Mohammed bin Salman habla con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. /Reuters

Mohammed bin Salman habla con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. /Reuters

Mundo

La sintonía de los 'marginados' MBS y Putin marca el inicio de la cumbre del G20

La tensión por el asesinato de Khashoggi y por el conflicto entre Rusia y Ucrania protagonizaron el inicio de la cumbre en Buenos Aires.

Dos saludos, dos imágenes muy diferentes. Del tímido saludo de Trump a Mohamed bin Salmán (MBS) al efusivo choque de manos de Vladimir Putin con el príncipe heredero saudí. El vivido con el presidente ruso fue el único momento de alivio para MBS en la reunión de los líderes del G20 en Buenos Aires (Argentina). La tónica dominante fue la del aislamiento al joven príncipe, señalado como planificador del asesinato de Jamal Khashoggi.

El presidente de EEUU saludó brevemente este viernes, en el inicio de la cumbre, a Bin Salmán, una semana después de dar por cerrada la respuesta de Washington al polémico caso del asesinato del periodista saudí por parte de agentes de Riad.

Tomás Serrano

La corta conversación entre Trump y Bin Salmán se produjo durante el fragmento cerrado a la prensa de la sesión plenaria de la cumbre del G20, que reúne este viernes y este sábado en Buenos Aires al grupo de las veinte mayores economías desarrolladas y en desarrollo del mundo.

"Ambos intercambiaron unos breves comentarios amables en la sesión (plenaria) de líderes, igual que (Trump) hizo con casi todos los otros líderes que asistieron", explicó a los periodistas un alto funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato.

Preguntado al respecto, Trump aseguró que no hablaron de nada importante.

"No tuvimos ninguna discusión. Podríamos (haberlo hecho), pero no tuvimos ninguna", dijo Trump a la prensa durante un encuentro trilateral con los primeros ministros de Japón, Shinzo Abe, y la India, Narendra Modi.

El presidente estadounidense afirmó la semana pasada que mantendría un encuentro bilateral con Bin Salmán si ambos coincidían en la cumbre del G20, pero finalmente la Casa Blanca decidió no programar esa reunión.

Ese encuentro habría levantado probablemente ampollas en el Congreso de EEUU, donde sigue muy viva la polémica por el supuesto asesinato en octubre de Khashoggi a manos de un grupo de agentes saudíes, entre ellos algunos cercanos al príncipe heredero.

Bin Salmán protagonizó además un comentado encuentro con el presidente ruso, Vladímir Putin, con quien chocó palmas durante la sesión plenaria, un gesto que pudieron captar las cámaras.

Putin chocó su palma derecha con la del príncipe heredero. El informal gesto de cercanía se registró cuando ambos líderes se sentaban a la mesa, uno junto al otro, en el plenario del grupo de las veinte mayores economías desarrolladas y en desarrollo del mundo.

Putin y Bin Salman coinciden en Buenos Aires en momentos críticos para ambos, como las tensiones entre Rusia y Ucrania en el Mar Negro y la investigación por el asesinato de Khassoghi.

Ambos también siguen de cerca el precio del petróleo, con un valor del Brent que repuntó este viernes después de que Rusia haya indicado que evalúa recortar su producción de crudo junto con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

La OPEP decidirá la próxima semana en Viena si apuesta por una limitación coordinada de sus extracciones con el objetivo de frenar la caída que ha registrado el crudo desde principios de octubre.