El Español
Cultura
|
Conoce Coruña

Qué fue del "mítico" proyecto de los tres puentes entre Ferrol y Coruña

La idea, que parte de una propuesta inicial de finales de los años 60, permitiría ir de una ciudad a otra en tan solo diez minutos.
La Ciudad de las Rías concebida en 1968.
La Ciudad de las Rías concebida en 1968.
Ofrecido por:

Un trayecto de 40 minutos en coche y un coste de 4,75 en peajes. Así es en la actualidad la ruta más rápida para circular entre las ciudades de A Coruña y Ferrol. Y si no, la otra  alternativa es ir por la tradicional carretera nacional, atravesando todas y cada uno de las áreas urbanas (con sus respectivos límites de velocidad).

Así están las cosas. Pero, ¿te imaginas poder ir de A Coruña a Ferrol en diez minutos a través de tres puentes? Sí, sería una solución para muchas de las personas que a diario tienen que realizar el trayecto que separa a estas dos urbes. Pero esto no es algo de lo que se venga hablando ahora, si no que es un tema muy recurrente desde hace más de 50 años, cuando de aquella la autopista estaba en el imaginario y las comunicaciones nada tenían que ver con las de hoy en día.

La Ciudad de las Rías, el sueño futurista de los 60

Regresemos por un instante al año 1968. Bajo el título de “La Ciudad de las Rías”, el arquitecto coruñés Don Andrés Fernández-Albalat Lois fue un pionero de lo que hoy conocemos como área metropolitana. Y es que desarrolló una propuesta de crecimiento para la ciudad de A Coruña basada en la idea de una ciudad descentralizada.

Es decir, este arquitecto no apostaba por hacer crecer el circulo interno de la urbe, sino que su enfoque iría en expandirse hacia otras áreas. Y ahí es cuando se empieza a hablar de la posibilidad de unirla con la tercera ciudad de la provincia, Ferrol.

El sueño de este arquitecto era extender la ciudad alrededor de la ría de Betanzos. Pero, ¿cómo? Uniendo el puerto de Sada con la ría de Ares a través de una unos puentes que atravesasen las rías de Betanzos y Ares para llegar a Ferrol.

Tan solo cinco años después, en 1973, comenzaban las obras de una de las obras de ingeniera memorables en Galicia, el Puente de Rande, que uniría Pontevedra y Vigo. Sin embargo, parece que la idea del arquitecto coruñés no obtuvo la misma suerte.

Pero la ilusión de este arquitecto no quedó en el olvido, eso sí tuvieron que pasar algunas décadas hasta que se volviese a hablar de una idea tan innovadora.

Proyecto 2000, los famosos tres puentes

Corría el año 2000, en la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de A Coruña se avanza en esta propuesta de enlace entre las Rías Altas, denominado era 2000, formado por tres puentes que salvarían las rías de A Coruña, Ares y Ferrol.

La soñada Ciudad de las Rías parecía estar más cerca. Esta vez el proyecto incluye tres puentes que dejarían A Coruña y Ferrol a una distancia de 13 kilómetros. Y a tan solo diez minutos.

La idea de un puente que atravesase las rías pronto llamó la atención a los que tenían el poder en aquellos tiempos. El entonces alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, opinaba que el proyecto tenía futuro y que, incluso, podría ejecutarse. Desde Ferrol, también apoyaban esta idea.

Más allá de la clase política, el proyecto fue calando entre los profesionales del sector de la ingeniería y los empresarios; sin embargo empezaron a aparecer voces discrepantes que, poco a poco, fueron tirando abajo este proyecto.

Las dificultades económicas para acometer esta obra de importante calado para el norte de Galicia, además del impacto medioambiental que supondría la construcción de estos puentes, sumado al aumento de tráfico que podría suponer en el casco urbano, terminaron por catapultar esta idea.

Un sueño surgido en el año 2000 de la Escuela de Caminos y que, tras estar a punto de convertirse en realidad en la última década, sigue por el momento sin convertirse en una realidad.

Pero, como dice el lema de la Lotería, “los sueños se hacen realidad”. Y , quien sabe, quizá puede que algún día se haga realidad el sueño de Fernández-Albalat. De momento, sigue siendo un sueño.

Cultura