Tecnología

Utilizan células madre para combatir la obesidad

Noticias relacionadas

Las últimas estadísticas de 2014 mostraban que más del 39% de los adultos a nivel mundial padecían sobrepeso. Si a esta cifra le añadimos la población infantil que está en riesgo de padecer obesidad, nos queda un plano mundial con una alta disposición a enfermedades como la diabetes o el cáncer.

Como solución a este problema, investigadores de todo el mundo han desarrollado innovadores tratamientos para favorecer la pérdida de peso, controlar la aparición de otras enfermedades  e incluso seguimientos de la obesidad y su relación con el envejecimiento. 

Esta vez le toca el turno al equipo de investigadores del Queen Mary University of London, que descubrieron que reduciendo el tamaño de una estructura con forma de cilio (o pelo) en las células madre impedía su diferenciación a células grasas o adipocitos. En otras palabras, podría ser posible usar células madre para combatir la obesidad.

Células madre para combatir la obesidad

Parte del proceso por el cual las calorías se transforman en adipocitos (la reserva de grasas) se conoce como adipogénesis, y consiste en la diferenciación de células madre en células grasas. Los investigadores encontraron que durante este proceso la longitud del cilio primario aumentaba asociándose al movimiento de un grupo de proteínas específicas en el mismo.

Durante el experimento, Melis Dalbay, coautor de la investigación del School of Engineering and Materials Science, explica que probablemente la parte más importante del descubrimiento es que ha sido posible restringir la elongación (alargamiento) del cilio genéticamente, impidiendo así la transformación de la célula madre en adipocito.

Pero la elongación no solo depende de factores genéticos, sino que se ha descubierto que está influenciada por la acción de fármacos, la inflamación e incluso estímulos mecánicos. Esto comienza a explicar porqué factores como la inflamación lleguen a jugar un papel fundamental en el desarrollo y aparición de la obesidad y el riesgo a otras enfermedades.

Para concluir, el profesor Martin Knight, bioingeniero y autor principal de la investigación nos detalla la aplicación que recibirá este descubrimiento basándose en una técnica llamada cilio-terapia:

“Hemos encontrado que algunas condiciones, como las enfermedades de riñón, la ceguera, o problemas óseos pueden estar causadas por los cilios primarios. Esto nos acerca la idea de cilio-terapia, que consistirá en manipular los cilios a nuestro interés, previniendo así la aparición de enfermedades como el cáncer, la obesidad o la artritis”

Fuente | Queen Mary University of London