Jummai tuvo que luchar por ser aceptada tras librarse de Boko Haram.

Jummai tuvo que luchar por ser aceptada tras librarse de Boko Haram. Carol Allen Storey/ International Alert

África África

Termina el infierno para 82 de las niñas nigerianas secuestradas por Boko Haram en 2014

El Gobierno confirma el rescate de varias docenas de las niñas de Chibok, intercambiadas por dos miembros del grupo encarcelados.

E.E.

Obligadas a casarse con sus secuestradores y a convertirse al Islam, usadas como escudos humanos, hambrientas y violadas hasta 15 veces al día. El calvario terminó este sábado para 82 de las niñas secuestradas por la organización terrorista Boko Haram hace más de tres años y por cuya libertad el Gobierno nigeriano habría liberado a dos miembros encarcelados del grupo.

Un calvario que conocemos por el testimonio de las aproximadamente 57 niñas que lograron escapar en los siguientes días al secuestro. También contaron que les amenazaban con degollarlas si se negaban a seguir sus instrucciones y otras, debido a su virginidad, fueron vendidas por 2.000 nairas (menos de 10 euros) o entregadas como esposas a líderes de la secta.

Las liberadas ayer forman parte de las 220 estudiantes que habían sido raptadas de un colegio de secundaria en abril de 2014, en la ciudad de Chibok, situada en el estado de Borno, al noreste del país. Este acontecimiento conmocionó a la opinión global, que lanzó una campaña en las redes sociales bajo el hashtag de #bringbackourgirls. La por aquel entonces primera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, y una larga lista de celebrities apoyaron esta iniciativa con mensajes de solidaridad.

"Hoy, 82 chicas de Chibok fueron liberadas. Después de largas negociaciones, nuestras agencias de seguridad han devuelto a estas chicas a cambio de algunos sospechosos de Boko Haram en poder de las autoridades", dijo el portavoz presidencial Garba Shehu en un comunicado sin especificar el número de terroristas liberados.

Una fuente militar citada por Reuters confirmó que las niñas estaban siendo trasladadas a Banki, cerca de la frontera con Camerún, para comprobar su estado de salud: "Una vez que las niñas estén en lugar seguro, se les efectuarán pruebas psicológicas y exámenes médicos antes de permitir que se reúnan con sus familias", explicaron estas fuentes.

Más de 100 aún capturadas

El pasado mes de octubre, 21 de estas jóvenes ya fueron liberadas gracias a un acuerdo alcanzado por Suiza y el Comité Internacional de la Cruz Roja; mientras que otras habían logrado huir por su propio pie. Sin embargo, aún quedaban 195 niñas retenidas por el grupo islamista.

El presidente de Nigeria Muhammadu Buhari dijo hace unas semanas que el gobierno estaba "en continuas negociaciones para asegurar el rescate del resto de niñas". Finalmente, el acuerdo se ha logrado después de mucho esfuerzo. 

Durante más de dos años no hubo rastro de las niñas de Chibok, una región donde Boko Haram tenía fuerte presencia, pero el descubrimiento de una de estas jóvenes con un bebé en mayo de 2016 aumentó las esperanzas de poder rescatar al grueso del grupo.

Boko Haram adquirió notoriedad internacional, incluso antes de venderse como una franquicia del Estado Islámico (EI) en África al declarar su propio califato islámico en el norte del país. Actualmente también ostenta el récord de ser el grupo terrorista más despiadado del continente, con más de 20.000 muertos y un millón de desplazados.

Naciones Unidas ha hecho énfasis durante todo este tiempo en que las niñas de Chibok no han sido las únicas que han sufrido la violencia de Boko Haram. Al menos 2.000 niños y niñas han sido raptados por el grupo terrorista desde 2014, Muchos de los cuales han sido explotados sexualmente o han sido obligados a formar filas y empuñar armas de fuego; incluso a inmolarse con chalecos bomba, según Amnistía Internacional.