El presidente de EEUU, Donald Trump.

El presidente de EEUU, Donald Trump. Reuters

EEUU

Primera gran victoria legislativa de Trump: aprobada definitivamente su reforma fiscal

Los republicanos han culminado, de esta manera, el mayor recorte fiscal en décadas.

Noticias relacionadas

El Congreso de Estados Unidos aprobó este miércoles, definitivamente la reforma fiscal impulsada por el presidente, Donald Trump, después de que un error procedimental obligara este martes a hacer una modificación de última hora antes de ser aprobada por el Senado.

Tras los cambios requeridos y el voto posterior a favor de la Cámara Alta (51-48), la Cámara de Representantes volvió a votar este miércoles a favor de la reforma como un mero trámite, de manera que los republicanos han culminado el mayor recorte fiscal en décadas.

Al sellar la primera gran victoria legislativa de Trump, los republicanos aplastaron la oposición de los demócratas para aprobar un proyecto de ley que recorta los impuestos a las empresas y los ricos, al mismo tiempo que otorga una desgravación fiscal mixta y temporal a los estadounidenses de clase media.

La Cámara de Representantes aprobó la medida por 224 votos contra 201, pasándola por segunda vez en dos días después de que una falta procesal forzara otra votación. El Senado lo aprobó por 51 votos contra 48 en las primeras horas del miércoles.

La votación final de la Cámara fue esencialmente una formalidad, ya que los cambios, que se hicieron para cumplir con las reglas presupuestarias del Senado, no alteraron significativamente la ley general. Pero la necesidad de una segunda votación dio munición a los demócratas, que ya habían acusado a los republicanos de tratar de acelerar la revisión de los impuestos a través de la Cámara de Representantes y el Senado.

"Estamos a cinco días de Navidad, pero esto es como el Día de la Marmota", dijo la representante demócrata de Nueva York, Louise M. Slaughter, quien denunció el proceso mediante el cual los republicanos llevaron a cabo su reescritura fiscal como "nada menos que una abominación".

El representante Lloyd Doggett, demócrata de Texas, dijo: "Limpiaremos este desastre y los errores en este proyecto de ley todo el próximo año".

Trump había prometido un recorte de impuestos para los estadounidenses de clase media durante su campaña de 2016. Al comienzo de una reunión del gabinete el miércoles, dijo que rebajar la tasa del impuesto corporativo del 35% al 21% era "probablemente el factor más importante en este plan".

Después de que Trump reiteradamente instara a los republicanos a que firmaran el acuerdo antes de fin de año, el asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn, dijo que el momento de firmar el proyecto de ley depende de si los recortes de gastos automáticos provocados por la legislación podrían suspenderse. Si es así, el presidente lo firmará antes de fin de año, dijo.

La legislación reduce la tasa del impuesto a la renta corporativa estadounidense al 21%, otorga a los dueños de negocios una nueva deducción del 20% sobre los ingresos del negocio y reestructura cómo el gobierno grava a las corporaciones multinacionales según las indicaciones que las empresas más grandes del país recomendaron durante años.

Millones de estadounidenses dejarían de detallar las deducciones según el proyecto de ley, por lo que determinadas exenciones fiscales que incentivan la propiedad de la vivienda y las donaciones caritativas estarían fuera de su alcance. 

Una vez que se hayan firmado, los contribuyentes probablemente verán los primeros cambios en sus retenciones en febrero. La mayoría de los hogares no verán el efecto total del plan fiscal en sus ingresos hasta que presenten sus impuestos de 2018 a principios de 2019.

Saquear a la clase media

Los demócratas han llamado a la legislación fiscal un regalo para los ricos que ampliará la brecha de ingresos entre ricos y pobres.

"Hoy los republicanos consiguen su victoria, saqueando con éxito a la clase media estadounidense para beneficiar a los poderosos y los privilegiados", dijo la líder demócrata de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Unos pocos republicanos han protestado por el gasto deficitario incluido en el proyecto de ley. Pero la mayoría de ellos lo han votado de todos modos, diciendo que ayudaría a las empresas y a las personas, al tiempo que impulsaría una economía ya en expansión que consideran que no crece lo suficientemente rápido.

"Hemos tenido dos trimestres consecutivos de crecimiento del 3%", dijo el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, después de la votación en el Senado. "El mercado de acciones ha subido. El optimismo es alto. Junto con esta reforma tributaria, Estados Unidos está listo para comenzar a actuar como debería haberlo hecho durante varios años".