El Español
Opinión
|
Tribuna Abierta

El “Camiño dos faros” y sus curiosas historias

Un vistazo por algunas anécdotas curiosas de esta ruta de senderismo por Costa da Morte
Irene Souto Blázquez
Por Irene Souto Blázquez
Faro de Fisterra
Faro de Fisterra

Los planes al aire libre suelen tener una magnífica acogida en época estival. Para los afortunados que podáis cogeros unos días de descanso en estas fechas, os presento el “Camiño dos Faros”, una ruta de senderismo de 200 km al borde del mar, en la Costa da Morte, donde podréis descubrir las historias que estas señales marítimas esconden. Una ruta que recorre muchos paisajes diferentes, mirando al mar, con los faros, playas, dunas y acantilados como protagonistas. La ruta se desarrolla en 8 etapas, con una duración media de unas 9 horas por etapa para disfrutar, comer, observar y experimentar un mar de sensaciones. La dificultad de la ruta es media, ya que el terreno es bastante abrupto, con unos 4.000 m de desnivel, donde son varios los faros que pueden contemplarse.

Pero antes de adentrarnos en el mundo de los faros, ¿sabías que éstos son titularidad de las Autoridades Portuarias? Pues estos ilustres monumentos, que tienen una función de señalización marítima para guiar a los barcos en su acceso a puerto, esconden curiosas historias que hoy os presento.

En el caso concreto de la Autoridad Portuaria de A Coruña, ésta gestiona distintos faros, desde la Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad, hasta el Faro de Finisterre, pasando por otros como el de las Islas Sisargas,  Lobeira Grande, Cabo Touriñan, Cabo de Cee, Laxe, Cabo Vilán y Punta Nariga y otras enfilaciones y balizas que se muestran en la siguiente imagen.

Imagen: Plano de faros gestionados por la Autoridad Portuaria de A Coruña (fuente: página web de la Autoridad Portuaria www.puertocoruna.com)

Excluyendo la Torre de Hércules, que merece una visita aparte y no se encuentra integrada dentro del “Camiño dos Faros” al que me refería anteriormente, muchos de estos faros,  comprendidos entre Malpica y Finisterre pueden visitarse dentro de esta ruta. A continuación os dejo algunas historias curiosas que algunos de estos faros esconden,  aunque una visita a los mismos ayudará al lector a comprender mucho mejor la historia de cada uno de ellos.

Faro de las Islas Sisargas

Próximo a Malpica, será el primer faro de la primera etapa del “Camiño dos Faros” que los visitantes podrán descubrir. 

El faro actual data de 1915 y fue construido gracias al esfuerzo de los habitantes de Malpica, quienes subían a pulso las piedras peleando contra el viento que azota las islas. Este faro se encuentra en la cima de la Isla Grande, al lado del Faro antiguo.

Desde ese momento, ha sufrido diversas transformaciones. En la actualidad, se encuentra automatizado, pero hasta hace poco vivían allí los fareros en turnos de 10 o 15 días, a no ser que los temporales retrasasen su vuelta a tierra firme, lo cual les ocurría con demasiada frecuencia.

Imagen: Faro Islas Sisargas

Faro de Punta Nariga

Se trata del faro más moderno de toda la costa da Morte que gestiona la Autoridad Portuaria de A Coruña, y que entró en funcionamiento en 1998. Está situado en Barizo, en el Ayuntamiento de Malpica de Bergantiños.

Simula ser un barco de piedra que reta al mar, una forma que está bien conseguida gracias a sus tres partes bien diferenciadas. Su base triangular reproduce la proa que encara al mar y parece que va a romper las olas en cualquier momento.

Imagen: Faro de Punta Nariga

Faro de Cabo Vilán

El primer Faro que existió en Cabo Vilán, en plena Costa da Morte, fue construido en el año 1854 y nada más inaugurarse, se comprobó que su altura no era capaz de salvar la roca más saliente del cabo, lo que producía una peligrosa zona de oscuridad, de manera que en 1860 se propuso construir un nuevo Faro en la localización actual. Se accede al Faro desde el pueblo de Camariñas a 100 km de A Coruña y a 90 km desde Santiago.

En 1885 se aprobó el proyecto de construcción de un Faro de 1º orden que sería el primer faro eléctrico de España. Se encendió por primera vez en 1896. En sus inicios la luz del Faro se producía por medio de un arco eléctrico entre dos electrodos de carbón. 

En 1922 se instaló el primer radiofaro. En 1962 empezaron los trabajos de instalación de una sirena y de una nueva óptica y linterna aeromarítima que son las que actualmente se encuentran en servicio.

Imagen: Faro Cabo Vilán

El faro de Finisterre (Cabo Fisterra)

Los romanos pensaban que Finisterre, era el punto más occidental del mundo conocido. Sin embargo, el Cabo de la Roca se encuentra más al Oeste. Finisterre proviene del latín, "Finis" "Terrae", que significa fin de la tierra; donde la tierra termina.

El Faro de Cabo Fisterra fue construido en 1853. La torre del Faro, de piedra, es de base octogonal y termina en una repisa de la chimenea sobre la cual descansa el balcón. En la parte superior está la cúpula, con una linterna poligonal. El Faro fue el escenario por excelencia de naufragios, como el de 1870 cuando un barco con 482 personas se hundió. 

Imagen: Faro de Finisterre

Como podéis ver, curiosas historias se esconden detrás de cada uno de estos faros, ubicados en emplazamientos naturales y privilegiados, que desde luego merecen una visita, o al menos, poder conocer sus leyendas y secretos.

Más información sobre esta ruta en: caminodosfaros.com, y en www.puertocoruna.com

Irene Souto Blázquez
Irene Souto Blázquez
LinkedIn
Irene Souto es Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos y Licenciada en Derecho. Actualmente es la Jefa del Departamento de Desarrollo Portuario y Comercial de la Autoridad Portuaria de A Coruña. Cuenta con varios reconocimientos a su trayectoria: Premio Modesto Vigueras 2015, “Referente Galega” y una de las “Top 100 Mujeres Líderes en España 2020”. Colabora también con EF Business School, impartiendo docencia sobre liderazgo personal y profesional.