41 ambulancias se han desplazado al lugar de los hechos.

41 ambulancias se han desplazado al lugar de los hechos. Reuters

Europa

Un terrorista suicida con vínculos islamistas, posible autor del atentado en San Petersburgo

Las autoridades afirman que el sospechoso es un hombre de 23 años procedente de Asia central. El examen de ADN determinará si fue un ataque suicida.

Un terrorista suicida con vínculos con grupos radicales islámicos habría sido el responsable de la explosión en el metro de San Petersburgo de este lunes, según ha indicado una fuente policial a la agencia Interfax.

Según la misma fuente, las autoridades han establecido la identidad del sospechoso, un hombre de 23 años procedente de Asia central que habría portado y detonado el explosivo en una mochila. Los restos de explosivos encontrados sugieren que un terrorista suicida habría sido el responsable del ataque, pero para tener certeza de esto será necesario esperar al examen de ADN que se está realizando.

Las autoridades han emitido una orden de búsqueda y captura contra dos personas que podrían estar implicadas e, insisten, en que siguen abiertas todas las líneas de investigación. 

En tanto, el hombre que previamente había sido identificado por las cámaras de vigilancia se ha personado ante la Policía y ha dicho que no tenía relación con el suceso.

Al menos once personas han muerto a causa de la explosión en un vagón del metro ruso y 47 personas han resultado heridas. El atentado ocurrió poco antes de las 15:00 hora local del lunes, en una jornada en la que se reanudaba el curso escolar tras las vacaciones primaverales en Rusia.

Aunque en un primer momento de la tarde se ha hablado de dos explosiones en distintas estaciones, las autoridades han confirmado que se trató de una única explosión entre las céntricas estaciones del Instituto de Tecnología y Sennaya Ploshchad.

Los artificieros desactivaron otro artefacto en la estación de Ploschad Vasstania, junto a la principal estación de trenes de la ciudad (Moskovski). Ese artefacto, que fue colocado dentro de un extintor, tenía una potencia (1 kilo de trilita) varias veces mayor que la que explotó, según informaron fuentes oficiales.

Las autoridades locales decidieron reforzar la seguridad en el aeropuerto de Púlkovo y en el resto de nudos de transporte de la ciudad, al igual que en los lugares de mayor concentración de gente, escuelas y guarderías.