Vista general de la central de Flamanville

Vista general de la central de Flamanville Reuters

Europa ACCIDENTE NUCLEAR

Explosión en una central nuclear de EDF en Flamanville, en el norte de Francia

No ha habido fuga radiactiva tras la explosión en la sala de máquinas de uno de los reactores. Cinco personas han sufrido una intoxicación leve.

Noticias relacionadas

La central nuclear de Flamanville, en el norte de Francia y operada por EDF, ha registrado hacia las 10.00 horas de este jueves una explosión en la sala de máquinas del reactor 1 que se ha detenido por precaución.

Los bomberos han indicado que se ha producido una explosión que ha ocasionado un incendio en el corazón de la central, fuera de la zona nuclear de la misma. No ha habido fuga radiactiva. Han sufrido una intoxicación leve cinco personas.

El prefecto de La Mancha, Jacques Witkowski, precisó al canal "BFM TV" que no se trató de "un incendio con llamas, sino que levantó mucho humo, porque cuando un recubrimiento eléctrico arde, provoca una gran humareda". Matizó que se trata más "de una detonación causada por un sobrecalentamiento de una instalación eléctrica que de una explosión" e insistió en que el incidente "ya ha terminado".

Se ha abierto una investigación técnica para determinar las causas del problema. El reactor del accidente está en servicio desde 1986, tres años más tarde que el primer reactor de la central nuclear de Garoña (Burgos) a la que este miércoles el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de España dio vía libre para la reapertura en medio de críticas de los ecologistas y de la propia Asociación de Técnicos del CSN.

La eléctrica pública francesa EDF, que explota la central, señaló en un comunicado que el incendio "ya ha sido controlado" por el importante dispositivo de seguridad y de bomberos que fue trasladado hasta la central nuclear, que cuenta con tres reactores.

El tercero de ellos, en servicio desde el año pasado, es el primero de nueva generación EPR construido en Francia, una obra polémica puesto que, por un lado, acumuló diez años de retraso y, por otro, levantó críticas de los ecologistas.