Los seguidores de Donald Trump asaltando el Capitolio, con Jake Angeli en el centro.

Los seguidores de Donald Trump asaltando el Capitolio, con Jake Angeli en el centro. EFE

LA LISTA DEL SÉPTIMO DÍA

QAnon, Proud Boys, aceleracionistas: quién es quién en la extrema derecha de los EE.UU.

El asalto al Capitolio del 6 de enero fue la enésima carta de presentación de las facciones más radicales de la alt-right, la nueva ultraderecha estadounidense.

Celia Castellano Toni Garcia Ramon
17 enero, 2021 01:44

¿Quién es quién en la extrema derecha estadounidense? QAnon, las milicias, los conspiracionistas, los nostálgicos, Kek, los aceleracionistas, los neonazis, Betsy Ross, las Jericho Marchs, los Oath Keepers… No resulta difícil perderse en el magma de los seguidores de Donald Trump y de los que aprovecharon el clima imprevisible de las últimas semanas para sumarse a la fiesta del Make America Great Again en Washington. 

Este glosario repasa algunos de los principales nombres y organizaciones de la alt-right, la nueva ultraderecha estadounidense. Sirva como guía antes de la toma de posesión de Joe Biden el próximo miércoles 20 de enero en el Capitolio, en cuyo edificio se desplegarán centenares de soldados de la Guardia Nacional.  

1. Aceleracionistas

Las ideas aceleracionistas han cobrado importancia durante los últimos años entre los miembros de la alt-right estadounidense y en grupos como los Boogaloo Boys, que especulan con una guerra civil de la que emerja un estado supremacista. El aceleracionismo también ha sido citado en chats de uso habitual entre neonazis, como Discord.

El aceleracionismo pretende una aceleración del capitalismo que conduzca a una situación extrema de colapso que haga inevitable el cambio sociopolítico. Las ideas aceleracionistas han sido relacionadas con los autores de diversos atentados, como el perpetrado en 2019 contra dos mezquitas de Christchurch, en el que murieron 50 personas.

La rama más tristemente célebre del aceleracionismo es la Atomwaffen Division, una organización paramilitar neonazi que nació en el sur de Estados Unidos y que se extiende ahora por Canadá, Gran Bretaña, Alemania, Rusia y diversos países bálticos, como Estonia. La Atomwaffen Division adquirió notoriedad entre los extremistas estadounidenses después de que uno de sus miembros, Samuel Woodward, apuñalara hasta la muerte a un estudiante judío homosexual de Pensilvania.

El aceleracionismo es también propugnado desde grupos ecofascistas con pulsiones eugenésicas, y es materia de debate incluso entre una parte de la izquierda. 

2. Betsy Ross

El 4 de julio de 2019, muchos fans de las zapatillas esperaban el lanzamiento de las Air Max 1 Quick Strike 4th of July. Pero nunca llegaron a verlas. Nike canceló el lanzamiento por culpa de las 13 estrellas que adornaban el calzado. Un homenaje a una de las primeras banderas de los Estados Unidos, que a su vez rendía tributo a los 13 estados de las colonias que se alzaron contra los ingleses. 

La bandera, cuya autoría se atribuye a una tal Betsy Ross por encargo directo de George Washington alrededor de 1776, es ahora de uso habitual entre los supremacistas estadounidenses. La enseña pudo verse por doquier en el reciente asalto al Capitolio.

3. Chad

Meme de 'chad' y de su rival, conocido como 'virgin'.

Meme de 'chad' y de su rival, conocido como 'virgin'.

El concepto del chad, o del chad thundercock, surgió en 2013 en las redes sociales, pero actualmente se atribuye su uso a la alt-right y es frecuente en los foros 4chan* y Reddit.

La palabra se refiere a aquellos hombres con éxito sexual entre las mujeres. El chad es lo opuesto al incel, un término que designa a los hombres que culpabilizan a las mujeres por su celibato con el argumento de que estas sólo buscan chads. El vocablo a veces va acompañado de dibujos de hombres con un atractivo estereotipado, rubios y musculados. 

El término fue utilizado en su cuenta de Facebook por Alek Minassian, acusado en 2018 del atropello de un grupo de jóvenes en la ciudad canadiense de Toronto en el que murieron diez personas. Minassian, ahora pendiente de juicio, escribió antes del ataque: “¡La rebelión incel ha comenzado! ¡Derrocaremos a todos los chads y las stacys!”.

[Stacy es el equivalente femenino del chad masculino].

4. Dlive

Exiliados a la fuerza de las grandes plataformas, los miembros de diversos grupúsculos de la ultraderecha estadounidense se han decidido por este servicio de streaming que, al igual que Parler, Rumble y Gab, se ha convertido en un referente del mundillo.

Durante el asalto al Capitolio, algunos de los presentes (el más sonado fue el supremacista blanco Tim Gionet, conocido como Baked Alaska) retransmitieron en directo los incidentes a través de Dlive.

Desde Dlive, Gionet y sus colegas recibían consejos y propinas de los usuarios, y muchos curiosos contemplaban en vivo lo que estaba pasando en el Capitolio. Aunque no hay cifras oficiales, se calcula que Dlive ha triplicado sus usuarios desde que Twitter, Facebook y YouTube han empezado a cerrar cuentas de apologistas de la alt-right.

5. Electric Boogaloo

El movimiento Boogaloo, o Boogaloo Boys, no es fácil de encorsetar ya que incluye desde libertarios hasta ultraderechistas declarados.

Algunos miembros de esta amalgama antigubernamental y aceleracionista, que visten camisas hawaianas y que suelen llevar rifles de asalto, participaron (con motivaciones dudosas) en las protestas por el homicidio de George Floyd a manos de un policía, algo que ha despistado a los expertos.

A pesar de ello, existe consenso en que se trata de un movimiento de extrema derecha. Surgió de foros como 4chan con un nombre que hace referencia a la película Breakin' 2: Electric Boogaloo de los 80. Sus miembros han hecho alusión en internet a la posibilidad de una guerra civil tras la que se instauraría un estado supremacista. De hecho, en algunos foros es frecuente el juego de palabras Electric Boogaloo: Civil War

6. Fred Perry

Cuando el británico Fred Wimbledon (campeón mundial de tenis de orígen obrero) fundó la marca Fred Perry en 1952 no pensó que algún día uno de sus míticos polos con la corona de laurel se convertiría en el uniforme de un grupo supremacista.

Sin embargo, en septiembre de 2020, la marca anunció que dejaría de vender en Estados Unidos y Canadá el polo negro y amarillo por su identificación recurrente con la milicia neofascista Proud Boys.

Aunque son numerosas las prendas de Fred Perry que a partir de los años 60 y 70 ha utilizado el amplio movimiento skinhead, es la primera vez que la marca ha claudicado ante la asimilación de su ropa como símbolo de un grupo con motivaciones políticas. Algo que no pudieron evitar ni el comunicado en el que la empresa expresó su rechazo por los Proud Boys ni la campaña del año pasado en la que reivindicaba la diversidad, y que fue atacada por supremacistas en internet.  

7. Goolag

La relación de la ultraderecha estadounidense con las redes sociales e internet en general siempre había sido complicada. La llegada de la alt-right, abiertamente beligerante con los que considera como sus enemigos (las grandes compañías que según ella dan cobijo al sistema), ha empeorado las cosas. 

Google es el Gran Hermano para muchos de los miembros de estos movimientos. Un ente que vigila 24 horas al día, siete días a la semana, a todos sus usuarios. En los foros de la comunidad alt-right, Google ha sido renombrado como Goolag, un juego de palabras que mezcla el nombre de la empresa californiana y los gulags soviéticos donde se purgó a los enemigos del Estado entre 1930 y 1960.

8. Hawai

El único estado insular de Estados Unidos ha participado de forma curiosa y sin pretenderlo en la construcción de la mitología de la rama más belicosa de los ultras estadounidenses. La culpa es de The Big Luau, una ceremonia tradicional en Hawai en la que se asan cerdos.

El ritual sirve a menudo como metáfora en los relatos de los neonazis estadounidenses, y lo que empezó como una broma en 4chan es ahora un must en el vestuario de las tropas de asalto trumpistas. En sus reuniones a lo largo y ancho del país puede verse siempre a un buen número de asistentes vistiendo la clásica camisa hawaiana, de motivos florales y colores sin complejos. 

9. Incel

La palabra incel se popularizó en los foros 4chan y Voat como apelativo de los hombres que, desde el resentimiento hacia las mujeres, echan en cara al mundo su falta de actividad sexual. Es la abreviatura de involuntary celibacy (celibato involuntario, en español) y se concreta en una comunidad virtual de hombres heterosexuales misóginos. En sus foros se pueden encontrar alusiones explícitas a la violencia contra las mujeres e incluso incitaciones al asesinato.

El concepto fue creado en 1993 por una estudiante universitaria (que posteriormente se identificó como trans) y en su origen abarcaba a cualquier persona que se sintiera sola, pero con los años el término ha degenerado y actualmente es frecuente entre los conspiracionistas y los miembros masculinos de la alt-right

Son ya varios los atentados perpetrados por autodenominados incels contra mujeres y hombres populares, estos últimos llamados chads por la comunidad incel. Por ejemplo, el de la masacre de Isla Vista de 2014, en el que siete personas fueron asesinadas y trece heridas. O el atropello de 2018 en Toronto que acabó con diez víctimas mortales y una quincena de heridos.

10. Jericho March

En el asedio al Capitolio, Dios fue uno de los invitados involuntarios. Y es que la relación de los seguidores de Donald Trump con el cristianismo, y especialmente con el evangelismo blanco, no es un detalle menor.

Miembros de la Jericho March asistieron al Congreso el 6 de enero, aunque luego condenaron en su página web los actos “de violencia y destrucción” que ocurrieron en el edificio. 

En estas marchas “pacíficas de oración”, paralelas a las movilizaciones de apoyo a Trump de los últimos meses en Washington, se dice defender los derechos religiosos y se denuncia la corrupción del sistema y el supuesto fraude electoral.

Entre los fundadores de las Jericho March se encuentran caras conocidas. Como la de Robert Weaver, vendedor de seguros de Oklahoma que fue escogido por Trump para dirigir el Servicio de Salud Indígena, aunque finalmente no desempeñó el cargo.

El nombre de las marchas hace referencia a la historia bíblica de Jericó (actualmente una ciudad de Cisjordania), “una ciudad de falsos dioses y corrupción”. Durante las marchas se suele tocar el shofar, un instrumento fabricado con un cuerno de carnero, propio del culto judío.

11. Kekistán

La República de Kekistán es un país ficticio surgido del foro 4chan que rinde culto a una deidad egipcia, Kek (el dios del caos), nombre real del que se ha apropiado la derecha alternativa para crear una religión satírica. En internet circulan memes e imágenes de la rana Pepe como representación de Kek e incluso fusiones de la imagen de Trump y la famosa rana.

Son frecuentes las alusiones a la religión kek en webs supremacistas como The Daily Stormer. Pero lo más turbador es su enseña: la palabra kek sobre una cruz de la Alemania nazi. El estandarte se encontraba entre los que portaban los asistentes en el asedio al Capitolio, junto a banderas confederadas (que no entraban en el edificio desde la Guerra civil) y simbología nazi, como la referente a Auschwitz.

12. Liberation or Death

También se pudieron ver durante el asalto al Capitolio banderas con la efigie del Castigador (un personaje de la editorial Marvel) envuelto en la bandera estadounidense y el lema Liberación o muerte.

Su presencia tiene que ver con la personalidad del propio Castigador, un vengador que viste de negro, que adora las armas y que es conocido por sus métodos ultraviolentos. El personaje ha vuelto a ponerse de moda gracias la serie de Netflix de 2016, y su imagen e ideología han calado entre muchos miembros de las milicias estadounidenses de diversos estados que rinden culto a las armas y consideran que la venganza es la piedra angular de su misión.

13. Matrix

Otro de los referentes ineludibles de la ultraderecha estadounidense y cuyo amparo cultural es algo dudoso, pero que resulta cristalino en lo sociopolítico. 

En la película original de la trilogía de Matrix, Morfeo (Lawrence Fishburne) le ofrece a Neo (Keanu Reeves) dos opciones: la pastilla azul o la roja. La primera simboliza, en la película, vivir en una utopía virtual creada por un conglomerado de máquinas que han esclavizado a la humanidad. La segunda promete un futuro incierto, pero real, en el que sólo queda luchar por la libertad. Poco imaginaban las hermanas Wachowski en 1999 que la píldora roja acabaría convertida en un ítem recurrente en las conversaciones de la alt-right de su país como símbolo de rebelión.

14. Normie 

Los miembros de las milicias, los Proud Boys, los restos del Ku Klux Klan y los simpatizantes de los diversos movimientos de ultraderecha que componen esa amalgama política que se conoce como alt-right se reúnen a diario en diversos foros digitales en los que comparten teorías, conspiraciones, datos y objetivos.

Pero también han creado su propia neolengua, aderezada con todo tipo de improperios y centrada en una particular celebración de la diferencia: si no estás con ellos, estás contra ellos. Normie alude a un tipo normal, alguien a quien le gusta lo mainstream. Para los radicales, los normies (traducible en español como los normativos) forman parte del sistema, son su infantería y su columna vertebral. Por eso en casi todos sus chats se repite el mismo mantra: Kill all normies (mata a todos los normativos, en español).

15. Oath Keepers 

Considerada como una de las milicias más peligrosas de los Estados Unidos, los Oath Keepers se formaron en 2009 y desde entonces no han dejado de insinuar la posibilidad de una guerra civil. Como otros grupos, sostienen que existe una conspiración para controlar a la población estadounidense, así como un intento de tomar el poder por parte de la izquierda marxista.

Entre sus integrantes se cuentan expolicías y militares veteranos. De hecho, sus procesos de reclutamiento se centran en esos perfiles. Durante las marchas de Black Lives Matter, algunos miembros ejercieron de patrulleros defendiendo negocios y propiedades privadas de posibles altercados.

Su fundador, el exabogado Stewart Rhodes, pidió en septiembre del año pasado a Donald Trump que declarase una insurrección nacional con motivo de los disturbios de Portland. La Liga Antidifamación calcula que hay 2.000-3.000 miembros de los Oath Keepers en Estados Unidos. 

16. Parler

La alt-right utiliza varias redes sociales, especialmente desde que Twitter y Facebook comenzaron a vetar a sus miembros. Una de las principales es Parler, un servicio de microblogging similar a Twitter y que ordena los contenidos cronológicamente.

Esta red fue fundada en 2018 por un ingeniero y autodefinido libertario, John Matze, como canal para expresar opiniones que otras redes censuraban. La red ha sido utilizada por políticos como Donald Trump, el senador Ted Cruz o Santiago Abascal, y se calcula que tiene cuatro millones y medio de miembros activos, aunque está sufriendo un aumento de la migración de sus usuarios a Gab, posiblemente por ser más segura.  

El pasado 9 de enero, Google y Apple retiraron la app de Parler de sus tiendas por no eliminar mensajes de odio, y Amazon la expulsó de su servidor (lo que le ha valido una demanda).

Parler, en la que se difundieron ideas sobre cómo introducir armas en el Capitolio o qué calles se podían tomar, ha alimentado el debate sobre el control de contenidos en las redes sociales. 

17. Proud Boys

En el asedio al Capitolio no podían faltar los Proud Boys, un grupo supremacista con aspiraciones paramilitares. Formado en 2016, es una de las milicias seguidoras de Trump más activas de los Estados Unidos. De hecho, el republicano les ha hecho varios guiños a lo largo de los últimos meses.

En la marcha al Congreso destacó la presencia de uno de sus fundadores: Gavin McInnes, escritor cofundador de la revista Vice, colaborador de Fox News y excolaborador del canal de extrema derecha The Rebel Media.

Por contra, el líder del grupo, Enrique Tarrio, fue detenido dos días antes, cuando se dirigía armado a las protestas, por haber descolgado una bandera con un lema de Black Lives Matter de una iglesia.

Los Proud Boys, que han asistido a las movilizaciones Stop the Steal (detengan el robo, en español) en Washington y que han convocado protestas en Portland, están considerados como una organización extremista por el FBI y como grupo de odio por el Southern Poverty Law Center. El Gobierno Federal estadounidense y Canadá se están planteando clasificarlos como organización terrorista de extrema derecha. 

18. QAnon 

El 4 de diciembre de 2016, Edgar Madison Welch, un ciudadano de Carolina del Norte, entró en la pizzería Comet Ping Pong de Washington armado con un rifle y exigió la liberación de unos niños supuestamente retenidos en el sótano. Según una teoría conspiranoica surgida en internet, la pizzería era el centro neurálgico de una red de pedófilos dirigida por destacados miembros del Partido Demócrata.

Diversos expertos consideran el incidente, bautizado como Pizzagate, como el claro precedente de la nueva gran conspiración estadounidense: QAnon.

Una de las últimas noticias relacionadas con QAnon la ha protagonizado Jake Angeli, de Arizona: un hombre tatuado con el torso desnudo, la espalda cubierta con una piel de un búfalo y una cornamenta en la cabeza. Difícil de olvidar. Angeli, que se ha convertido en una de las imágenes virales del asalto al Capitolio, se considera a sí mismo un chamán de esta red conspiracionista. 

QAnon inició sus andadas en 2017 en el foro 4chan después de que un usuario llamado Q asegurase ser miembro del Gobierno de los Estados Unidos y disponer de acceso a secretos de seguridad nacional. Q afirmó que Trump tenía un plan para arrestar a los integrantes de una supuesta red de pedófilos y, en última instancia, derrocar al Estado profundo, razón por la cual Obama, Clinton y Soros, entre otros, orquestaban un golpe de Estado. Los conspiracionistas llaman a esta operación El gran despertar.

A partir de entonces se han creado múltiples tramas secundarias, a cual más descabellada, como la que sostiene que Kennedy sigue vivo. El FBI ha catalogado la red como una potencial amenaza de terrorismo doméstico. 

19. La rana Pepe 

El meme de la rana Pepe se ha convertido en uno de los más famosos en los foros 4chan y Reddit. Nació de forma inocente en 2005 como un personaje del comic Boy's Life, pero con los años ha sido asimilado por la alt-right estadounidense.

Su imagen ha proliferado acompañada de mensajes y símbolos antisemitas y racistas, como el capirote del KKK o el bigote de Hitler. También se utiliza como representación del dios Kek de la república ficticia de Kekistán.

En 2016, la Liga Antidifamación inició la campaña #SavePepe junto a su creador, el ilustrador Matt Furie, para reivindicar el uso no violento del personaje.

20. Storm

Es una de las palabras más repetidas por los nuevos cachorros de la alt-right en eslóganes como The Storm is Coming (llega la tormenta, en español). El asalto al Capitolio, por ejemplo, fue promocionado en los principales foros digitales del movimiento con la frase Storm the Capital (asalta la capital, en español).

La palabra apareció en 4chan en lo que a la postre acabaría convirtiéndose en la base de QAnon. El usuario llamado Q arrancó un hilo llamado Calm Before the Storm (calma antes de la tormenta, en español) en el que hablaba de satanistas, pedófilos y el Partido Demócrata. Según el tal Q, la tormenta era una operación que llevaría a Donald Trump a derrotar al Estado profundo. La locura de QAnon llegaría justo después.  

21. Three Percenters

Otra de las principales milicias de extrema derecha de las 200 que se calcula que hay en los Estados Unidos. Fue creada tras la elección como presidente de Barack Obama en 2008. 

Los integrantes de este grupo, seguidores de Trump, defienden la libre tenencia de armas y la posibilidad de actuar por su cuenta en temas de seguridad local con el argumento de que son los protectores del pueblo. Algunos de los miembros de esta milicia, entre los que se encuentran militares retirados, estuvieron vinculados al tiroteo del 2018 contra una mezquita de Minnesota.

El nombre del grupo hace referencia a una teoría sin base histórica que sostiene que sólo el 3% de los estadounidenses, los patriotas, lucharon en la guerra de Independencia contra el ejército británico. 

22. Vanguard America

Vanguard America es un pequeño grupúsculo neonazi que, a pesar de contar con pocos miembros, fue clave para ayudar a organizar el rally Unite the Right (unamos a la derecha, en español), en el que muchas de las facciones de la ultraderecha estadounidense desfilaron juntas por primera vez.

Thomas Rosseau, uno de sus líderes, ha fundado a su vez una de las facciones más activas de la alt-right en el sur de Estados Unidos: el Patriot Front. El grupo ha protagonizado infinidad de incidentes violentos, incluido el asalto a un campamento de manifestantes que protestaban contra la política inmigratoria en San Antonio en agosto de 2018

23. WWG1WGA

Es el acrónimo de Where We Go One We Go All (donde va uno vamos todos, en español), uno de los eslóganes más repetidos en los círculos de la extrema derecha estadounidense. Fue introducido por QAnon en el foro 4chan como lema de combate.

La frase se atribuye a menudo (en esos mismos foros) a John Fitzgerald Kennedy, pero en realidad es una línea de diálogo de la película de 1996 Tormenta blanca, protagonizada por Jeff Bridges.

24. You Will Not Replace Us

El cántico predominante en la célebre reunión Unite the Right que tuvo lugar en Charlottesville en agosto de 2017 y que supuso la presentación en sociedad de los sectores más radicales de la extrema derecha del país. La marcha fue convocada por el supremacista Nathan Damigo y secundada por prominentes miembros de la alt-right como Richard Spencer (el creador del término alt-right como modo de referirse a los protectores de la identidad blanca).

La reunión se hizo famosa en los medios de comunicación después de que trascendiera un video con miles de hombres que portaban antorchas y cantaban you will not replace us, jews, you’ll not replace us (no vais a reemplazarnos, judíos, no vais a reemplazarnos, en español).  

El acto terminó con el asesinato de un activista antifascista y heridas graves a otros dos después de que un coche conducido por el neonazi James Alex Fields Jr. embistiera a la multitud que participaba en una contramanifestación. La reunión fue tan extrema (muchos de los participantes portaban esvásticas) que incluso los Proud Boys declinaron la invitación. 

25. ZOG

Son las siglas de Zionist Ocupation Government (gobierno de ocupación sionista, en español). Aunque el término viene usándose desde mediados de los años 70, fue el líder neonazi David Lane en los 80, con sus teorías sobre el supuesto genocidio de la raza blanca, el que convirtió el término en el eje central del movimiento nacionalsocialista estadounidense.

ZOG es, en teoría, un gobierno en la sombra manejado por poderosas personalidades judías, un sistema dentro del sistema, una suerte de Estado dentro del Estado profundo.

Lane acabó fundando un grupo terrorista llamado The Order (su historia inspiró el filme del director Costa-Gavras El sendero de la traición), responsable, entre otras muchos atentados, del asesinato del locutor de radio judío Alan Berg

El término ha vuelto con fuerza en plataformas y foros frecuentados por elementos de la extrema derecha. Ya lo dice el refrán: Old Habits Die Hard (las viejas costumbres nunca mueren, en español).

4chan es una de las principales plataformas o tablones de imágenes, dividida en foros, en las que se han difundido las tesis de la alt-right y otras teorías conspiracionistas, además de ser el lugar de nacimiento de la comunidad Anonymous. QAnon, la imagen de Kek, los Boogaloo Boys o el concepto chad, entre muchos otros, proliferan por esta plataforma de memes creada por un estudiante de 15 años amante del anime en 2003. Con el tiempo, han surgido foros similares, como 8chan.

Más en opinión

Blog del Suscriptor
.

Otegi, hombre de paz... y de trena

Anterior
Ilustración: Javier Muñoz

Sánchez o el gobierno nugatorio

Siguiente