Boris Johnson en una comparecencia de prensa.

Boris Johnson en una comparecencia de prensa.

Europa Brexit

Boris Johnson: la factura del 'brexit' es "exorbitante"

La Unión Europea reclama que Reino Unido se haga cargo de los gastos del divorcio y cumpla sus obligaciones financieras.

Noticias relacionadas

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, ha declarado que la factura de divorcio con la Unión Europea es "exorbitante", según recoge Sky News

Cuando se le preguntó ante la Cámara de los Comunes si debía decirle a Bruselas 'go whistle', una expresión inglesa empleada cuando exiges algo pero no esperas conseguirlo, el Secretario de Exteriores dijo que "creo que las sumas que he visto... me parecen exorbitantes y creo que el 'go whistle' es una expresión totalmente apropiada".

Sobre este asunto, Johnson ha señalado que Reino Unido lleva gastado en la factura del divorcio decenas de miles de millones de euros. La mayoría de la cuantía ha ido destinada para cubrir una parte de los futuros compromisos presupuestarios contraídos por la UE mientras era miembro.

Boris Johnson también ha señalado que el Gobierno británico no ha hecho planes para un brexit duro porque el Reino Unido obtendrá un "gran acuerdo" en las negociaciones con Europa.

Sus comentarios vienen después de que, desde el número 10 de Downing Street, se rechazaran las sugerencias que indicaban que Theresa May planea retirarse de las conversaciones del brexit en septiembre. Este gesto supondría una muestra de desafío a las demandas de la UE para que Gran Bretaña pague una fuerte factura de salida.

Según el el medio británico, Johnson ha asegurado que la ciudadanía espera que el gobierno "se pusiera en marcha" para realizar un brexit beneficioso, y rechazó las demandas de la ex secretaria de Trabajo de la sombra Hilary Benn que había división en las filas conservadoras sobre si el Reino Unido podría salir sin un acuerdo.

Desacuerdo por el 'brexit'

La secretaria de Relaciones Exteriores de los laboristas, Emily Thornberry, ha presionado nuevamente al gobierno recordándole que "un no acuerdo" con Europa puede ser negativo, por eso quiso saber si tenía un "plan privado detallado" para mitigar los riesgos.

"Es un poco desconcertante, ya que la Primera Ministra fue quien decidió poner la opción de no negociar sobre la mesa y no pudo dejar de usar la frase durante la campaña electoral", ha declarado haciendo alusión a un posible arrepentimiento por parte del gobierno a la hora de plantear el divorcio. "Ahora, cuando preguntamos qué significa en la práctica -el brexit-, se niegan a explicarlo".

Ante estas acusaciones, Boris Johnson ha explicado que Gran Bretaña se alejado de su posición negociadora porque las conversaciones de acuerdo eran "muy vagas", ya que era de interés para los estados miembros de la UE asegurar un buen trato.

"No hay plan para ningún acuerdo porque vamos a obtener mucho y, sólo por el bien del ejemplo y la ilustración, les recuerdo que hubo un tiempo en el que Gran Bretaña no estaba en el Mercado Común", sentenció.