El ministro de Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, estalla contra Salvini

El ministro de Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, estalla contra Salvini

Europa

"Merde alors": Encontronazo entre Salvini y Luxemburgo por la inmigración

El líder de La Liga sostiene que Italia no necesita migrantes "esclavos" sino un aumento de la natalidad.

Bruselas

Momentos de gran tensión durante la conferencia sobre inmigración y seguridad organizada este viernes en Viena por la presidencia austriaca de la Unión Europea. El protagonista de todos los choques: el ministro del Interior italiano, el ultra Matteo Salvini, que parece decidido a dinamitar la UE desde dentro con su incendiaria retórica antiinmigrantes. El líder de La Liga ha atacado a su colega de Malta y ha tenido un duro encontronazo con el ministro de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, con tacos incluidos. Aunque la reunión era a puerta cerrada, el propio Salvini ha colgado el enfrentamiento en su página de Facebook.

"He escuchado decir a algunos colegas que necesitamos inmigración porque la población europea envejece. Mi punto de vista es totalmente diferente. Yo creo que mis ciudadanos me pagan para ayudar a nuestros jóvenes a empezar a tener niños de nuevo como hacían hace años y no para desarraigar a los mejores jóvenes africanos para sustituir a los europeos que ya no tienen niños", ha dicho Salvini durante su turno de intervención en la conferencia.

"Quizá en Luxemburgo existe esta necesidad, en Italia lo que necesitamos es ayudar a nuestros hijos a tener hijos, no tener nuevos esclavos que sustituyan a los hijos que no tenemos", ha señalado el ministro italiano del Interior en su característico tono  agresivo.

El ministro de Exteriores de Luxemburgo responde ante los comentarios antinmigración de Matteo Salvini

"Si Luxemburgo necesita más inmigración, yo en Italia prefiero que los italianos y las italianas vuelvan a tener hijos", ha insistido. El ministro de Exteriores de Luxemburgo estaba sentado dos sillas a la derecha de Salvini, pero sus palabras le llegaban con retardo por la interpretación. Cuando ha entendido lo que estaba contando el italiano, se ha arrancado el auricular y le ha interrumpido para responderle indignado, casi a gritos.

"En Luxemburgo, hemos tenido decenas de miles de migrantes italianos. Llegaron como inmigrantes para trabajar en Luxemburgo para que vosotros en Italia tuvierais dinero para pagar vuestros hijos", le ha replicado Asselborn a Salvini en francés. Y ha terminado con la exclamación "Merde alors!" (que en castellano significa algo así como "joder" o "maldita sea"). "Yo no le he interrumpido, déjeme terminar", le ha contestado impasible el líder de La Liga, sin siquiera mirarle.

No contento con colgar el vídeo del encontronazo, Salvini ha querido hacer más sangre del enfrentamiento y se ha quejado de que el luxemburgués le había insultado. "Mirad su reacción, no se lo ha tomado bien. Ha empezado a insultar...!", ha escrito Salvini en su muro de Facebook con un emoji burlón.

Retener a los inmigrantes en barcos

En Viena, Salvini y su homólogo austríaco, Herbert Kickl, del partido ultraderechista FPÖ, han propuesto que los inmigrantes rescatados en el Mediterráneo sean retenidos en los propios barcos hasta que se les identifique y se determine si tienen derecho al asilo o deben ser devueltos a sus países de origen. Una idea que se plantea después de que ningún país africano haya aceptado acoger los campos de migrantes que quiere establecer la UE fuera de sus fronteras.

"Para los que logran llegar a las aguas territoriales europeas y después son rescatados por un barco, deberíamos usar los barcos para llevar a cabo las verificaciones apropiadas sobre si necesitan o no protección", ha dicho Kickl en una rueda de prensa conjunta con su colega italiano.

El líder de La Liga ha asegurado que respalda la propuesta de Austria. De hecho, el propio Salvini bloqueó durante días este verano el desembarco de un centenar de inmigrantes rescatados por la guardia costera española. La fiscalía de Sicilia le acusa de "confinamiento ilegal" por estos hechos.

"Estoy totalmente a favor. De hecho, estaba diciendo que es irónico que un juez me está investigando por haber retenido a un grupo de inmigrantes en un barco en un puerto italiano durante 10 días", se  ha quejado Salvini.