Merkel conversa con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, al inicio de la cumbre del 'brexit'

Merkel conversa con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, al inicio de la cumbre del 'brexit' Eric Vidal/Reuters

Europa Cumbre UE

La UE aprueba por unanimidad un duro plan de negociación para el 'brexit'

Reino Unido deberá pagar un precio por marcharse de la Unión, avisan los dirigentes de los 27.

Noticias relacionadas

Los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 han aprobado este sábado por unanimidad durante una cumbre extraordinaria celebrada en Bruselas su duro plan de negociación para el brexit. Un plan que da prioridad a los derechos de los ciudadanos y a la factura de salida que deberá pagar Reino Unido. También incluye una cláusula que da a España poder de veto sobre las relaciones futuras entre la UE y Gibraltar.

Los líderes europeos se han conjurado además para mantener un frente unido contra Londres durante las conversaciones. Es la primera reunión formal a la que no está invitada la primera ministra británica, Theresa May.

"Las directrices (de negociación) se han adoptado de manera unánime. El mandato firme y justo de la UE a 27 para el brexit está listo", ha anunciado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en su cuenta de Twitter, poco después del inicio de la cumbre. En contraste con las tradicionales discusiones interminables en los Consejos Europeos, el plan para el brexit se ha adoptado en tiempo récord: un minuto, según un diplomático.

Las directrices dejan claro que Londres saldrá perdiendo por abandonar la Unión."Reino Unido debe irse en buenas condiciones para Europea. Habrá un precio, un coste para Reino Unido. Es la elección que han hecho. No tiene que ser punitivo, pero al mismo tiempo está claro que Europa sabrá defender sus intereses y que Reino Unido tendrá una posición peor mañana fuera de Europa que la que tiene hoy en la UE", ha dicho el presidente francés, François Hollande a su legada a la reunión.

Aunque a Hollande apenas le queda una semana como presidente de Francia, su enfoque lo comparten el resto de líderes de los 27. "Habrá que pagar la factura. No habrá un brexit gratis, cuando se toma una decisión hay que asumir las consecuencias", ha avisado el primer ministro belga, Charles Michel

Los dirigentes europeos han mostrado además su indiferencia ante las elecciones anticipadas convocadas por May con el fin de tratar de reforzar su posición en las negociaciones del brexit. "Es un problema interno del partido conservador que (la primera ministra) quiere resolver. No tener un brexit duro o un brexit blando sino un brexit de Theresa, y para eso necesita el apoyo de la población", ha sostenido el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel.

Rajoy quiere las mejores relaciones con Londres

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha apelado a tener "las mejores relaciones posibles" tras el brexit porque España tiene "lazos de todo tipo" con Londres. Reino Unido es el primer destino de las inversiones españolas y hay muchos turistas y residentes británicos en España. "Queremos solucionar las cosas de la forma más justa posible", ha señalado Rajoy.

Pero más allá de esta declaración de intenciones, el presidente del Gobierno se ha ceñido estrictamente a la línea común de los 27. A España "le valen" las directrices de negociación elaboradas por Tusk, y también está de acuerdo en que "se debe empezar a negociar la retirada primero", es decir, las cuestiones relacionadas con los derechos de los ciudadanos y la factura del brexit, y sólo después se podrá hablar sobre la relación de futuro.

De hecho, el mensaje común en el que han insistido todos los líderes en sus declaraciones ha sido la apelación a la unidad, que de forma sorprendente se ha mantenido en los meses posteriores al referéndum británico. "Debemos mantenernos unidos en la UE a 27. Sólo así seremos capaces de concluir las negociaciones", ha dicho Tusk. Una unidad que "no va contra Reino Unido", ha querido precisar el negociador jefe europeo, Michel Barnier, que representará a los 27 en las conversaciones.

"El referéndum británico ha sido uno de los golpes más duros que ha sufrido la UE. Pero paradójicamente ha habido una reacción y hoy podemos utilizar las negociaciones con Reino Unido como un elemento que contribuya a la unidad y el relanzamiento de la UE", ha argumentado el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.

Tanto Gentiloni como el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, han destacado que la UE dará prioridad a lograr un acuerdo sobre los derechos de los ciudadanos. Sin él, han avisado, no podrá haber ningún otro pacto.