Manifestación de sindicatos y asociaciones independentistas en Barcelona.

Manifestación de sindicatos y asociaciones independentistas en Barcelona. EFE

LA LISTA DEL SÉPTIMO DÍA

30 normas de estilo para hablar del golpe de Estado separatista

Utilizar el vocabulario del separatismo para hablar de lo ocurrido en Cataluña durante los últimos años es empezar a perder la batalla desde el lenguaje. 

1. El 131 presidente de la Generalidad nacerá alrededor de 2800, si es que para entonces sigue existiendo Cataluña. Quim Torra es el décimo presidente de la Generalidad de Cataluña. Y el primero de Tractoria.

2. En español no se escribe "la Generalitat" a secas sino "la Generalidad de Cataluña". Porque en España hay más de una Generalidad y porque los valencianos no son menos que los catalanes.

3. El término "el Gobierno" se refiere siempre al Gobierno español. El resto de gobiernos, al ser regionales y de rango inferior, necesitan adjetivo: "el Gobierno catalán" o "el Gobierno murciano". Si se quiere tocar de verdad las narices, "el Gobierno autonómico catalán" o, más tocanarices todavía, "el Gobierno regional catalán". 

4. El nacionalismo de izquierdas no existe. ¿A quién se le ha ocurrido semejante idiotez? Todos los partidos nacionalistas son ultraderecha, cuando no nacionalsocialismo 2.0

Asamblea Nacional de la CUP.

Asamblea Nacional de la CUP.

5. El idioma mayoritario en Cataluña y de identificación primaria de los ciudadanos catalanes según datos de la propia Generalidad de Cataluña, y por lo tanto el idioma propio de la región en sentido estricto, es el español, no el catalán. 

6. No se escribe "el proceso soberanista" o "el proceso independentista" sino "el proceso separatista". Soberanía e independencia son términos con connotación positiva y, además, los catalanes ya disfrutan de ambas por su condición de ciudadanos españoles y europeos. Lo que los separatistas piden es la construcción de un muro legal y social que los separe de aquellos a los que ellos consideran inferiores. Por lo tanto, "separatistas" y "proceso separatista". 

7. El 1 de octubre no hubo ningún "referéndum del 1-O". Hubo un simulacro de votación. Es decir una votación amañada. Así que mejor escribir eso: "La votación amañada del 1-O".

8. Cataluña no es un sujeto político equivalente a España puesto que Cataluña sólo existe como consecuencia de la voluntad soberana de los ciudadanos españoles. Así que mejor que "Cataluña", "la comunidad autónoma catalana" o "la región catalana". 

9. La "policía catalana" son los Mossos, pero también la Guardia Civil, la Policía Nacional y hasta las distintas policías municipales porque todas ellas son policías en un sentido genérico y también catalanas, puesto que operan en Cataluña. Así que si nos queremos referir específicamente a los Mossos d'Esquadra, mejor escribir "la policía autonómica catalana".

10. "Los consellers" son "los consejeros". Su equivalente no son los ministros del Gobierno, sino los consejeros del resto de gobiernos regionales. De la misma manera, el presidente español no debería reunirse con presidentes regionales de tú a tú, puesto que son funcionarios de rango inferior al suyo. En todo caso, el interlocutor de los presidentes regionales debería ser el secretario de Estado para las Administraciones Territoriales

11. No existe ningún "conflicto soberanista" en Cataluña. Lo que ha sucedido en Cataluña, y sigue sucediendo a día de hoy, es un golpe de Estado. Más específicamente, un "golpe de Estado catalanista". El tercero que dan los nacionalistas catalanes en los últimos cien años, por cierto.

12. En Europa, y por lo tanto en España, no hay "exiliados". Hay "prófugos de la justicia"

Puigdemont y Torra en Berlín.

Puigdemont y Torra en Berlín. Efe

13. Tampoco existen presos políticos en una democracia. Son políticos presos o, más genéricamente, "criminales", "delincuentes" o "golpistas". "Presuntos", si todavía no han sido condenados. A mí me gusta especialmente la expresión "los líderes del golpe de Estado catalanista encarcelados"

14. Cataluña no tiene himno. Los que tienen himno son los partidos separatistas catalanes. Así que especifiquemos: "El himno de los partidos separatistas catalanes, Els segadors". 

15. Si hay que ser estrictos, ni siquiera existen partidos separatistas catalanes. Lo que en Cataluña llaman "partidos soberanistas" son sólo las distintas facciones del movimiento xenófobo de ultraderecha que ha gobernado la región durante los últimos cuarenta años de democracia. Y por eso tampoco existe el "catalanismo político" sino, más bien, "la ultraderecha catalanista". 

16. Este es un clásico, pero hay que recordarlo a diario: Guerra de sucesión, no de secesión

17. "El Parlament" no existe. Existe "el Parlamento autonómico (o regional) catalán"

18. A Inés Arrimadas hay que adjetivarla siempre que se pueda. "Inés Arrimadas, la ganadora de las elecciones autonómicas del 21-D"

19. La expresión "el Estado español" sólo tiene sentido si lo queremos diferenciar del resto de Estados europeos: el francés, el alemán, el italiano… En el contexto de informaciones nacionales, "el Estado", a secas, es siempre el español. No hay más Estados en España. Lo otro son comunidades de un rango administrativo inferior al estatal. 

20. "Los países catalanes" son pura ciencia ficción. Existen las comunidades autónomas de Cataluña, Valencia y Baleares. En "la franja" de Aragón se ríen de los "países catalanes" y en el sur de Francia la cosa no les da ni para chiste malo. 

21. Jamás ha existido una "Corona de Cataluña". Ni siquiera una "Corona de Aragón y Cataluña", que apenas se menciona históricamente una vez y en un contexto muy específico. Lo que sí existió fue la Corona de Aragón, de la cual Barcelona era un condado más, y ni siquiera el más importante de ellos

Un policía nacional, trabajando durante una manifestación separatista.

Un policía nacional, trabajando durante una manifestación separatista. Efe

22. La senyera es en realidad la bandera de la Corona de Aragón. Así que mejor especificar siempre que se pueda: "La bandera de la Corona de Aragón, adoptada por el gobierno regional catalán como bandera oficial de la comunidad".

23. "Rebelión" y "sedición" son las figuras penales con las que el Código Penal español castiga lo que en lenguaje llano llamamos "golpe de Estado". Así que, en este contexto, "rebelde" y "sedicioso" son sinónimos de "golpista". Tan golpistas son Junqueras, Puigdemont y los consejeros encarcelados como Tejero. 

24. La diferencia entre nacionalismo y patriotismo es que el primero es excluyente y el segundo, incluyente. Afinando más, el nacionalismo es predemocrático y el patriotismo, que en realidad es simple conciencia de ciudadanía democrática, constitucional. Por eso ERC es un partido nacionalista y Ciudadanos, todo lo contrario.

25. El único franquismo sociológico que sobrevive en España a día de hoy es el de esos partidos nacionalistas vascos y catalanes que reclaman privilegios predemocráticos.

26. Carles Puigdemont no es el "presidente legítimo" ni el "presidente en el exilio". Si me apuran, hasta el título de "expresidente" le queda grande. Así que mucho mejor referirse a él como "el tuitero Carles Puigdemont"

27. No existe una Cataluña, sino dos: la democrática y la separatista. De ahí que jamás haya que utilizar el término genérico "los catalanes" para hablar de las aspiraciones ilegales de una parte minoritaria de ellos, la separatista

28. En Cataluña no existe la prensa privada en catalán. Todos los medios que escriben en catalán, del primero al último, son nacionalistas y escriben al dictado de los partidos separatistas de ultraderecha. Ninguno de ellos es sostenible financieramente ni sobreviviría medio minuto a la intemperie del libre mercado. Y de ahí que sea necesario considerarlos como medios públicos a todos los efectos. En el mejor de los casos, existen "medios públicos catalanes" (TV3, Catalunya Ràdio) y "medios concertados catalanes" (el resto). 

29. De igual manera, todavía está por nacer el primer periodista catalán (nacionalista). Lo que hay, a carretadas, son "funcionarios de la Consejería de Comunicación de la Generalidad de Cataluña". Periodistas catalanes, lo que se dice "periodistas catalanes", sólo lo somos los que trabajamos en medios privados de Madrid. Y ninguno de nosotros es separatista. 

30. Los equidistantes no existen, como no existe el monstruo del Lago Ness: son un mito. Los que se suelen llamar "equidistantes" no son más que nacionalistas de ultraderecha por desarmarizar. En este sentido, son todavía más peligrosos que los separatistas porque pretenden convencernos de que existe una vía intermedia entre el delito y la democracia. Así que de "equidistantes" nada. "Nacionalistas de ultraderecha por desarmarizar" y punto

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.

Iglesias a Sánchez: "Si quiere elecciones, que lo diga abiertamente"

Siguiente