Un automóvil de la Policía Federal de Brasil en la frontera con Venezuela.

Un automóvil de la Policía Federal de Brasil en la frontera con Venezuela. Reuters

Mundo

Dos sargentos venezolanos desertan en la frontera con Brasil

Los agentes están siendo tratados como refugiados en el país vecino.

Dos sargentos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) desertaron el sábado en la frontera entre Venezuela y Brasil, donde se registraron graves incidentes entre las autoridades venezolanas y manifestantes antichavistas, tras el fracasado intento de introducir ayuda humanitaria al país caribeño.

Los dos agentes están siendo tratados como refugiados en Brasil, según confirmaron este domingo a Efe fuentes del Ejército brasileño. Ambos se encuentran en un centro de abrigo de la denominada "Operación Acogida", situado en la localidad brasileña de Pacaraima, que es el único paso terrestre formal entre Brasil y Venezuela.

Estos dos sargentos se suman a los alrededor de 60 militares que, según las autoridades colombianas, desertaron también ayer y pidieron refugio en el país andino.

La "Operación Acogida" es una iniciativa que puso en marcha el Gobierno brasileño el año pasado para recibir a los miles de venezolanos que huían de la crisis política, económica y social que atraviesa su país; está coordinada por el Ejército y en ella participan organismos internacionales.

Brasil intentó en la víspera dar entrada a un primer cargamento de ayuda humanitaria para Venezuela, pero fracasó en el intento ante el bloqueo de las fuerzas públicas venezolanas, que cumplían la orden del Gobierno de Maduro de mantener cerrada la frontera entre los dos países.

Dos camionetas grandes, cargadas con alimentos y medicinas reunidas por Brasil y Estados Unidos, viajaron este sábado desde Boa Vista, capital del estado de Roraima (norte), hasta Pacaraima, a unos 220 kilómetros.

Ante el bloqueo de las autoridades venezolanas, aparcaron en medio de una zona considerada neutral, a unos 300 metros de distancia del puesto de control fronterizo venezolano, donde permanecieron durante algunas horas antes de emprender el camino de vuelta y adentrarse de nuevo en Pacaraima.

A partir de ahí, un grupo de antichavistas comenzó a lanzar piedras y cócteles molotov en un depósito de la Guardia Nacional Bolivariana, lo que provocó la reacción de los agentes con el lanzamiento de bombas lacrimógenas.

Episodios más graves se vivieron en el lado venezolano, donde la oposición habla de 14 muertos y más de 20 heridos de bala en la localidad de Santa Elena de Uairén, en el estado Bolívar, limítrofe con Brasil.

Por otro lado, en la frontera con Colombia se calcula que hubo al menos 285 heridos. La ayuda humanitaria fue solicitada por el jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, quien se autoproclamó en enero pasado presidente de ese país al considerar a Maduro un "usurpador" del Poder Ejecutivo. Guaidó ha sido reconocido por unas 50 naciones, entre ellas Estados Unidos y Brasil.