El Español
Vivir
|
Gastrosantiago

Abre en Santiago Pico de Galo: apuesta por una cocina 100% mexicana en plena pandemia

Este viernes abre en Santiago y en plena pandemia Pico de Galo, un restaurante 100% mexicano que arranca con servicio a domicilio y para llevar.
Aitor Domínguez, gerente de Pico de Galo.
Quincemil
Aitor Domínguez, gerente de Pico de Galo.

"Hay dos opciones: o quedarte quieto y que la bola de nieve te lleve por delante o moverte y arriesgarte". Es la reflexión que ha hecho Aitor Domínguez, gerente de Pico de Galo, un restaurante centrado al 100% en la comida mexicana que abre este mismo viernes en Santiago, en plena pandemia.

Así, este restaurante -que debe su nombre al pico de gallo, uno de los aderezos más típicos de la comida mexicana- iniciará su andadura desde cero con servicio para llevar y a domicilio al mediodía y a la noche y con cafés para llevar a primera hora de la mañana y de la tarde.

Unos tacos de Pico de Galo (Cedida).

Pico de Galo se encuentra en el número 37 de la Rúa de San Roque, donde se situaba el clásico O Campiño, del que Aitor Domínguez era cliente habitual.

"Cuando se jubilaron los propietarios, en marzo de 2019, empezaron a reformar el local con la intención de alquilarlo y, después de mucho insistir, íbamos a firmar el contrato el día antes de que se declarase el estado de alarma", explica en una entrevista concedida a Quincemil.

Aitor Domínguez trabajó en el Agarimo durante ocho años y, tras acogerse a un ERTE por dos meses y trabajar después con un amigo en una pizzería, decidió capitalizar su paro, juntar todos sus ahorros y lanzarse a la aventura.

A la hora de elegir el enfoque del local, y tras tener dudas sobre si combinar la comida mexicana con la tradicional gallega, la respuesta estuvo clara tras contactar con una chef mexicana: "o todo o nada".

De este modo, Pico de Galo arranca con una oferta 100% mexicana y, mientras no pueda servir en el local, adaptada al envío a domicilio: tacos, burritos, nachos, postres, ensaladas, guacamole, cervezas mexicanas y, por supuesto, una gran variedad de salsas.

Los tacos se envían por separado, con cuatro tortillas artesanales -dos de maíz normal y dos de maíz azul-, el guiso y las salsas, para añadirlas a gusto del consumidor, incluso "con cero picante si se quiere".

Anatomía de un taco (Cedida).

En los burritos también hay una amplia oferta, aunque siempre "con carne de primera calidad y verduras de proximidad", como se puede apreciar en el burrito de gambas o en el de croca de ternera.

"Queremos calidad antes que cantidad: no echamos arroz ni frijoles, lo nuestro es todo guiso de carne y vegetal, igual el burrito no es tan grande, pero con uno cenas o comes perfectamente", explica.

¡Síguenos en Facebook!
Vivir