Erdogan durante un discurso en Estambul.

Erdogan durante un discurso en Estambul. Murad Sezer Reuters

Oriente Próximo Referéndum en Kurdistán

Erdogan amenaza con invadir el Kurdistán iraquí en respuesta al referéndum

"Podríamos llegar de repente por la noche" y atacar, ha dicho el presidente turco, que también ha advertido con cerrar el oleoducto de los kurdos.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha amenazado con intervenir militarmente en el Kurdistán iraquí, en respuesta al referéndum independentista de este lunes en esa región autónoma, con el argumento de que todas las opciones son válidas para evitar que se establezca un "Estado terrorista".

"Como ya he dicho antes, podríamos llegar de repente por la noche. Ya lo hicimos con la Operación Escudo del Éufrates (en Siria)", ha advertido el jefe del Estado en un discurso en Estambul, transmitido por la cadena NTV"Por supuesto no permitiremos que allí (en Irak) se establezcan, como en Siria, uno o varios Estados terroristas", ha añadido.

Erdogan ha asegurado que, al igual que el Ejército turco "limpió" de la presencia del grupo yihadista Estado Islámico 2.000 kilómetros cuadrados de territorio sirio fronterizo con Turquía, se podría acometer una operación de similares dimensiones en Irak. "Si hiciera falta, tampoco vacilaríamos en dar pasos similares", ha afirmado.

Según el mandatario turco, "todas las opciones políticas y diplomáticas están sobre la mesa para impedir que los asuntos de Irak y Siria se conviertan en amenazas para nuestro país". Además, ha exigido una vez más como "condición" que las autoridades del Kurdistán iraquí "retrocedan" en el proceso de independencia iniciado con el referéndum, pues "lo que no puede ser, no puede ser".

Cerrar el grifo del petróleo: una posibilidad

El presidente de Turquía también ha advertido con cerrar el oleoducto que sale desde el asentamiento kurdo al norte de Irak, pasando por Turquía, hasta llega a Europa. De esta manera pretende intensificar la presión sobre la región, impidiendo la exportación de cientos de miles de barriles de crudo al día.

El político islamista ha recalcado que su país "dará todos los pasos políticos, comerciales, económicos y de seguridad" para imponer sanciones al Kurdistán iraquí. Ankara ha mantenido estrechas relaciones comerciales y políticas con el Gobierno del Kurdistán iraquí, pero el Ejecutivo turco ha rechazado rotundamente la celebración del referéndum, al considerar que traerá más tensión a la región y que un Kurdistán independiente supone una amenaza a su propia seguridad nacional.

El gabinete turco teme las consecuencias que podría tener la creación de ese Estado kurdo entre esa minoría en Turquía, desde donde hace más de treinta años opera el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una guerrilla que ha pasado de pedir una nación kurda a solicitar más derechos culturales y sociales.

Además, Ankara ha advertido con cerrar las fronteras con el norte de Irak y restringir el espacio aéreo en la demarcación kurda contra el contra el Gobierno Regional del Kurdistán. También han anunciado que, por supuesto, Turquía no reconocerá el resultado de la votación.

La comunidad internacional, principalmente Estados Unidos, han pedido han exigido a las autoridades kurdas que cancelen la votación, asegurando que su celebración puede suponer una distracción respecto a la lucha contra el Estado Islámico.