Leopoldo López Gil (izq.), el padre del opositor venezolano participa en la Convención

Leopoldo López Gil (izq.), el padre del opositor venezolano participa en la Convención

Mundo

Leopoldo López reclama al PP de Casado ayuda para "asfixiar" el régimen del “dictador Maduro”

El padre del opositor venezolano encarcelado agradece a los 'populares' su sintonía con la causa de la oposición venezolana.

Las banderas de Nicaragua, Cuba y Venezuela han relevado por unos minutos a la de España en la pantalla gigante que preside la Convención nacional del PP. Los populares han querido hacer un hueco en el apretado programa de su rearme ideológico para un panel sobre el "respeto a los Derechos Humanos frente a las tiranías" presentado por Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas.

Sobre el escenario Irving Cordero, activista por la democracia en Nicaragua; Rosa María Payá, fundadora de Cuba decide y Leopoldo López Gil. Ha sido el padre del opositor venezolano encarcelado por Nicolás Maduro el encargado de abrir esta ventana internacional de la convención popular, justo después del primetime de este sábado: la intervención del expresidente Jose María Aznar. 

"Mi voz representa a las de los que no pueden llegar hoy hasta aquí", ha lamentado López en referencia a su hijo, el líder opositor de Voluntad Popular que lleva más de dos años en arresto domiciliario. En un discurso breve y contundente, ha agradecido el apoyo del Partido Popular a la causa de la oposición venezolana y ha pedido a los de Casado colaboración para obrar el cambio en su país: "Desde aquí también se pueden hacer cosas para asfixiar a los dictadores. Y Maduro no es presidente, es un usurpador. Un dictador".

López también ha tenido unas palabras de homenaje y recuerdo para los más de cuatro millones de venezolanos que "se han visto obligados a huir de la miseria" y ha dado las gracias a España, que acoge a una parte importante de la comunidad venezolana. El padre del opositor encarcelado también ha mostrado con orgullo una bandera de España en una pulsera de su muñeca. "Uso esta bandera porque estoy orgulloso de ella. Soy venezolano de alma y corazón pero también me siento un español orgulloso", ha arengado al auditorio, que ha correspondido su exaltación con una gran ovación.

Las palabras de Irving Cordero alertando la delicada situación que atraviesa Nicaragua bajo la presidencia de Daniel Ortega, también han sido escuchadas con atención por los presentes a pesar de estar Ifema aún bajo la resaca del discurso de Aznar.

La activista cubana Rosa María Payá ha sido la encargada de cerrar este espacio denunciando las violaciones de los derechos humanos y los abusos contra la libertad de expresión en la isla. La hija de Oswaldo Payá ha afeado al presidente Pedro Sánchez que olvidara mencionar estos abusos durante su reciente visita a Cuba para reunirse con el presidente Díaz Canel.