El Español
Actualidad
|
Santiago

11 nuevos autobuses entrarán en servicio en Santiago de Compostela el próximo mes

La Junta de Gobierno Local también ha aprobado la licitación por 50 millones de euros del nuevo contrato de alumbrado público
La estación intermodal de Santiago de Compostela.
López
La estación intermodal de Santiago de Compostela.

Después de numerosas incidencias con el transporte urbano en Santiago de Compostela, incluidos dos incendios uno de los cuales terminó con la muerte de un joven Bombero en prácticas, el Ayuntamiento de Santiago ha decidido retirar parte de la flota y sustituirla con vehículos nuevos o seminuevos.

En total, el Ayuntamiento pondrá en servicio 11 autobuses este mes de diciembre. Los más inmediatos comenzarán a circular en la ruta entre Aríns y San Roque, un trayecto controlado por la empresa Rías Baixas, en las próximas dos semanas. El resto de vehículos tardarán algo más ya que algunos llegan completamente nuevos, pero se prevé que antes del 15 de diciembre ya estén disponibles. Tres de ellos, de algo menos de un año de antigüedad serán los primeros que Tralusa comenzará a conducir.

Así lo ha detallado el regidor Xosé Sánchez Bugallo esta mañana en rueda de prensa tras la Junta de Gobierno Local. "Se determinará en qué líneas se van a adjudicar, pero en principio será en aquellas que hay más problemas y donde hay mayor número de viajeros", ha explicado sobre las rutas que cubrirán los vehículos.

El alcalde también ha señalado que el consistorio mantendrá dos vehículos en reserva para posibles averías o incidencias que se puedan dar. El alquiler de estos vehículos se sitúa en torno a los 5.100 euros al mes, un total de 55.000 euros, todo ellos a la espera de poder a sacar a concurso en enero el contrato de transporte urbano

50 millones para la sustitución y mantenimiento del alumbrado urbano

Durante la rueda de prensa, Bugallo también anunció la licitación para los próximos diez años del alumbrado público en Santiago. El contrato incluye la sustitución de unas 30.000 farolas, además de su mantenimiento. La idea es sustituirlas por una iluminación de menor consumo, luces LED, y así trabajar para la eficiencia energética del Ayuntamiento.

Según indicó el alcalde una vez adjudicado el contrato, cuyo importe total es de casi 50 millones de euros, se prevé que el cambio de las luminarias lleve unos ocho meses. "Con este cambio esperamos, como mínimo, una disminución del consumo del 55%, pero esperemos que las ofertas mejoren esto y la disminución esté por encima del 60%", ha apuntado.

¡Síguenos en Facebook!
Actualidad