Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, durante el debate del pasado martes en Atresmedia.

Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, durante el debate del pasado martes en Atresmedia.

LA LISTA DEL SÉPTIMO DÍA

¿Cuáles son los 4 resultados electorales más sorprendentes que podrían darse hoy?

Los sondeos dan como claro ganador al PSOE, pero las elecciones de hoy son las más imprevisibles en cuarenta años de democracia y nadie descarta posibles sorpresas.

1. Vox, por delante del PP

Un 85%. Esas eran las posibilidades de ganar las elecciones que el diario New York Times le concedía a Hillary Clinton sólo unas horas antes del triunfo de Donald Trump en los comicios de 2016. "La posibilidad de que Hillary Clinton pierda es la misma que la de que un pateador de la liga NFL falle un field goal a treinta metros de distancia" decía el diario demócrata. Otros medios arriesgaron aún más en sus apuestas. Alguno de ellos llegó a hablar de un 98%

No fue el único error estrepitoso de las empresas demoscópicas ese año. El 'sí' al brexit, aunque posible, no era considerado como probable por prácticamente ninguna agencia seria. También se equivocaron las encuestas cuando vaticinaron un 'sí' a las conversaciones de paz entre el Gobierno colombiano y los terroristas de las FARC. Se equivocaron en España cuando auguraron el sorpaso de Podemos al PSOE. Y en Cataluña, cuando auguraron la victoria de ERC en unas elecciones, las de 2017, finalmente ganadas por Ciudadanos. 

¿Podrían equivocarse ahora? ¿Podrían errar tanto como para que Vox se convirtiera en el gran triunfador de las elecciones? ¿Cómo para que quedara por delante del PP? A primera vista, Vox, que ha sido demonizado por los partidos nacionalistas y de izquierdas, parece susceptible de esconder ingentes cantidades de voto oculto. Pero, ¿tanto como para superar al PP? En cualquier caso, y dado que ambos partidos son vasos comunicantes, un sorpaso de Vox a los populares es casi imposible sin una debacle de los de Pablo Casado. La victoria sería pírrica y de ella sólo se beneficiaría Pedro Sánchez

2. El PSOE arrasa y puede gobernar con el único apoyo de Podemos

La posibilidad preferida por el electorado de izquierdas, según la mayoría de los sondeos. Dicho de otra manera, el resultado deseado tanto por una mayoría de votantes socialistas como por una de Unidas Podemos. Pero para que eso ocurriera, el PSOE debería obtener un resultado cercano a su franja alta en los sondeos más optimistas (alrededor de 140 diputados) y Podemos frenar su caída hasta la cota de los 30-40. 

PSOE y Podemos son el PP y el Vox de la izquierda, es decir vasos demoscópicos comunicantes, así que es fácil prever que el voto que gane uno de ellos será voto perdido, en buena parte, por el otro. Pero la posibilidad de que PSOE y Unidas Podemos sumen en solitario se ha convertido en la segunda más probable de todas (tras la de PSOE+Unidas Podemos+ERC y/o PNV) a medida que transcurría la campaña. A la espera, por supuesto, de cómo hayan podido influir los debates electorales del lunes y el martes en el electorado socialista. 

Si la suma PSOE-Unidas Podemos se hace realidad se deberá, sin duda alguna, al éxito de Sánchez a la hora de consolidar la idea de que el PSOE es el voto útil frente a Vox y un posible tripartito de las derechas. Narciso Michavila, presidente de la empresa demoscópica GAD3, publicó el pasado viernes un enigmático tuit que aludía a la victoria sorpresa de Ibarretxe en 2001, cuando el PNV logró aglutinar el voto útil del nacionalismo vasco frente al binomio PP-PSOE que todos los sondeos daban por ganador. ¿Estaba insinuando Michavila una victoria aplastante del PSOE?  

3. Empate a 175 entre bloques

O lo que Kiko Llaneras, analista de El País, llama "el superbloqueo". Es decir, un resultado en el que el bloque formado por PP+Cs+Vox sume 175 diputados y el bloque formado por PSOE+Unidas Podemos+todos los demás, otros 175. Para que eso ocurriera, además, la única opción de Gobierno intrabloques, es decir la de PSOE+Cs, debería sumar también menos de 176 diputados (el Congreso de los Diputados tiene 350 diputados, así que esa es la cifra de la mayoría absoluta). 

La posibilidad de que eso ocurra, según Llaneras, es de cuatro entre 15.000. No imposible, pero sí altamente improbable. En la práctica, además, un doble empate como este sería fácilmente remediable mediante la abstención del diputado de algún partido minoritario, como el de Coalición Canaria.  

4. Nadie contento y repetición de elecciones

Las urnas podrían arrojar perfectamente un resultado endiablado. Por ejemplo, uno en el que el bloque de derechas no sumara, pero tampoco lo hiciera el de izquierdas. En el que, además, el PSOE quedara muy por debajo de sus expectativas, es decir alrededor de los 90 diputados, y VOX por encima de Cs, lo que bloquearía cualquier posibilidad de que el partido naranja se integrara en un Gobierno en minoría con PP y los de Santiago Abascal

Con un resultado así, Pedro Sánchez no dispondría de la fuerza suficiente para pactar con los nacionalistas vascos y catalanes sin crear un cisma social de muy difícil gestión, y el país se vería abocado a unas segundas elecciones. En la práctica, el resultado sería muy similar al de los últimos ocho meses, con el añadido de la presencia de Vox en el Congreso de los Diputados. Y esa, con las elecciones autonómicas y municipales a la vuelta de la esquina, con la sentencia del juicio a los líderes del procés a las puertas, y con Cataluña bloqueada por las fuerzas secesionistas, sería una de las peores opciones imaginables posibles. 

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
El presidente del PDeCAT, David Bonvehí.

PDeCAT ahora será JxCat: su Consejo Nacional vota sí al enésimo cambio de siglas

Siguiente