Inmigrantes esperando afuera del tribunal de inmigración en San Francisco.

Inmigrantes esperando afuera del tribunal de inmigración en San Francisco. AP

Mundo

Citas falsas para juicios por deportaciones provocan colas de hasta 1.000 personas en EEUU

Citas en días que en el calendario no existen o audiencias a media noche han provocado un aluvión de inmigrantes colapsando los tribunales.

Más de 1.000 inmigrantes aparecieron en los tribunales de todo Estados Unidos el pasado jueves para presentarse a audiencias a las que habían sido citados pero que, en realidad, no estaban programadas, según dice un grupo de abogados. Mientras, el Departamento de Justicia se las apaña con las consecuencias del final del cierre de gobierno que ha durado algo más de un mes.

Abogados de inmigración informaron de las colas que se formaron alrededor del edificio del Tribunal de San Francisco, las filas que recorrían bloques enteros en Los Ángeles y cientas de personas que esperaban en Newark (NY).

Estos problemas son el último ejemplo de las autoridades de inmigración lanzando una larga lista de citas para que los inmigrantes acudan al tribunal a audiencias que, al final, nunca se llegaron establecer.

Los abogados ya dijeron a la CNN el año pasado que habían observado una ola de lo que ellos llaman "citas falsas". Por ejemplo, los abogados informaron de citas expedidas para días u horas a las que los tribunales no están abiertos, como el 31 de septiembre (mes que siempre acaba en 30) o a horas como media noche.

"Los tribunales de inmigración han alcanzado un nuevo punto en su crisis", dice Laura Lynch, asesora política de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración. Desde la asociación, han dicho que han registrado hasta 1.000 personas apareciendo en los tribunales con citas de audiencias inexactas.

En una sala de espera llena en el Tribunal de Inmigración de Arlington (Virginia) el pasado jueves, los inmigrantes confundidos que esperaban con sus papeles, pidieron ayuda a los abogados. Algunos dijeron que habían conducido durante horas o se habían despertado a las 3:30 de la mañana para llegar a tiempo a la cita.

"Me marcho con una pregunta. Me pregunto ¿por qué?", dice Bigail Alfaro, que busca asilo con sus dos hijos. "Estoy nerviosa y asustada". La abogada de inmigración Eileen Blessinger se encontraba en el tribunal esperando a entrar a trabajar, mientras respondía preguntas y pedía a los funcionarios que sellasen los documentos a los inmigrantes para demostrar que habían acudido.

"¿Qué pasa?", le preguntaba una mujer. "No tienes una audiencia, han cometido un error", le respondió Blessinger.

En un tribunal de inmigración en Atlanta, un grupo de 40 personas esperaban su turno, casi uno por uno, a que un empleado que hablaba español les atendiese para decirles que sus audiencias se habían "pospuesto".

Algunos acudían con sus hijos, otros tapándose con mantas. "Nos dijeron que nos enviarían otra citación por e-mail", dice un hombre. "¿Pero quién sabe cuándo? Y la peor parte es que no nos avisan con suficiente tiempo para prepararnos".

"Esto es absurdo"

En Los Ángeles, el juez de inmigración Jonathan Vallejo ha dicho que vio a 30 o 40 personas pasando a una sala donde les dijeron que no había tiempo para las audiencias de todos, mientras rellenaban documentos que acreditasen que habían acudido al tribunal.

"Es absurdo lo que está ocurriendo", dice. También hubo problemas en Dallas (Texas) y San Diego (California). La oficina del Departamento de Justicia que se encarga de los tribunales de inmigración ha culpado, parcialmente, al mal tiempo y al cierre del Gobierno.

La oficina "fue incapaz de llevar a cabo las audiencias con algunas personas que creían que tenían una cita", dijo el Departamento de Justicia en un comunicado. "En algunos casos, se han reasignado para otro día".

El presidente Donald Trump ha criticado repetidas veces el sistema de inmigración, específicamente el hecho de dejar libres a los inmigrantes mientras esperan su cita en el tribunal. Para remediarlo, su administración ha solicitado contratar más jueces para abastecer las demandas en los tribunales.

Pero eso no ha ocurrido, hay 409 jueces de inmigración en todo el país, y solo 80 vacantes, mientras que el número de casos aumenta.

Durante años, el número de casos pendientes ha ido aumentando poco a poco, mientras que aumentan los que pueden citarse en cualquier momento. Hay más de 800.000 casos pendientes, según datos de la Universidad de Siracusa.

Un retraso de más de un mes

Incluso el exFiscal General Jeff Sessions incorporó una cuota que requiere que se resuelvan al menos 700 de estos casos al año para recibir una evaluación "satisfactoria". Entre 2011 y 2016, los jueces completaron una media de 678 casos al año.

El juez Ashley Tabaddor, presidente de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, culpa al cierre de gobierno de la saturación de estos tribunales. "Lo que ha hecho ha sido añadir un gran retraso a los casos. Vamos con un retraso de cuatro o cinco semanas", le dijo a la CNN. 

Los jueces de inmigración dicen que las citas erróneas agobian injustamente a los inmigrantes y crean más presión en un sistema que ya sufre de un gran retraso.

"Imagina el estrés de enfrentarte a una posible deportación", dice el juez Jeremy McKinney. "Te piden que acudas al tribunal o te deportarán si no vas. Conduces cientos de kilómetros y esperas en la cola para que te digan que la cita no era real".