariño e apoio".

La Rúa das Casas Reais se quedó huérfana de esta pareja, aunque aún es habitual ver flores en la ventana donde Alonso, "o home de pedra", pasaba los días.

Cultura