El Español
Cultura

¿Por qué se conoce a los coruñeses y ferrolanos como ártabros? El origen de ese nombre

Os contamos la historia de esta antigua civilización que se expandió por el noroeste de Gallaecia y eran descendientes del primogénito de Breogán
El golfo ártabro en un mapa de 1586.
Lucas Jansz Waghenaer
El golfo ártabro en un mapa de 1586.
Ofrecido por:

Un golfo, una costa, una carretera, un club de montaña, un restaurante, un equipo de fútbol gaélico e incluso un box de crossfit. Son muchas las referencias al pueblo ártabro que se producen de A Coruña a Ferrol. Sin embargo, también son muchas las personas que ignoran cuál es el origen de ese nombre.

La historia de los ártabros se remonta a la época celta. Su fundador sería Artai, primogénito de Brigo, comúnmente conocido como Breogán, primer poblador de Galicia, según la teoría del historiador Benito Vicetto. Su tribu se expandió por el noroeste de la Gallaecia lucense en los siglos previos a la llegada de los romanos a la Península Ibérica, en el 62 a.C.

Los ártabros dentro de la Gallaecia romana

La etimología del nombre 'ártabros' haría referencia a 'los del norte', en alusión a su situación geográfica en la Galicia antigua. Sus territorios se extendían desde el final de la Costa da Morte, en Arteixo, hasta Ferrol, agrupando las rías de A Coruña, Betanzos y Ferrol. Pese a ello, expertos aseguran que su influencia llegaba hasta Fisterra. Según los historiadores, los ártabros se especializaron por la navegación en barcas de mimbre.

Tres subtribus

El arqueólogo Luís Monteagudo sostenía que los ártabros estaban formados por tres subtribus: los brigantinos, los lapatiancos y los nerios. Los brigantinos se asentaban alrededor de la ciudad de Brigantium, que se identifica con Betanzos. Es por ello por lo que se conoce a los betanceiros también como brigantinos. Los lapatiancos se establecieron alrededor de la ciudad de Cedeira, al norte del territorio ártabro.

Por último, los nerios fue la tribu más extendida de los ártabros y se situó en la zona de la Costa da Morte. Su origen se situaría en la Edad de Bronce, en el siglo IV a.C. Su nombre habría servido para denominar a la comarca de Soneira.

Vista del Castro de Elviña

La unión de estas tres tribus convertía a los ártabros en un grupo muy poderoso dentro del pueblo de los galaicos, es decir, el conjunto de civilizaciones celtas que habitaban la Península en la antigüedad. A diferencia del resto de tribus, los ártabros adoraban a Cosso, un dios guerrero celta muy popular en la zona de la Gallaecia lucense, es decir, la que hoy se asocia con Galicia en marcos geográficos.

Su influencia en el noroeste gallego se mantuvo hasta la llegada de los romanos a la Península, en el año 62 a.C. Los geógrafos de la época denominaron al golfo ártabro como Portus Magnus Artabrorum. Existían diferentes núcleos poblacionales como Adobrica, Flavia Lambris o Flavium Brigantium, y asentamientos como el Castro de Elviña.

Casco de Leiro (Carlos de Paz)

Los expertos afirman que el proceso de romanización se llevaría a cabo de manera pacífica, ya que se habrían respetado las estructuras sociales de los ártabros en la zona, que poco a poco se fueron adaptando a los avances y las costumbres propias de los romanos.

Cultura