Clara Martínez, en una reunión del colegio de comisarios.

Clara Martínez, en una reunión del colegio de comisarios. Comisión Europea

Europa La española más poderosa en Bruselas

Clara Martínez, la fontanera española de Juncker que fijó la posición de la UE sobre Cataluña

Se convertirá en jefa de gabinete de Juncker a partir del 1 de marzo tras 27 años de carrera en la Comisión.

Bruselas

En casi todas las fotografías de trabajo del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, aparece ella en segundo plano, con una carpeta azul rebosante de documentos y su imagen a menudo desenfocada. Clara Martínez Alberola (Valencia, 1963), alta funcionaria de la UE desde hace 27 años, es una de las fontaneras del equipo de Juncker desde que él llegó al cargo en noviembre de 2014, en concreto su número dos. El presidente ha decidido ahora ascenderla y nombrarla jefa de gabinete, es decir, su mano derecha, a partir del próximo 1 de marzo. Se convertirá así en la española con más poder en Bruselas.

"Es muy importante para España. Esto no tiene que ver con la política, ni con Rajoy ni con ningún partido. Tiene que ver con su capacidad de trabajo y su profesionalidad", explica a EL ESPAÑOL la eurodiputada del PSOE Inmaculada Rodríguez-Piñero, valenciana como Martínez y que la ha tratado personalmente. "Es una mujer profundamente europeísta, muy conocedora de España y dispuesta a hablar con todos. Una persona con un gran saber hacer, que facilita que se pueda avanzar y llegar a acuerdos. No puedo hablar más que maravillas de ella", asegura Rodríguez Piñero.

"La designación de Clara Martínez responde a su brillante carrera profesional, y será sin duda muy positivo para España que ella tenga esa destacada posición en una institución clave para el proyecto comunitario como es la Comisión Europea", señala a este periódico el líder del PP en la Eurocámara, Esteban González Pons.

Es la primera vez que una mujer dirige el equipo del presidente de la Comisión Europea. Hasta ahora ha habido 19 jefes de gabinete, todos ellos hombres. Martínez es también la primera persona española que llega a este cargo. "En los dos años y medio que llevo trabajando con ella he comprobado que tiene un conocimiento de los asuntos europeos fuera de lo normal", ha dicho Juncker al anunciar su nombramiento.

Juncker nombra a Clara Martínez jefa de gabinete

"Es una mujer de carácter con una personalidad entrañable. Con una gran capacidad de trabajo y totalmente al servicio de la institución y de la causa europea", relata a este periódico Olivier Bailly, jefe de gabinete del comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, que trabaja con ella.

Responsable de la posición de Bruselas contra el procés

Antes de entrar en el equipo de Juncker, Martínez estuvo durante más de nueve años (entre 2005 y 2014) en el gabinete del anterior presidente de la Comisión, el portugués José Manuel Durao Barroso, que la fichó por recomendación de la popular Loyola de Palacio. En ambos equipos, la valenciana ha contribuido decisivamente a definir la posición del Ejecutivo comunitario contra el desafío secesionista catalán, según explican a EL ESPAÑOL fuentes comunitarias.

Clara Martínez será la mano derecha del presidente Juncker

Clara Martínez será la mano derecha del presidente Juncker UE

Una línea que se ha mantenido inalterable desde el inicio del procés y que pasa por considerar la crisis catalana como un asunto interno y defender el orden constitucional español frente a los intentos de los secesionistas de internacionalizar el conflicto. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le impuso por sorpresa a Martínez la cruz de Isabel la Católica en febrero de 2016. Los independentistas sostienen que la nueva jefa de gabinete de Juncker tiene línea directa con Moncloa. Rajoy ha escrito en Twitter que su nombramiento constituye "un gran acierto".

Desde su amplio y luminoso despacho en el piso 13 del edificio Berlaymont, la sede de la Comisión en el corazón del barrio europeo de Bruselas, la valenciana desarrolla su trabajo lejos de los focos mediáticos. De hecho, apenas existen un par de entrevistas con ella pese a su larga trayectoria en la UE: es extremadamente discreta y muy distante con la prensa

"Nosotros no existimos, sólo estamos en la sombra", ha dicho Martínez del trabajo de los fontaneros de la Comisión. Sin embargo, el papel de estos altos funcionarios es fundamental: constituyen el primer filtro que decide las propuestas y decisiones que pasarán al colegio de comisarios. Ella sustituirá a uno de los jefes de gabinete más poderosos que ha tenido nunca el Ejecutivo comunitario, el alemán Martin Selmayr, que ha sido nombrado secretario general, es decir, máximo responsable de la administración comunitaria.

De Valencia, aunque la visita frecuentemente, echa de menos el sol y el buen tiempo. Se marchó de allí muy joven, a los 24 años. Después de licenciarse en Derecho en la Universidad de Valencia, obtuvo una beca para estudiar en el Colegio Europeo de Brujas. Allí conoció a su marido, un italiano con el que tiene tres hijos ya veinteañeros, y se especializó en derecho comunitario. En 1991 obtuvo su plaza en la Comisión Europea, en el departamento de mercado interior e industria, y desde entonces no ha parado de ascender peldaños en la administración comunitaria.

Su mayor frustración, la respuesta a la crisis de refugiados

Martínez sostiene que la Unión Europea debe ocuparse de cosas concretas, de los problemas que afectan a la gente. "Siempre pienso en mi madre, que cada día se lee tres periódicos y me llama diciendo: 'He leído que Juncker...'. Pues aquí, igual. A mi equipo siempre le pregunto: '¿Esto tu madre lo entendería?' El presidente en muchos casos es como tu madre. Te debe entender y tienes que explicárselo muy rápido", explicó en una entrevista en El CorreoLa valenciana se expresa fluidamente en inglés, francés e italiano y sabe también un poco de portugués.

Martínez también fue 'fontanera' de José Manuel Durao Barroso

Martínez también fue 'fontanera' de José Manuel Durao Barroso Comisión Europea

Antes de llegar al piso 13 del Berlaymont, Martínez pasó por varios departamentos de la Comisión. Trabajó en los preparativos de la ampliación de 2004 hacia los países del este y también ha sido responsable de la legislación sobre productos farmacéuticos. Hasta ahora, en el gabinete de Juncker se ha ocupado de las relaciones con el resto de instituciones de la UE, de la preparación del programa anual de trabajo del Ejecutivo comunitario y de la agenda de simplificación legislativa. También coordinó las iniciativas en respuesta a la crisis de refugiados.

Su mayor frustración en Bruselas es quizá el rechazo de muchos Estados miembros a las cuotas de demandantes de asilo que promovió Juncker. La crisis de refugiados "ha sacado lo peor de Europa". "Es triste que en Europa se ponga en cuestión la acogida de personas que huyen de la guerra porque a algunos no les da la gana albergarlos. Se está pecando de política a muy corto plazo. Y eso está reforzando a los partidos populistas y extremistas del centro de Europa, en países que tantas ganas tenían de entrar en la Unión", dijo en una entrevista a Levante-EMV.

Por lo demás, Martínez no se plantea un cambio de destino, ni a corto ni a largo plazo. "Estoy encantada en Bruselas, felicísima. Somos unos privilegiados. El trabajo que he hecho en la Comisión siempre ha sido muy interesante, me lo he pasado genial y he estado muy a gusto. He tenido mucha suerte, jefes muy buenos y compañeros estupendos", ha declarado.