Le Pen sube al coche protegida por Thiérry Légier en un acto de campaña este febrero.

Le Pen sube al coche protegida por Thiérry Légier en un acto de campaña este febrero. Sebastian Nogier Efe

Europa

Interrogan al círculo cercano de Le Pen por los supuestos empleos ficticios en la Eurocámara

¿Era realmente asistente en el Parlamento Europeo o su guardaespaldas? La Fiscalía francesa interroga a Thierry Légier, sombra de la líder de la ultraderecha francesa.

M.T.T./ Agencias

Thierry Légier, el guardaespaldas de la líder ultraderechista francesa, Marine Le Pen, es interrogado este miércoles por la Policía Judicial de París en el marco de las investigaciones por presuntas irregularidades en la contratación como asistentes en el Parlamento Europeo de él y otras personas cercanas a la política euroescéptica.

Légier llegó a primera hora de la mañana a los locales de la Dirección Central de la Policía Judicial de París para ser interrogado sobre su supuesto trabajo como asistente de Le Pen en la Eurocámara, según la televisión BFMTV en una información recogida por Efe.

Catherine Griset, la amiga y secretaria personal de la líder ultraderechista, también será interrogada por el mismo caso. Los vicepresidentes del Frente Nacional, Louis Aliot y Florian Philippot también están en el punto de mira de la Fiscalía de París.

La Justicia francesa abrió hace dos años una investigación a petición del Parlamento Europeo ante las sospechas de que Légier y Griset, ambos contratadas como asistentes parlamentarios de Le Pen en la institución, no efectuaban en realidad sus funciones. Légier era en realidad su guardaespaldas y Griset trabajaba para el partido en Nanterre, defiende la oficina antifraude de la Eurocámara. Légier había desempeñado el cargo de guardaespaldas del padre de la líder ultraderechista, Jean- Marie Le Pen, previamente.

Los investigadores franceses han registrado dos veces la sede del partido en Nanterre, a las afueras de París; la última vez, el pasado lunes. La oficina antifraude del PE pasó pruebas a la Justicia francesa el pasado verano y la Eurocámara ha reclamado a Le Pen 342.000 euros por los supuestos empleos ficticios. De no devolverlos antes del 28 de febrero, ha anunciado que le retirarán esa cantidad de su salario como eurodiputada. 

Marine Le Pen y el FN se defiende asegurando que se trata de una campaña política y mediática contra ella, que encabeza las intenciones de voto en las encuestas para la primera vuelta de las presidenciales francesas que tendrá lugar el próximo 23 de abril aunque en la segunda vuelta perdería.

El candidato conservador al Elíseo, François Fillon, sigue a la cabeza de los sondeos para la segunda vuelta, aunque ha bajado varios puntos después de que también a él le estallara un escándalo de supuestos empleos ficticios en la cara. Empleó a su mujer durante años como asistente parlamentaria en la Cámara baja francesa.

Aunque personas cercanas al entorno laboral del político pusieron en duda que Pénelope Fillon realmente hubiera desempeñado tal cargo, su marido defendió su labor aunque consideró que había sido un "error" contratarla después del revuelo causado. Del mismo modo, empleó durante un periodo de tiempo menor a dos hijos, tal y como reconoció él mismo.