Putin y Trump durante su encuentro en el G20.

Putin y Trump durante su encuentro en el G20. Reuters

EEUU

Estados Unidos ordena el cierre del Consulado de Rusia en San Francisco

La orden incluye también el cierre de dos anexos diplomáticos, uno en Washington y otro en Nueva York, antes del 2 de septiembre.

E.E.

El Gobierno de Estados Unidos ordenó este jueves el cierre del Consulado de Rusia en San Francisco y de dos anexos diplomáticos, uno en Washington y otro en Nueva York, antes del 2 de septiembre, informó el Departamento de Estado en un comunicado.

La medida responde a la decisión del Kremlin de mandar en julio pasado que Estados Unidos reduzca en 755 personas el número de diplomáticos y colaboradores que trabajan en su embajada en Moscú y en los consulados de San Petersburgo y otras ciudades.

Moscú dio ese paso, que Washington debía aplicar antes del 1 de septiembre, para igualar la presencia diplomática estadounidense con el mismo número del personal que Rusia tiene en Estados Unidos.

"Estados Unidos ha aplicado completamente la decisión del Gobierno de la Federación Rusa para reducir el tamaño de nuestra misión en Rusia. Creemos que esta acción fue injustificada y perjudicial para la relación en general entre nuestros países", afirmó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en el comunicado.

Medida de paridad

"Siguiendo la paridad invocada por los rusos, requerimos que el Gobierno ruso cierre su Consulado General en San Francisco, un anexo de la cancillería en Washington DC y un anexo consular en la ciudad de Nueva York. Estos cierres deben efectuarse antes del 2 de septiembre", subrayó Nauert.

Con la medida adoptada por Estados Unidos, precisó la nota, ambos países continuarán su labor diplomática con el funcionamiento de tres consulados cada uno.

"Aunque seguirá habiendo una disparidad en el número de diplomáticos y anexos consulares, hemos elegido permitir al Gobierno ruso mantener algunos de sus anexos en un esfuerzo por detener la espiral descendente de nuestra relación", indicó la portavoz.

"Estados Unidos espera que, tras avanzar hacia el deseo de paridad de la Federación Rusa, podamos evitar más acciones de represalia de ambas partes y avancemos hacia el logro del objetivo declarado de ambos presidentes: mejorar las relaciones entre nuestros dos países y aumentar la cooperación en áreas de mutuo interés", indicó.

Con todo, Estados Unidos -agregó- "está preparado para adoptar más acciones si fuera necesario y justificado".

Nuevas sanciones

La relación entre Washington y Moscú se ha tensado desde la decisión rusa de disminuir la presencia diplomática estadounidense en Rusia.

El pasado 2 de agosto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promulgó a regañadientes una ley que impone nuevas sanciones contra Rusia, al subrayar su "preocupación" porque limita su poder para levantar ese castigo sin la aprobación del Congreso.

La ley, aprobada por abrumadora mayoría bipartidista en las dos Cámaras del Legislativo, contempla sanciones que afectan a la industria petrolera y minera de Rusia por su supuesta injerencia en las elecciones de 2016 en Estados Unidos para perjudicar a la demócrata Hillary Clinton, derrotada por Trump.