Un coche arde durante los enfrentamientos de manifestantes con policías en un suburbio de París.

Un coche arde durante los enfrentamientos de manifestantes con policías en un suburbio de París. EFE/ EPA

Europa

Arden las afueras de París por la presunta violación de un hombre negro a manos de la policía

Los disturbios se extienden tras más de una semana de enfrentamientos con la policía y Hollande llama a la calma.

Cuatro agentes de policía detuvieron a Théo L. el 2 de febrero en Aulnay-sous-Bois, una localidad al norte de París, de forma presuntamente violenta y uno de ellos le violó con una porra, según las investigaciones preliminares. El joven de 22 años resultó hospitalizado con un desgarro anal de 10 centímetros. Tres agentes están imputados por "violencia voluntaria" y el cuarto agente por violación. Un informe preliminar de los investigadores asegura que la sodomización con la porra "no fue intencionada" y que formó parte de una detención "violenta y forzosa".

La víctima es un joven negro y los supuestos abusos policiales han provocado una ola de protestas -algunas violentas- que se producen desde hace más de una semana, al entender que el ataque estuvo motivado por cuestiones racistas. 

Hollande visitó a Théo L. en el hospital el 8 de febrero para mostrar su apoyo a la víctima.

Hollande visitó a Théo L. en el hospital el 8 de febrero para mostrar su apoyo a la víctima. Le Parisien/ Efe

François Hollande fue a visitar a Théo L. al hospital al poco de surgir la denuncia, que está siendo investigada. Este martes, el presidente de Francia ha vuelto a hacer acto de presencia en Aubersville, otra localidad del mismo departamento del suceso: "Los jóvenes merecen respeto cuando se les hacen controles. Y cuando hay problemas, es la Justicia la que tiene que ocuparse (del asunto)", ha asegurado durante la visita recogida por Efe. "No podemos aceptar que haya daños materiales a causa de un drama que yo mismo he denunciado".

No podemos aceptar que haya daños materiales a causa de un drama que yo mismo he denunciado

"Aún hay incidentes, incendios de vehículos y basura, pero me da la sensación, de acuerdo con lo que me dicen las autoridades de la prefectura, que estamos más bien ante un descenso [de los disturbios]", ha manifestado este martes en la radio Europe 1 Stéphan Troussel, el presidente del consejo departamental de Seine-Saint-Denis, la región donde se han expandido las protestas. Pero las noticias no terminan de darle la razón.

Los manifestantes huyen de los gases lacrimógenos durante su protesta en Bobigny el 11 de febrero.

Los manifestantes huyen de los gases lacrimógenos durante su protesta en Bobigny el 11 de febrero. EFE/ EPA

El recuerdo de otra ola de protestas que se prolongaron tres semanas en 2005 está en el aire. Las autoridades se emplean a fondo para "disminuir una situación altamente inflamable", aseguró Le Monde el lunes después de que el fin de semana las fuerzas del orden interrogaran a al menos 37 manifestantes tras nuevos disturbios. Pero los disturbios se están repitiendo cada noche en las afueras parisinas, según los medios franceses, y se están extendiendo por diversas localidades de la periferia parisina. Le Figaro asegura este martes que las protestas se están volviendo "cada vez más radicales".

"El estallido de la violencia de 2005 fueron tres semanas de choques por todo el territorio, con 300 edificios deteriorados, 10.000 vehículos incendiados, 130 policías y manifestantes violentos heridos y ningún muerto", ha recordado en un balance un alto funcionario a ese diario galo, que recuerda que por el momento no se ha llegado a ese punto. El propio Théo ha pedido a sus conciudadanos que no recurran a la violencia.