El Español
Cultura
|
Historias de la Historia

Antonia Ferrín Moreiras: La gallega que se enamoró de las estrellas

A los 36 años ya era Licenciada en Química, Licenciada en Farmacia y Licenciada en Matemáticas
Antonia Ferrín Moreiras
Antonia Ferrín Moreiras

El 14 de septiembre de 1963, en la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Santiago de Compostela, se defendía una Tesis Doctoral. Presentada bajo la dirección del legendario astrónomo Ramón María Aller, ese día se estaba haciendo historia. La Tesis se convertiría en la primera dedicada a la Astronomía defendida por una mujer en España. Una persona fuera de lo común que fue una de las más incansables científicas de nuestro país y que, a pesar de ser discriminada por el simple hecho de ser mujer, consiguió ser una de las más brillantes investigadoras en su campo. Hoy recordaremos la extraordinaria historia de Antonia Ferrín Moreiras, la gallega que se enamoró de las estrellas. 

Antonia nacía en Ourense el miércoles 13 de mayo de 1914 en una familia humilde. Su padre era profesor y anhelaba que sus cuatro hijas cursaran estudios superiores así que, cuando Antonia contaba con tan solo 6 años, la familia se trasladó a Santiago de Compostela para poder estar cerca de la Universidad.

Celebración de la ampliación de la USC. https://www.usc.gal/ 

Con 9 años nuestra protagonista comenzó el Bachillerato de Ciencias e inmediatamente después el Bachillerato Universitario hasta que, con 16 años, se matriculó en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Santiago de Compostela, para estudiar Química, la única Licenciatura que tenía la USC en aquel momento, y en la que obtuvo la exención de tasas y varias becas gracias a sus fantásticas calificaciones.

En 1935 conseguía dos títulos: el de Licenciada en Químicas y el de Maestra Nacional. Así, con un brillante expediente, comenzaba su carrera académica, docente e investigadora, que llevaría a cabo hasta el fin de sus días.

Hoja de Servicios del primer contrato laboral de Antonia. http://culturagalega.gal/

Antes de finalizar Química había comenzado ya a trabajar, aunque sin remuneración, como profesora de Física y Matemáticas y, una vez Licenciada, comenzó a hacerlo como ayudante interina en el Instituto Arcebixpo Xélmirez de Santiago. Además, comenzó a dar clases particulares, clases de Matemáticas en una escuela para niñas e inició la carrera de Farmacia y la de Matemáticas en la USC.

Un año después llegó la Guerra Civil española y se suspendió toda actividad académica. Que una mujer destacara, que fuera inteligente y brillante, y que además pareciera no tener límites, levantó envidias que provocaron que, en octubre de 1937, se le abriera un expediente por una denuncia anónima debido a sus ideas políticas. Por ello se le apartaba e inhabilitaba de la docencia.

Pero incansable, Antonia consiguió que en 1940 se revisara su causa y pudo volver a dar clase. Inmediatamente volvía a sus labores docentes en la Facultad de Ciencias. Ese mismo año completaba su Licenciatura en Farmacia, un año después obtenía el Título de Maestra en la Escuela Normal Femenina y en 1948 se licenciaba en Matemáticas por la Universidad Central de Madrid (actual Complutense).

Sede de la USC. https://www.usc.gal/

A los 36 años ya era Licenciada en Química, Licenciada en Farmacia y Licenciada en Matemáticas.

Durante esos años de febril actividad, Antonia conocería a un hombre que cambiaría su vida para siempre: Ramón María Aller, uno de los más reputados astrónomos de nuestro país, fundador y director del Observatorio Astronómico de la USC, que hoy lleva su nombre, y con el cual acabaría trabajando durante más de 20 años.

Cautivada por el Cosmos, Antonia se enamoró de las estrellas y consiguió entrar a trabajar en el Observatorio de la USC en 1950, desde donde analizaba, medía y calculaba el cielo. Antonia recordaba el frío que tenía que soportar en el observatorio, a pie del telescopio, durante las noches de Invierno, ya que sus faldas no proporcionaban el suficiente abrigo y no podía vestir pantalón, prenda vetada a las mujeres de la época.

Observatorio Astronómico de la USC. https://es.wikipedia.org/ 

Pero todo aquel esfuerzo tuvo su recompensa. El 14 de septiembre de 1963, defendía su Tesis sobre Astronomía en la Facultad de Matemáticas de la USC, dirigida por su amigo, mentor y maestro Ramón María Aller. Antonia hacía historia. Era la primera Tesis sobre Astronomía que se leía en esta Facultad y la primera en España que defendía una mujer sobre este tema.

Antonia y Ramón. https://mujeresconciencia.com/ 

En 1964 era nombrada Catedrática de Matemáticas en la Universidad Complutense de Madrid, donde también desempeñó varios cargos directivos hasta su jubilación en 1984.

Antonia en su despacho del Observatorio. https://www.iac.es/

En 2008 fue invitada como madrina al 50 Aniversario de la creación de la Facultad de Matemáticas de la USC, que ella misma había impulsado y de la que fue su primera profesora. Durante el evento dijo: “Acudo en plena juventud, con 94 años cumplidos para no correr el riesgo de emocionarme”. En reconocimiento a su trayectoria, fue la primera mujer a la que se le dedicó un aula en el edificio de la facultad santiaguesa

Antonia Ferrín Moreiras. https://mujeresconciencia.com/ 

Desde el año 2013, la Universidad de Vigo concede un premio con su nombre a trabajos de investigación que reivindiquen a la mujer.

Antonia Ferrín Moreiras fallecía en Santiago de Compostela el 6 de Agosto del año 2009, a los 95 años de edad. Ese día se iba más que una pionera, más que una extraordinaria mujer, más que una brillante investigadora. Ese día se apagaba una estrella en la Tierra que, con toda seguridad, ha pasado a formar parte de lo que ella más quería: el cielo.

Antonia en el Observatorio de la USC. http://culturagalega.gal/ 

Historias de la Historia…

Iván Fernández Amil. Top Inspira en LinkedIn. Storyteller. Jefe de Compras.

https://www.linkedin.com/in/ivan-fernandez-amil/

https://www.instagram.com/ivanfamil/

Referencias:

Cultura