NYT

NYT

The New York Times

LA DEMOCRACIA A EXAMEN

En Turquía la democracia está en peligro

En su día, los turcos se vieron capaces de fusionar la cultura musulmana con la democracia occidental y el secularismo. Eso es algo que ya nadie se cree.

Cualquiera que haya visitado el centro de Ankara, la capital de Turquía, se habrá fijado en la Estatua de la mujer -una escultura de bronce que representa a una joven que lee un libro-. Diseñada por el artista turco Metin Yurdanur, la obra se conoce como el Monumento a los Derechos Humanos, porque la mujer representada está leyendo la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Yo era una estudiante universitaria cuando se erigió la estatua en 1990. Nos sentábamos alrededor de ella durante horas a beber cerveza, fumar cigarrillos y escuchar rock mezclado con el sonido que producen al golpearse las piezas de backgammon de los bares y las casas de té cercanas. La escena era una mezcla de mundos opuestos: Oriente y Occidente, tradición y modernidad, religión y secularismo. Podría resultar algo confuso a ojos ajenos, pero a los turcos normalmente no nos importaba. Ser turco significaba de algún modo estar confundido en lo que se refiere a la identidad.

NYT

NYT

Suscríbete Iniciar sesión

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Santiago Abascal en Paracuellos.

Vox elige Paracuellos para empezar la campaña electoral del 26 de mayo

Siguiente