Howard Schultz, expresidente de Starbucks.

Howard Schultz, expresidente de Starbucks.

Mundo

De dirigir Starbucks a la Casa Blanca: Howard Schultz quiere ser presidente de EEUU

Mientras que Trump asegura que no tiene las "pelotas" para presentarse, los demócratas creen que su candidatura ayudará a su reelección.

El que fuera director ejecutivo de Starbucks desde 1986 hasta 2000 y desde 2008 hasta 2017, Howard Schultz, ha asegurado que quiere postularse para presidente de EEUU. El empresario se presentaría a las elecciones presidenciales de 2020 como candidato independiente.

"Estoy pensando seriamente en presentarme para presidente. Competiré como independiente centrista, fuera del sistema de los dos partidos", aseguró Schultz en el programa "60 Minutes", de la CBS.

Schultz dice considerarse demócrata, pero ha decidido ser candidato independiente ya que el país vive "tiempos frágiles". "No solo está el hecho de que Trump no está cualificado para ser presidente, sino que los dos partidos nunca hacen lo que es necesario para el pueblo estadounidense", afirmó Schultz.

Cuando el entrevistador, Scott Pelley, le dijo que su patrimonio es mayor que el de Trump -unos 3.500 millones de euros-, le preguntó: "¿Estás dispuesto a gastar lo necesario para ganar?". Schultz dijo que "tendremos los recursos para hacer lo que sea necesario".

Trump no ha dudado en contestar al empresario en Tuiter diciendo que "Schultz no tiene las "pelotas" de presentarse a presidente. Le he visto en '60 Minutes' y estoy de acuerdo en que no es "la persona más inteligente". A parte, ¡América ya tiene eso! ¡Solo espero que Starbucks todavía me esté pagando su alquiler en la Torre Trump!".

Schultz inquieta al Partido Demócrata

Schultz, de 65 años, abandonó Starbucks el año pasado después de una década al frente de la compañía. Ahora, comienza su carrera política, pues ha asegurado al diario The New York Times que ya ha comenzado los trámites para figurar en las papeletas de las elecciones de 2020. Además, ha dicho que piensa recorrer el país durante los próximos tres meses antes de anunciar su candidatura formalmente.

El Partido Demócrata se encuentra inquieto desde que el multimillonario empresario anunciase sus intenciones políticas. Desde el partido creen que la candidatura independiente de Schultz no haría otra cosa más que dividir los votos de los "progresistas", ayudando a la reelección de Trump.

Ante esto, Schultz se ha defendido diciendo que no se presenta "para fastidiar" a los demócratas, ya que cree que puede conquistar la presidencia estadounidense. Simplemente cree que en un partido tendría que decir cosas en las que no cree, "porque el partido (demócrata) ha girado demasiado hacia la izquierda".

Schultz cree que "el pueblo estadounidense está agotado" y que "están buscando una mejor opción". Asegura que más del 40% del electorado "es independiente". "Su confianza se ha roto", dice. "Estoy preparado para que los cínicos y críticos vengan y digan que esto no puede hacerse. Creo que es antiestadounidense decir que no puede hacerse", añadió.

"Cuando oigo a la gente hablar de universidad gratis, pagada por el Gobierno, sanidad gratis y un trabajo gratis en el Gobierno para todo el mundo, sumado a una deuda de 21 billones de dólares, la cuestión es ¿cómo pagamos por todo eso sin llevar al país a la bancarrota?", se pregunta Schultz.