Corbyn y May ofrecieron reacciones muy diferentes en sus alocuciones.

Corbyn y May ofrecieron reacciones muy diferentes en sus alocuciones. Reuters

Europa

May gana las elecciones pero pierde diputados y deja un parlamento casi ingobernable

Los conservadores retroceden en escaños y los laboristas resurgen en una noche impensable para Jeremy Corbyn.

Londres

Ha ocurrido lo (casi) impensable. Theresa May ha salido de estas elecciones con peores resultados que los que obtuvo Cameron en 2015. La cita electoral deja a un Parlamento sin mayoría y a una May planteándose su futuro.

Los conservadores han obtenido 318 escaños frente a los 261 de Corbyn, que ha logrado unos resultados impensables si consideremos las encuestas previas. Son necesarios 326 escaños para obtener mayoría y ningún partido alcanza la cifra mágica.

Elecciones en Reino Unido: Theresa May pierde la mayoría absoluta

La jugada le salió mal. May quería reafirmarse ante Europa y ante los suyos pero ha acabado perdiendo. May se ha llevado un batacazo inesperado en la noche electoral de unas elecciones que ella sola decidió convocar, sin necesidad y por soberbia, para aumentar la distancia con los laboristas y poder imponer su propio brexit.

La noche no empezó bien para los conservadores. Las encuestas a pie de urna no sólo daban unos resultados que distaban muchísimo de la anhelada mayoría de +100, sino que no le otorgaban la mayoría suficiente para gobernar. A medida que ha avanzado la noche, los conservadores han visto cómo han perdido algunos de sus territorios objetivo y hasta seis de los ministros de May se han quedado sin escaño.

Resultados de las elecciones británicas

Resultados de las elecciones británicas

May ha mantenido la circunscripción de su condado, Maidenhead, pero al pronunciar su discurso estaba seria y le temblaba la voz. "Este país necesita un periodo de estabilidad. Si el Partido Conservador ha ganado la mayor cantidad de escaños y votos, le corresponderá asegurar esa estabilidad", dijo la jefa del Gobierno.

Sin embargo, a esta hora, los conservadores se reúnen para debatir cuál será el siguiente paso. Algunas voces dentro del partido, como el de la diputada Anna Soubry, piden responsabilidades. Soubry aseguró a la BBC que May "debe considerar su posición".

EL RESURGIR DE CORBYN

Los laboristas han vivido una noche de gloria. No han ganado estas elecciones pero el resultado mejora con creces las expectativas de hasta hace tan sólo seis semanas. Corbyn ha ganado algunos escaños a los conservadores y ha recuperado posiciones en Escocia y en Londres. Supera en más de una treintena el número de escaños que mantenía hasta ahora.

Corbyn ha pedido la dimisión de Theresa May.  Tras recibir la noticia de que mantenía su escaño por Islington Norte, afirmó que la primera ministra ha perdido el mandato que esperaba obtener en las elecciones anticipadas. "Convocó estos comicios porque quería un mandato. Lo que ha obtenido es una pérdida de asientos para los conservadores, una pérdida de votos y una pérdida de confianza. Creo que eso es suficiente para que se vaya”, dijo.

Corbyn, maltratado por la prensa, por los conservadores y en general por la opinión publica ha hecho una campaña excelente donde ha sabido manejar mítines multitudinarios y apelado a medidas muy populares. Durante este jueves, se han visto colas de jóvenes en multitud de centros electorales. El voto joven podría haberle dado a Corbyn hasta 40 diputados si se confirman previsiones.

UN PARLAMENTO INGOBERNABLE

Ningún partido cuenta con mayoría suficiente para gobernar en solitario. Los de May deberían unirse a los liberal-demócratas para poder tener una mayoría suficiente. Farron, sin embargo siempre ha sostenido que no habrá pactos tras la experiencia de 2010 con Cameron. Lo ha repetido esta noche: “Sólo para dejarlo claro: No habrá coalición. No habrá pactos”.

Los laboristas podrían obtener el apoyo de los nacionalistas escoceses del SNP. Nicola Sturgeon llegó a afirmar esto durante la campaña. Pese a todo, los diputados no son suficientes. Incluso con un eventual apoyo de los de Farron en caso de querer hacer un bloque anti-conservador. Lo que más uniría a estos tres partidos es su oposición al brexit, si bien los laboristas ya han dicho que no habrá marcha atrás en el proceso.

La alternativa ahora es un gobierno en coalición si algún partido consigue los apoyos suficientes. También podría darse un gobierno en minoría o la repetición de elecciones.

Es prematuro decir qué factores han podido jugar en contra de May para obtener estos resultados malos sin paliativos. Había mucho en juego: el brexit, el gasto social, los atentados, la seguridad, la movilización de los jóvenes. Lo más inmediato es esperar a cuál será la decisión del Partido Conservador con May, de momento, al frente. Todo, mientras los plazos apremia. En 11 días a partir de ya comienzan las negociaciones con Bruselas sobre el brexit. La cuenta atrás ya ha empezado.