La alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini.

La alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini. Francois Lenoir Reuters

Europa

La UE elude reconocer a Guaidó mientras Trump mantiene el pulso: no retirará su embajada

Tusk y Tajani reclaman apoyo para el líder de la oposición pero no logran convencer a los Veintiocho. EEUU dice que mantendrá a su personal diplomático allí.

Bruselas

Noticias relacionadas

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea han pactado esta noche una declaración de mínimos sobre la crisis de Venezuela en la que eluden reconocer a Juan Guaidó como presidente interino frente a Nicolás Maduro y se limitan a pedir "elecciones libres y creíbles". La UE se desmarca así de Estados Unidos, Canadá y otros países latinoamericanos como Brasil, Argentina o Chile, que sí han apoyado la autoproclamación de Guaidó en un intento de aislar al régimen de Maduro.

"La UE pide enérgicamente que se inicie de inmediato un proceso político que conduzca a elecciones libres y creíbles, en conformidad con el orden constitucional", señala la declaración hecha pública por la jefa de la diplomacia comunitaria, la socialista italiana Federica Mogherini, tras una ronda de consultas de emergencia con las capitales. Bruselas "apoya plenamente a la Asamblea Nacional como la institución democráticamente elegida cuyos poderes deben restaurarse y respetarse", añade.

Los 28 exigen al régimen de Maduro que respete los derechos civiles, la libertad y la seguridad de todos los miembros de la Asamblea Nacional, "incluyendo la de su presidente, Juan Guaidó". Es la única mención en el comunicado al líder de la oposición venezolana que se ha autoproclamado este miércoles presidente interino.

"El 23 de enero, los ciudadanos de Venezuela ha pedido masivamente democracia y la posibilidad de determinar libremente su destino. Sus voces no pueden ser ignoradas", insiste la declaración.

La decisión choca con el anuncio de Estados Unidos de mantener al personal diplomático en Venezuela frente a las 72 horas que Maduro les ha dado para abandonar el país.

Por lo demás, la UE denuncia que "la violencia y el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad son completamente inaceptables y no resolverán la crisis". "El pueblo venezolano tiene derecho a manifestarse pacíficamente, a elegir libremente a sus líderes y a decidir su futuro. La UE y sus Estados miembros siguen dispuestos a apoyar la restauración de la democracia y el Estado de derecho a través de un proceso político creíble y pacífico que se ajuste a la Constitución venezolana", concluye el comunicado.

Tusk y Tajani pedían apoyar a Guaidó

Antes de que se publicara la declaración, el primer dirigente de la UE en pronunciarse públicamente sobre Guaidó había sido el presidente del Consejo Europeo, el conservador polaco Donald Tusk, que pidió el apoyo expreso al líder de la oposición porque representa a las "fuerzas democráticas". Pero pese a su papel de mediador en busca de consensos en las cumbres de líderes de la UE, los 28 no le han hecho caso.

"Espero que toda Europa se una para apoyar a las fuerzas democráticas en Venezuela. A diferencia de Maduro, la Asamblea Nacional, incluyendo a Juan Guaidó, tiene un mandato democrático de los ciudadanos de Venezuela", ha escrito Tusk en su cuenta de Twitter. Un mensaje publicado antes de hora del que se deducía que los 28 están divididos sobre si reconocer o no a Guaidó frente a Maduro. El tuit del presidente del Consejo Europeo era un gesto de presión. Pero finalmente ha ganado el mínimo común denominador en la UE.

También el presidente de la Eurocámara, el popular italiano Antonio Tajani, cree que "contrariamente a Maduro, Guaidó sí tiene legitimidad democrática". No obstante, ha eludido ir un paso más allá y reconocer al líder de la oposición como nuevo presidente. "Sigo con mucha atención los acontecimientos en Venezuela. Se debe respetar las manifestaciones y la libertad de expresión de un pueblo que está harto de pasar hambre y sufrir los abusos de Maduro", ha dicho también en Twitter. El Parlamento Europeo no tiene competencias en política exterior.

En contraste con estas peticiones, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, ya anunciaba por la tarde que la UE no iba a hacer "seguidismo de nadie". España, junto con otros países como Portugal, Italia o Grecia, ha defendido durante los últimos meses mantener abiertos los canales de diálogo con Maduro, frente a otros Estados miembros como Reino Unido o Alemania que apuestan por una línea más dura. Tradicionalmente, el Gobierno español ejerce una posición de liderazgo en la política de la UE hacia América Latina.

Hasta ahora, los Veintiocho han eludido entrar en la cuestión del reconocimiento o no del último mandato de Maduro con el argumento de que "no reconocen Gobiernos sino Estados". Eso sí, boicotearon su toma de posesión el pasado 10 de enero al no enviar a ningún representante. A juicio de Bruselas, las elecciones presidenciales del pasado mayo "no fueron ni libres ni justas" y su resultado "carece de toda credibilidad".

La última iniciativa que está tratando de poner en marcha la UE respecto a Venezuela, hasta ahora sin mucho éxito, es la creación de un grupo de contacto internacional con países de la región con el objetivo de "crear las condiciones para una solución política, democrática y pacífica". En paralelo, los Veintiocho han aprobado un embargo de armas y una lista negra de dirigentes del régimen de Maduro sujetos a sanciones.

EEUU mantendrá al personal diplomático

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció este jueves que mantendrá a su personal diplomático destacado en Venezuela desoyendo así al Gobierno de Nicolás Maduro, e instó a la Fuerza Armada venezolana a protegerlos.

Pompeo dijo en un comunicado que Maduro, al que tildó de "expresidente", "no tiene la autoridad legal para romper las relaciones con EE.UU. o para declarar a los diplomáticos estadounidenses persona 'non grata".

Después de la decisión de Maduro de romper relaciones con Estados Unidos, Guaidó dijo que mantendrá relaciones diplomáticas con ese país, contrariando la decisión del líder chavista.

"El Estado de Venezuela desea firmemente que mantengan su presencia diplomática en nuestro país", según un comunicado difundido por Guaidó en la red social Twitter y dirigido a "todas las embajadas presentes en Venezuela".

Además, Guaidó instó a las misiones diplomáticas en Venezuela a "desconocer cualquier orden o disposición al respecto que contradiga el firme propósito del poder legítimo de Venezuela", en alusión a la decisión de Maduro. 

El jefe de la chavista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, Diosdado Cabello, advirtió al personal diplomático de Estados Unidos en su país de que "si no hay relaciones diplomáticas no hay ningún tipo de prerrogativas".

Lo hizo después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, rompiera relaciones con el Gobierno de Donald Trump.

"A lo mejor se va la luz en ese sector, no llega el gas", dijo Cabello en su programa transmitido por el canal estatal VTV como "cosas que pudieran ocurrir" en la embajada de Estados Unidos en Venezuela, ubicada en el este de Caracas.

Maduro anunció que el personal diplomático de EE.UU. que vive en Venezuela tenía 72 horas para abandonar el país, después de que Trump reconociera al jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, quien esta misma jornada se autoproclamó presidente interino de la nación.

Cabello dijo además esperar "a ver si se impone la cordura" y el Gobierno estadounidense se da cuenta de "que lo que están cometiendo es un exabrupto terrible que va a repercutir en ellos mismos".

Según Cabello, que encabeza un foro integrado únicamente por chavistas y no reconocido por diversos países del mundo, todas estas restricciones ocurrirían "siempre dentro del marco de la ley".