América

El Supremo de Brasil investigará a Temer por obstrucción a la justicia

El presidente brasileño pasa a ser formalmente investigado en el marco de la operación Lava Jato.

El Tribunal Supremo de Brasil ha autorizado la investigación contra el presidente Michel Temer, objeto de una denuncia por intentar comprar el silencio de un influyente diputado que se encuentra preso.

El magistrado Edson Fachin, instructor del caso Petrobras en el Supremo, dio luz verde al pedido realizado por la Procuraduría General de la República, por lo que Temer pasa a ser formalmente investigado en el marco de la operación Lava Jato.

La autorización para investigar a Temer se produce después de que el diario O Globo revelase la existencia de una grabación en la que Temer supuestamente avaló la compra del silencio de Eduardo Cunha, impulsor del juicio político que destituyó a la presidenta Dilma Rousseff.

De acuerdo con la Constitución brasileña, un presidente sólo puede ser investigado por los actos cometidos durante el ejercicio de su mandato, y la supuesta obstrucción a la Justicia, según "O Globo", fue realizada por Temer el pasado marzo.

El presidente brasileño había anunciado esta tarde un discurso para dar explicaciones pero sus asesores han descartado una dimisión. El terremoto político ha desencadenado también la dimisión de uno de los ministros del Ejecutivo de Temer. Bruno Araújo, titular de la cartera de Ciudades  ha presentado su carta de renuncia, tal y como ha confirmado Efe. 

La dimisión de Araújo, cuyas razones no han sido aclaradas, fue confirmada a Efe por fuentes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), uno de los principales pilares del Gobierno de Temer en el Parlamento y cuyo presidente, Aécio Neves, fue objeto hoy de una vasta operación policial por asuntos de corrupción.

Temer está en el poder desde mayo de 2016 y de forma efectiva desde el 31 de agosto, cuando Rousseff fue destituida por el Congreso en el marco de un juicio político por el maquillaje de las cuentas públicas.

El presidente, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, reconoció la víspera que se reunió en marzo con el empresario de la compañía JBS, pero negó que comprara silencio de Cunha, expresidente de la Cámara de Diputados.

"El encuentro con el empresario Joesley Batista ocurrió a comienzos de marzo, en el Palacio de Jaburu, pero no hubo en el diálogo nada que comprometiese la conducta del presidente de la República", añadió en su nota.

Temer señaló que "defiende la amplia y profunda investigación para apurar todas las denuncias publicadas por la prensa" que responsabilice a los "eventuales implicados en cualquier ilícito que sea comprobado".