Emigrantes que esperan cruzar el túnel del Canal de la Mancha

Emigrantes que esperan cruzar el túnel del Canal de la Mancha Efe

Mundo

Reino Unido y Francia reforzarán la cooperación para combatir la llegada de migrantes en el canal de la Mancha

Desde el pasado noviembre, más de 220 personas han sido capturadas por las autoridades en precarios botes hinchables.

Los Gobiernos británico y francés acordaron este domingo "reforzar" la cooperación para combatir la llegada de inmigrantes desde Francia a Inglaterra por el canal de la Mancha en precarios botes hinchables presuntamente fletados por criminales organizados.

El ministro del Interior del Reino Unido, Sajid Javid, habló por teléfono con su homólogo francés, Christophe Castaner, quien en su cuenta de Twitter ha confirmado que trabajarán de forma conjunta para atajar la crisis desatada el pasado noviembre.

"En contacto con mi homólogo británico, Sajid Javid, nos coordinamos para reforzar nuestra acción de lucha contra el traspaso ilegal de la Mancha efectuado por ciertos migrantes irregulares en pequeñas embarcaciones poniendo en riesgo sus vidas", escribió el ministro francés de Interior.

Javid agradeció a través de la red social la colaboración de Francia e indicó que ambos países unirán esfuerzos para frenar la inmigración ilegal "protegiendo nuestras fronteras y vidas humanas".

Acusado de inacción por la oposición, el ministro británico se ha visto obligado a acortar sus vacaciones navideñas y regresa mañana a su despacho para afrontar el "grave asunto" de la llegada a la costa inglesa de inmigrantes supuestamente procedentes de campos de refugiados franceses.

Una investigación de la BBC ha revelado que grupos organizados de delincuentes tratan de captar a inmigrantes en campos franceses para que crucen el canal en sus embarcaciones con el argumento de que las fronteras se cerrarán después del brexit o salida británica de la Unión Europea.

Desde el pasado noviembre, más de 220 personas, en su mayoría iraquíes, iraníes, sirios y afganos, han sido capturadas por las autoridades tras arribar en pequeñas embarcaciones a diversos lugares del sureste inglés.

Hoy mismo, seis iraníes han sido aprehendidos en una playa del condado de Kent, después de que el viernes se capturara a otras doce personas en Dover y el jueves a nueve, entre ellos tres niños, en la localidad de Sandgate.

Javid declaró anoche que la situación "es grave" pero observó que "no hay una solución fácil", y subrayó la necesidad de equilibrar la protección de personas vulnerables con la seguridad de las fronteras.

La portavoz de Interior del Partido Laborista, Diane Abbott, le ha acusado en la cadena pública BBC de ofrecer "una respuesta lenta" y "defectuosa", mientras que el diputado conservador Rehman Chishti, de la comisión de Interior de la Cámara de los Comunes, ha lamentado "la falta de liderazgo" en el Gobierno.

Chris Hogben, jefe del Proyecto Invigor contra el crimen organizado liderado por la Agencia Nacional del Crimen del Reino Unido, declaró que se han destinado "recursos significativos" para ayudar a las autoridades francesas a combatir la actividad de los traficantes.

Por su parte, la organización no gubernamental Detention Action, que defiende a los inmigrantes detenidos en suelo británico, opinó que si la gente se arriesga para llegar a Inglaterra es porque el Gobierno "no facilita rutas legales y seguras" para que soliciten asilo.