Combinaciones de cosméticos no habituales.

Combinaciones de cosméticos no habituales.

Moda y Belleza

Cóctel de cosméticos: mezclas inesperadas que te embellecerán

Cremas corporales y aceites, aceites de limpieza y polvos de exfoliación enzimática... Para crear tu rutina cosmética perfecta puedes probar combinaciones, a priori, imposibles. 

9 agosto, 2022 00:58

No hay duda de la eficacia de una buena rutina cosmética. Siguiendo unos determinados pasos y utilizando los productos cosméticos adecuados para cada caso, el resultado está asegurado. 

[Las cremas antiarrugas más efectivas]

Sin embargo, en ocasiones podemos combinar productos en mezclas que parecen imposibles y con ello, podemos conseguimos un efecto diferente, más potente o incluso, más adecuado para las necesidades del momento. 

Sí, en el mundo de la belleza y la cosmética existen recomendaciones, pero no hay normas estrictas, y todo es modulable o adaptable a cada persona, y a cada una de sus necesidades.

Los pasos de las rutinas 

¿Cuáles deberían ser los pasos adecuados para las rutinas cosméticas? En primer lugar, en línea de salida, siempre, siempre, la limpieza. Es indispensable para lucir una  piel bonita y que los productos o tratamientos que vayamos a utilizar posteriormente, sean efectivos. 

Es aconsejable comenzar con el agua micelar en el caso de que nos maquillemos. En caso contrario, podríamos saltarnos este primer paso. Eso sí, nunca el agua micelar será un producto único de limpieza. 

Lo ideal sería utilizar un producto en forma de espuma, que se aclare con agua o incluso, un aceite de limpieza que se emulsione con agua o no. Después, es aconsejable utilizar un tónico para finalizar la limpieza, con o sin alcohol. 

En este paso, también podríamos incluir los exfoliantes, que se pueden usar a diario o no, según cada piel y cada caso.

En el segundo paso, la aplicación del sérum sería lo ideal, ya que nos aportaría el activo en alta concentración que necesitamos y un tratamiento concreto para conseguir determinado efecto que busquemos: reducir manchas, finas líneas de expresión, añadir antioxidantes, etc. 

Aplicar sérum no es obligatorio, pero se trata de un producto que generalmente es muy ligero y en aquellas pieles que no soportan productos muy densos podría ser el producto clave y único. Hay sérums para diferentes usos, ya que pueden ser para el día o la noche. En este paso, también podemos incluir las ampollas de tratamiento o flash. 

En el tercer paso, aplicamos la crema, que del mismo modo, también puede usarse como tratamiento único, dependiendo de cómo sea su composición, su efecto y/o su textura. Generalmente, suelen ser diferentes las de tratamiento de día y las de noche. 

En este paso, podríamos incluir el filtro solar de día. Si la crema ya lo incluye es suficiente, pero vamos a tener que saber si necesitaremos más o menos protección solar. Por su parte, el tratamiento de noche también puede ser más o menos exfoliante. 

Aparte, vamos a incluir los productos específicos, por ejemplo, para el contorno de ojos, los corporales e incluso los capilares, y los de higiene en general. 

Cuando adquirimos los productos, todos incluyen unas recomendaciones de uso, adecuadas para ese efecto que deseamos conseguir. Sin embargo, hay otras maneras de usarlos y sobre todo, se pueden combinar dos productos, aunque aparentemente en una mezcla disparatada, pueden mejorar o ayudar a adaptarse a las necesidades de nuestra piel. 

Mujer aplicando una crema hidratante.

Mujer aplicando una crema hidratante.

Dúos cosméticos con efectos diferentes 

Cremas corporales + aceites 

Algunas cremas corporales tienen forma de loción. Sin embargo, muchas veces se quedan cortas y otras, las conocidas como Body Butter son muy densas, aunque son las que más hidratan la piel. 

Mi consejo es añadir a la crema corporal unas gotas de aceite. Podemos mezclar un aceite como el de almendras dulces y aceite esencial, por ejemplo, si utilizamos esta crema para ir a dormir, o podemos añadir unas gotas de aceite esencial de lavanda que, además, ayudará a relajarnos.  

Si la crema corporal es demasiado densa y cuesta repartirla, lo ideal es calentarla ligeramente entre las manos, y luego añadir unas gotas de aceite que o bien se puede utilizar uno comercial o una mezcla que queramos hacer, por ejemplo con rosa mosqueta, jojoba o almendras dulces. 

Cremas corporales + autobronceadores 

Si tenemos un autobronceador que hemos usado en verano y no queremos que el efecto sea tan potente, podemos mezclar la crema corporal a partes iguales con el producto de color y el efecto será mucho más suave. Se convertirá en un producto hidratante o nutriente para mantener el tono ligeramente bronceado de invierno. Un consejo: No olvidéis lavaros las manos después de emplearlo.

Aceite de limpieza + polvos de exfoliación enzimática 

Generalmente, los polvos que contienen papaína y bromelaina tienen una acción exfoliante enzimática. Se aplican con la piel húmeda, dejándolos unos segundos y aclarando posteriormente. 

Sin embargo, se pueden convertir en una verdadera mascarilla de limpieza y a la vez de hidratación. 

Ponemos una pequeña cantidad de estos polvos en la palma de la mano y añadimos un pequeño chorrito de aceite de limpieza hasta conseguir una textura de leche. Lo aplicamos en la piel y dejamos actuar de 15 a 20 minutos. Posteriormente, aclaramos arrastrando con el algodón solo aceite de limpieza y después, con agua templada. Secamos con una muselina húmeda, arrastrando los restos. 

Sérum con ácido hialurónico + sérum con glicólico 

Que no se enfaden los puristas, pero cuando el ácido glicólico tiene una concentración demasiado elevada o cuando ya se lleva utilizándolo demasiado tiempo, y solo queremos una ligera hidratación con un plus, podemos mezclar dos sérums con ácido hialurónico puro y ácido glicólico u otro AHA. Lo que conseguimos es rebajar ese efecto y esto nos puede servir también para piel sensible. 

Hemos de tener en cuenta, que deberían tener bases similares para que se mezclen correctamente. Aunque no es necesario que se unan totalmente, ya que solo se trata de ponerlos a la vez. 

También nos puede servir cuando estamos usando productos con salicílico y ya ha realizado el efecto de astringencia en la piel. Un día puntual, que necesitemos una hidratación extra, añadimos el de hialurónico. 

Podría perfectamente también unir un sérum con AHA y una crema con ácido hialurónico, en lugar de dos sérums. 

Polvos con vitamina C + Esencias cosméticas

La esencia es un producto que está entre el tónico y el sérum. Realmente, no tiene la concentración o la densidad del sérum, se parece más a la textura del tónico, pero en cuanto a ingredientes se asemeja más al sérum. 

Me encanta unir las esencias con polvos de cualquier tipo, ya sean los polvos enzimáticos y dejarlos un rato, para luego retirar, o con polvos de vitamina C. El efecto es espectacular y el producto acaba teniendo un efecto glow increíble. 

La esencia se puede poner con un algodón, pero en este caso, se debe aplicar con los dedos, poniendo el producto en la palma de la mano y añadiendo esta vitamina C. 

También se puede usar como sérum debajo de las cremas 

De hecho, este tipo de productos ya son adecuados para unirse a cualquier producto: la esencia, el sérum o la crema son factibles de unir. Pero en este caso, la esencia me parece perfecta. 

Cremas faciales + aceites faciales 

Muy a menudo, del mismo modo que la crema corporal es muy densa o se puede quedar corta cuando la piel es muy seca o cuando queremos un producto que consiga dar más elasticidad a la piel, en estos casos, el consejo es mezclar los dos productos.  Preferentemente, ambos de uso facial. No podemos olvidar que los aceites faciales suelen llevar una combinación de varios tipos de aceites diferentes para aportar diferentes contenidos de ácidos grasos, y de extractos esenciales. 

Con solo una gota o dos mejorará la luminosidad de la piel y contribuirá a que la crema se extienda fácilmente. Especialmente cuando las usamos por la noche y sobre todo, para el contorno de ojos, y lo que sobra, siempre en las cutículas. 

Espuma de limpieza + scrub 

Es habitual, que los scrub que, actualmente ya no llevan partículas plásticas (suelen ser extracto de semillas de jojoba, por ejemplo) sean a veces demasiado gruesos o que los notemos demasiado abrasivos. Por ello, aunque vayan acompañados de lociones, lo ideal es añadirlos a la espuma de limpieza, y siempre con muy poca cantidad y en húmedo. Es aconsejable masajear la zona que queremos exfoliar de forma suave. Después aclarar varias veces con agua templada. 

Espuma de limpieza + aceite de limpieza 

Estos dos productos son los que se usan para hacer la doble limpieza. Lo recomendable, es usar primero el aceite de limpieza y posteriormente, la espuma de limpieza. Mi propuesta es utilizar la espuma y antes de aclarar, añadir el aceite y emulsionarlo a la vez. Posteriormente, aclarar y arrastrar con una muselina. 

Body milk + maquillaje 

Mezclar la leche corporal con un poco de maquillaje. Si además, contiene un poco de destellos dorados aportará tono al escote o incluso a las piernas si no llevamos medias. Del mismo modo, si no es maquillaje líquido, también se puede mezclar con maquillaje en polvos sueltos.