El Español
Cultura
|
Historias de la Historia

Joaquín Loriga, el gallego considerado uno de los mayores aviadores de todos los tiempos

La fascinante historia de este lalinense que voló de Madrid a Filipinas y fue el primero en aterrizar un avión en Galicia.
Loriga (a la derecha) en una parada en Rangún el 5 de abril de 1926
Loriga (a la derecha) en una parada en Rangún el 5 de abril de 1926

El que fuera CEO de la CNN y director de la revista Time, Walter Isaacson, decía del sglo XX que había sido una de las épocas más sorprendentes, inspiradoras, espantosas y fascinantes de la historia. También fue el siglo de los aventureros, de los pioneros y de los exploradores: Howard Carter descubría la tumba de Tutankamón, Edmund Hillary alcanzaba la cumbre del Everest, Yuri Gagarin se convertía en el primer ser humano en llegar al espacio, Roald Amundsen era el primero en alcanzar el Polo Sur, Neil Armstrong se convertía en el primer humano en pisar la luna y Albert Einstein formulaba su Teoría de la Relatividad.

En esta época de hazañas legendarias se coló un gallego, un aviador excepcional que se empeñó en realizar una gesta histórica junto a cino compañeros: realizar el primer vuelo de larga distancia desde Madrid a Manila, de más de 17.000 kilómetros, en la conocida como Expedición Elcano. Además, este pionero fue el primero en aterrizar un avión en Galicia. Esta es la increíble historia de Joaquín Loriga Taboada, uno de los mayores aviadores españoles de todos los tiempos.

Joaquín Loriga Taboada. https://www.todocoleccion.net

Joaquín nacía en la parroquia de San Martiño de Prado, perteneciente al Ayuntamiento de Lalín, el 23 de septiembre de 1895. Pertenecía a una familia de gran tradición, cuya casa solariega era el Pazo de Liñares. En 1912 ingresaba en el ejército, en la Academia de Artillería de Segovia, alcanzando el grado de capitán. En 1920 realizaba el curso de habilitación para piloto y acabaría convirtiéndose en uno de los pilotos más competentes y valientes de todos los tiempos de la aviación militar española.

Academia de Artillería de Segovia. https://es.wikipedia.org

En 1922 es destinado a Marruecos, donde participa en la Guerra del Rif, con una actuación tan destacada que sería puesto al mando de la Tercera Escuadrilla, dedicándose al abastecimiento de las posiciones asediadas por los rebeldes rifeños y cooperando con el ejército de tierra para levantar el cerco a esas posiciones. Por sus valientes acciones, en Septiembre de 1923, se le condecoraba con la Medalla Militar por los servicios prestados.

Medalla Militar. https://es.wikipedia.org

En 1924 era destinado a la Península, al aeródromo de Cuatro Vientos, en Madrid, como jefe de la escuadrilla de clasificación y piloto de pruebas. Considerado ya como uno de los mejores pilotos del momento, el 12 de diciembre de 1924 realizaría, con éxito, una prueba con un invento de otro gran pionero de su época, el autogiro de Juan de La Cierva. Un vuelo histórico de 12 kilómetros entre Cuatro Vientos y Getafe, que duró 8 minutos y 12 segundos. Joaquín hacía historia en este memorable viaje. Incluso fue el encargado de hacer una demostración del nuevo autogiro al Rey Alfonso XIII.

Juan de La Cierva y su autogiro. https://www.elespanol.com

Ese mismo año Loriga propuso la idea de realizar una expedición aérea (raid) que uniera España y Filipinas. En ese momento no existía una conexión aérea entre Europa y el Lejano Oriente y Loriga creía que la aviación española se encontraba en condiciones de emular las glorias de la aviación extranjera que la prensa tanto celebraba. Además, España aún mantenía fuertes lazos con su antigua colonia y existía aún una considerable población de españoles en la capital, Manila.

Manila en la década de 1920. https://www.pinterest.es/ 

En diciembre de 1925 se aprobaba la Expedición Madrid-Manila. Recibiría el nombre de Patrulla Elcano y estaría formada por tres aviones Breguet XIX, los mejores de los que disponían las Fuerzas Armadas españolas, y cuyos nombres serían Magallanes, Elcano y Legazpi. A bordo de cada avión iría un piloto y un mecánico.

Los 6 integrantes de la Expedición. https://ejercitodelaire.defensa.gob.es

El proyecto hubo de planificarse cuidadosamente. Se pretendía recorrer casi 18.000 kilómetros en unos 30 días en aviones con una autonomía de 1.500 kilómetros, con unos motores muy poco fiables. Previendo esos problemas de fiabilidad, en Calcuta se prepararon dos motores de repuesto por si era necesario cambiar alguno de ellos. Cuando finalizaba cada etapa, los pilotos descansaban y los mecánicos revisaban los motores.

Breguet XIX. http://www.aviationcorner.net/

Se dividió el raid en 17 etapas, que pasaban, entre otras capitales por Argel, El Cairo, Bagdad, Karachi, Calcuta, Bangkok, Saigón, Hanoi, Macao… hasta llegar a su destino final, Filipinas y su capital Manila.

Itinerario del Raid. https://www.farodevigo.es 

Así fue como el 5 de abril de 1926, desde el aeródromo de Cuatro Vientos, partía la Patrulla Elcano: tres aviones de los que solo uno llegaría a Manila, los otros dos serían abandonados por averías. Uno en el desierto del Norte de África y el otro en la Costa China. 

Aeródromo de Cuatro Vientos. https://ejercitodelaire.defensa.gob.es

Finalmente, el 13 de mayo de 1926, tras 17.100 Kilómetros, 39 días de viaje y tras tener que luchar contra toda clase de adversidades (meteorología, desconocimiento del terreno, fatiga, averías…), Loriga y su compañero Gallarza aterrizaban en Manila, Filipinas, a bordo del Legazpi

Dibujo de la Patrulla Elcano en vuelo. https://ejercitodelaire.defensa.gob.es

Esta última etapa, de unos 450 kilómetros fue un paseo triunfal para el único avión superviviente de la Expedición. A mitad de vuelo, una escuadrilla de honor de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la USAAF, salió a recibirles y a escoltarles hasta el aeródromo improvisado del Campamento Nichols, en la capital filipina. El recibimiento fue multitudinario, así como las repercusiones a nivel nacional e internacional. Fueron nombrados “Hijos Adoptivos” de Manila, Ingenieros “honoris causa” por la Universidad de Santo Tomás de Manila y recibieron multitud de homenajes durante los trece días que permanecieron en la antigua colonia española.

Aterrizaje en el Campamento Nichols de Manila. https://lacorrientedelgolfo.wordpress.com
Recibimiento multitudinario en la pista de aterrizaje. https://lacorrientedelgolfo.wordpress.com 
En la Universidad de Santo Tomás. https://lacorrientedelgolfo.wordpress.com

El viaje de vuelta a Madrid duraría 35 días, 4 días menos que la duración de la expedición, demostrando las limitaciones de los aviones de aquella época y la necesidad de disponer de grandes dosis de audacia y voluntad para poder afrontar una empresa de tal magnitud.

A su llegada a España, Loriga y sus compañeros fueron condecorados con la Medalla de la Liga Internacional de Aviadores y la Medalla de Oro de Ultramar. Además, recibieron numerosos premios y reconocimientos de todos los países en los que habían estado.

Medalla de la Liga Internacional de Aviadores. http://museoaviacionmilitarespaola.blogspot.com

Lalín invitó a Loriga a visitar su tierra natal y él aceptó la oferta. En junio de 1927 voló a Galicia para recibir el homenaje de sus paisanos y aterrizaba en el Monte do Toxo, donde la multitud le esperaba. Era el primer avión en aterrizar en Galicia. Fue homenajeado en su pueblo, en Santiago de Compostela, A Coruña, Pontevedra y Vigo y siempre llegaba a sus homenajes en su avión. Finalmente, el 4 de julio regresaba a Cuatro Vientos.

Loriga tras su aterrizaje en Vigo. https://www.farodevigo.es

Pero un fatídico 18 de julio de 1927, el aviador francés Magnard, que había llegado al aeródromo para realizar una exhibición de su aeroplano, conocedor de la fama y pericia de Loriga, ofreció al español que volara su avioneta, ya que sería un honor para él. Por causas desconocidas, cuando se encontraba a poca altura, el aparato se estrelló violentamente contra el suelo.

Joaquín Loriga Taboada fallecía haciendo lo que más le gustaba, pilotar.

Restos del aparato en que Loriga perdió la vida. https://historiadeza.wordpress.com

Lalín había iniciado una colecta para regalarle un aeroplano que nunca llegó a comprarse, pero con el dinero recaudado erigieron, el 27 de agosto de 1933, un monumento en su memoria, obra del escultor Francisco Asorey, un avión clavado en la tierra simbolizando una cruz, presidida por el aviador. En su base se destacan las palabras “España-Filipinas”.

Monumento a Joaquín Loriga en Lalín. https://historiadeza.wordpress.com 

Así fue como un aventurero, pionero y explorador de Lalín se convirtió en uno de los mayores aviadores españoles de todos los tiempos y así será siempre recordado por la historia, Joaquín Loriga Taboada.

Joaquín Loriga Taboada. https://historiadeza.wordpress.com

Historias de la Historia…

Iván Fernández Amil. Top Inspira LinkedIn. Storyteller. Jefe de Compras.

https://www.linkedin.com/in/ivan-fernandez-amil/

https://www.instagram.com/ivanfamil/

Referencias:

  • LORIGA TABOADA, J. / GONZÁLEZ GALLARZA, E. El vuelo Madrid-Manila (1926). Ediciones 19.
  • es.wikipedia.org
  • lavozdegalicia.es
  • abc.es
  • lalin.gal
  • menbiografias.com
  • ejercitodelaire.mde.es
  • es.qwe.wiki
  • dbe.rah.es
  • biografiasyvidas.com
  • historiadeza.wordpress.com
  • lacorrientedelgolfo.wordpress.com
  • ejercitodelaire.defensa.gob.es
Cultura