Benjamin Netanyahu

Benjamin Netanyahu

Mundo ISRAEL

La policía israelí ve indicios suficientes para acusar a Netanyahu de corrupción

La Policía israelí recomendó este domingo 2 de diciembre acusar al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en el conocido como "caso 4000", que investiga si recibió una cobertura positiva del portal de noticias Walla a cambio de favores a su propietario, según informó la policía en un comunicado.

La autoridades israelíes indicaron que ven indicios suficientes como para acusar "de soborno, fraude y abuso de confianza" al jefe de Gobierno y también apunta al procesamiento del accionista mayoritario del grupo Bezeq y el portal de noticias Walla, Shaul Elovitch.

"La principal sospecha es que el primer ministro aceptó sobornos y actuó en un conflicto de intereses interviniendo y actuando en decisiones regulatorias que favorecen a Shaul Elovitch y al Grupo Bezeq, y al mismo tiempo exigió directa e indirectamente interferir en el contenido del sitio Walla de una manera que lo beneficiara", señaló la nota policial.

Durante la investigación del caso 4000, que comenzó en febrero y concluyó en noviembre, se reunieron los testimonios de 60 personas, se realizó una investigación fuera de Israel, y se recopilaron y analizaron materiales de investigación, incluidas grabaciones y documentos, además de la incautación de unos 28 millones de euros.

A su término, "la evidencia en el caso indica que la relación entre el primer ministro y sus asociados cercanos con el Señor Shaul Elovitch fue una relación de soborno", consideró la Policía. Ésta cree, de acuerdo a los hallazgos, que entre 2012 y 2017, el jefe del Ejecutivo y sus asociados "intervinieron de manera flagrante y continua, y en ocasiones incluso a diario, en el contenido publicado por el sitio web Walla News, y también buscaron influir en el nombramiento de altos funcionarios (editores y reporteros)".

Estas intervenciones "tuvieron la intención de promover sus intereses personales mediante la publicación de artículos y fotos halagadoras, eliminando el contenido crítico sobre el primer ministro y su familia". La Policía concluye que "hay suficientes indicios para sustentar las sospechas contra las partes involucradas".

En el caso del primer ministro, por cometer "delitos de soborno, fraude y abuso de confianza y aceptar de manera fraudulenta las circunstancias agravantes". En cuanto a su mujer, Sara, también valoran que hay pruebas que avalan una acusación de "soborno, fraude, abuso de confianza y la interrupción de procedimientos de investigación y judiciales".

Mientras, Elovitch podría afrontar cargos por "soborno, interrupción de los procedimientos de investigación y juicio", además de denuncias por delitos contra la Ley de Valores y de Prohibición de Lavado de Activos.

En febrero, la Policía israelí recomendó a la Fiscalía imputar a Netanyahu por soborno, fraude y abuso de confianza en otros dos casos por los que era investigado desde hace un año.  Netanyahu siempre ha rechazado las acusaciones asegurado, a través de Twitter, estar seguro de que "también esta vez las personas competentes, después de investigar el asunto, llegarán a la misma conclusión: que no van a encontrar nada porque no hay nada".