Un grupo de migrantes desembarca en el puerto italiano de Catania (Sicilia)

Un grupo de migrantes desembarca en el puerto italiano de Catania (Sicilia) Antonio Parrinello/Reuters

Europa

La justicia europea tumba el recurso de Hungría contra las cuotas de refugiados

El reparto contribuye de forma efectiva y proporcionada a que Grecia e Italia puedan hacer frente a las consecuencias de la crisis migratoria, según el fallo.

Juan Sanhermelando Bruselas

Los Gobiernos nacionalistas y euroescépticos de Hungría y Polonia han perdido su batalla legal contra el reparto de refugiados decidido por la UE en 2015. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha decidido este miércoles rechazar el recurso presentado por el Gobierno de Viktor Orbán, y también por Eslovaquia, para anular las cuotas obligatorias de demandantes de asiloLa sentencia concluye que esta medida contribuye "de forma efectiva y proporcionada" a que Grecia e Italia puedan hacer frente a la crisis migratoria.

El fallo agrava el pulso entre Bruselas y los países del este por las cuotas migratorias. La Comisión lanzó en julio un ultimátum a Hungría, Polonia y República Checa por negarse a acoger refugiados, incumpliendo sus obligaciones legales. Eslovaquia se ha librado de momento porque ha aceptado a un pequeño número de personas. Si los tres países afectados no dan marcha atrás, el expediente podría acabar en multas.

"Si los Estados miembros que no han acogido a nadie o llevan mucho tiempo sin hacerlo no rectifican en las próximas semanas, daremos el último paso en el procedimiento de infracción y denunciaremos a Polonia, Hungría y República Checa ante el Tribunal de Justicia de la UE", ha avisado el comisario de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, en rueda de prensa. El TJUE puede imponer sanciones al final de un largo procedimiento.

Pero ni Hungría ni Polonia han dado ninguna señal de que vayan a recular. Al contrario. El ministro de Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, ha dicho que la sentencia es "terrible e irresponsable" y supone "una violación de las leyes y los valores europeos". "Esta decisión pone en riesgo la seguridad y el futuro de toda Europa", ha subrayado.

"Esto no cambia en nada la posición del Gobierno polaco respecto a la política migratoria", ha asegurado la primera ministra, Beata Szydlo. "Nuestra posición sobre las cuotas no cambia", ha coincidido el primer ministro eslovaco, Roberto Fico. "Continuaremos expresando nuestra solidaridad de modos distintos a que se nos obligue a acoger migrantes que de todas formas no quieren venir aquí", ha agregado.

Un reparto fracasado

El recurso en cuestión fue presentado por Hungría y Eslovaquia contra la decisión de repartir de forma obligatoria entre los países de la UE a 160.000 demandantes de asilo llegados a Grecia e Italia. A la demanda se sumó posteriormente Polonia, mientras que Alemania, Francia, Italia, Grecia, Bélgica, Luxemburgo y Suecia se han personado en el proceso para defender el reparto.

Budapest y Bratislava solicitaban al TJUE anular las cuotas obligatorias alegando que su adopción estuvo viciada de errores de procedimiento o derivados de una base jurídica incorrecta. Por otra parte, los dos países alegan que la medida no es adecuada para responder a la crisis migratoria ni necesaria. Consideran que las cuotas provocan un efecto llamada y ponen en riesgo la seguridad de la UE ante la amenaza yihadista.

La sentencia desestima todos los argumentos de Hungría y Eslovaquia. En primer lugar, sostiene que el reparto de refugiados no vulnera la legislación de la UE. El Tratado permite expresamente "adoptar todas las medidas provisionales necesarias para hacer frente de manera efectiva y rápida a una situación de emergencia caracterizada por la afluencia repentina de personas desplazadas".

Las cuotas obligatorias de refugiados, sostiene el TJUE, constituyen una medida adecuada para alcanzar el objetivo perseguido, que "no es otro que ayudar a Grecia e Italia a hacer frente a las consecuencias de la crisis migratoria de 2015".

Si finalmente el reparto de refugiados ha resultado poco eficaz es porque algunos Estados miembros, entre ellos Eslovaquia y Hungría, se han negado a llevarlo a la práctica, resalta el fallo. "El escaso número de reubicaciones efectuadas hasta la fecha en aplicación de la decisión impugnada puede explicarse por un conjunto de factores que el Consejo (de ministros de la UE) no podía prever en el momento en que la adoptó, en particular la falta de cooperación de determinados Estados miembros".

Cuando queda menos de un mes para el fin del programa, la UE sólo ha repartido a 27.645 refugiados, apenas el 17,3% de los comprometidos, según los datos a 1 de septiembre. Hungría y Polonia no han acogido a ninguno, mientras que República Checa ha recibido a 12 y Eslovaquia a 16. En España, la cifra asciende a 1.257, el 7,8% de la cuota de 16.000 asignada.

Pese a ello, Bruselas sostiene que en los últimos meses se han realizado "progresos satisfactorios", con una media de 2.300 reubicaciones al mes desde febrero de este año. Y confía que antes de que caduque el programa, el 26 de septiembre, puedan repartirse alrededor de 12.000 refugiados que todavía quedan en Italia y Grecia.