Las encuestas pronostican una debacle para el Partido Laborista.

Las encuestas pronostican una debacle para el Partido Laborista. Toby Melville Reuters

Europa

Las claves de las elecciones con las que May quiere confeccionar un 'brexit' a su medida

La líder conservadora llama a celebrar comicios adelantados en junio confiando en expandir su poder.

Noticias relacionadas

En un sorpresivo giro de los acontecimientos, la primera ministra británica, Theresa May, ha llamado a celebrar elecciones anticipadas el próximo 8 de junio en busca de un mandato para pilotar la salida de Reino Unido de la UE en sus propios términos. Aquí, las claves para entender los comicios:

¿Qué pasa ahora?

El Parlamento ha aprobado este miércoles el plan de May para adelantar las elecciones de 2020 a junio de este año, con 522 votos a favor y 13 en contra. May necesitaba del apoyo de dos terceras partes de la Cámara de los Comunes y ha superado con creces ese umbral.

El líder de la cámara dijo el martes que el Parlamento se disolvería al inicio de mayo una vez que el calendario de May recibiera el visto bueno.

El 'Día D' los británicos elegirán a los 650 miembros de la Cámara de los Comunes, cada uno de los cuales representa un distrito electoral, y a continuación se formará el Gobierno.

Con el cambio de calendario las siguientes elecciones generales se trasladarán a 2022, esto es, dentro de cinco años.

De manera separada, el 4 de mayo Reino Unido celebrará comicios locales, como ya estaba planificado.

La Comisión Europea ha informado este miércoles de que las "auténticas negociaciones" de divorcio comenzarán después de las elecciones generales británicas.

¿Qué busca May con esto?

May, que se alzó en las primarias que el Partido Conservador celebró tras la dimisión de David Cameron como primer ministro, había rechazado en diversas ocasiones convocar elecciones anticipadas.

Ahora May justifica el cambio de rumbo alegando que la oposición boicotea los esfuerzos de su Gobierno por hacer cumplir la voluntad del electorado en un momento en que Reino Unido necesita actuar sin fisuras.

“Debería haber unidad [en el Parlamento de] Westminster, pero en vez de eso hay división. El país se está uniendo, pero no Westminster”, proclamó este martes.

Ante esta situación, la premier promete “certidumbre, estabilidad y un liderazgo fuerte” y para lograrlo aspira a ampliar su actual mayoría de 17 escaños en la Cámara de los Comunes.

Los expertos consultados por EL ESPAÑOL entienden esta maniobra como un intento de pulverizar a un desarmado Partido Laborista pero también de mitigar la influencia de facciones rebeldes de su propia formación y lograr así libertad para negociar un brexit a su medida e impulsar su agenda doméstica.

“Esencialmente, es una maniobra inteligente”, resume John Springford, director de investigación del centro de análisis pro-EU Centre for European Reform (CER). “Tiene una mayoría pequeña y tiene un grupo considerable de eurófobos radicales a su derecha que harán muy difícil la negociación a no ser que obtenga una mayoría amplia; el Partido Laborista está muy debilitado y presidido por un líder extremadamente débil; y las encuestas de opinión muestran que va a lograr una gran mayoría”.

Springford, sobre todo, ve en la decisión de May una apuesta por minimizar cualquier oposición interna a su liderazgo, especialmente por parte de aquellos euroescépticos más radicales.

Aunque las negociaciones con la UE aún no han comenzado, el Gobierno británico parece abierto a aceptar un periodo de transición que amortigüe su salida de los Veintiocho, lo que supone una línea roja para los defensores más acérrimos del brexit.

Una fuerte mayoría parlamentaria disminuiría la influencia de diputados rebeldes.

Existe un precedente histórico de un 'motín' conservador: en la década de 1990 diputados díscolos opuestos al Tratado de Maastricht provocaron verdaderos dolores de cabeza a John Major, que llegó a convocar primarias para reafirmar su liderazgo.

Asimismo, al organizar elecciones anticipadas, los próximos comicios se celebrarán en 2022 y para entonces May espera haber logrado un acuerdo sobre su relación futura con la UE.

Por otro lado, estas elecciones pueden ayudar a May a hacer realidad su visión para el país en cuestiones como la educación, donde la premier defiende la expansión de escuelas públicas selectivas, las polémicas grammar schools.

¿Puede realmente salirle bien?

Eso parece. Las encuestas pronostican una sonora victoria del Partido Conservador a costa de una derrota estrepitosa del Partido Laborista.

Por ejemplo, YouGov da una intención de voto a los conservadores del 44%. Sitúa en segundo lugar a los laboristas con un 23% y luego a los liberal demócratas con un 12% seguidos del eurófobo UKIP, que obtiene un 10%.

En la práctica, el Partido Conservador podría verse con una mayoría de más de 100 escaños en el Parlamento, según la web de predicciones Electoral Calculus.

.

. EE

Los sondeos también sugieren una escasa popularidad de Jeremy Corbyn, el líder laborista, que sufrió una oleada de dimisiones en su equipo así como una moción de confianza en su contra tras el referéndum del brexit.

Pese a los oscuros pronósticos, Jeremy Corbyn ha celebrado la decisión de May de convocar elecciones anticipadas asegurando que supone una oportunidad para “votar por un gobierno que priorice los intereses de la mayoría”.

“No cabe duda de que el laborismo será aplastado y que los conservadores aumentarán significativamente su mayoría”, asegura Robin Pettitt, experto en política británica de Kingston University London.

¿Hay alguien que se presente contra el 'brexit'?

El laborismo acepta el resultado del referéndum, aunque ha diseñado un test basado en seis criterios para valorar el acuerdo final de salida del Reino Unido, que el Gobierno ha prometido al Parlamento que podrá votar.

Pero los liberal demócratas, que aseguran que la cita electoral es la ocasión para evitar un “brexit desastroso”, podrían acaparar el voto europeísta.

“Creo que los liberal demócratas y los conservadores serán las principales voces enfrentadas”, señala Pettitt, que considera que el eurófobo UKIP ha perdido su nicho de votantes tras vencer en el referéndum del año pasado.

Colin Talbot, profesor de la Universidad de Manchester, coincide en que el Partido Liberal Demócrata será la formación pro-UE en las elecciones. El partido liderado por Tim Farron, sin embargo, no lograría escaños suficientes para obstruir la voluntad de May.

Los verdes han urgido a los laboristas y liberal demócratas a formar una “alianza progresista” para impedir la hegemonía tory -una opción a la que los nacionalistas escoceses se han mostrado abiertos-, pero ambos han rechazado la propuesta.

¿Qué sucede con Escocia?

“En lo que respecta a Escocia, esto ha sido un error de cálculo terrible”, ha señalado la ministra principal de la región, la nacionalista Nicola Sturgeon, sobre las elecciones anticipadas. “Eso significa que estas elecciones irán -más que nunca- de defender a Escocia frente a un Gobierno tory de derechas obsesionado con la austeridad que carece de mandato en Escocia pero que ahora cree que puede hacer lo que quiera sin consecuencias”.

Sturgeon envió recientemente una carta a May pidiendo la autorización de un referéndum soberanista que permita a los escoceses escoger entre salir de los Veintiocho de la mano del Reino Unido o convertirse en un Estado independiente que pueda decidir regresar a la UE. Londres ha reiterado que no es momento de plantear la cuestión.

Para Talbot, que predijo que el Gobierno escocés buscaría celebrar otro plebiscito tras el referéndum del brexit, estos comicios sólo pueden ayudar al Partido Nacional Escocés (SNP).

“Esto incrementa de forma masiva las posibilidades de que Escocia celebre otro referéndum de independencia e incrementa las posibilidades de que vote por la independencia”, asegura el experto, que argumenta que la perspectiva de un dominio conservador permanente en Londres alimenta el nacionalismo escocés.

¿Qué dice la UE?

La UE dijo el martes que las elecciones no alterarían sus planes para el brexit

Este miércoles, sin embargo, la Comisión Europea ha matizado que las verdaderas negociaciones empezarán cuando haya pasado la cita electoral.

Fuentes europeas han afirmado a Politico que esperan que los comicios refuercen el liderazgo de May para que las negociaciones lleguen a buen puerto.

En esta línea, el jefe de la diplomacia alemana, Sigmar Gabriel, aseguró el martes que confiaba en que las elecciones trajeran más certidumbre y claridad a las negociaciones de divorcio.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tuiteó tras el inesperado anuncio que había mantenido una “buena conversación telefónica” sobre las elecciones con May y comparó el brexit con el cine de Hitchcock.